Última actualización: 12:34 / Miércoles, 27 Octubre 2021
Asignación de activos de BNP Paribas AM

Adiós a los apoyos

Imagen
  • Se acerca el momento de retirada de los estímulos en un entorno aún incierto
  • Los problemas en las cadenas de suministro, en el mercado laboral en EE.UU. y la pandemia siguen siendo factores de preocupación
  • Desde BNP Paribas AM mantienen un posicionamiento largo en renta variable y corto en duración de la deuda

Ahora que la recuperación económica comienza a consolidarse, los bancos centrales están empezando a eliminar los apoyos que han servido para sostener a muchas economías. En otras palabras, las medidas de estímulo van a ir desapareciendo, en un entorno de mercado que sigue siendo complicado, señaló en su análisis de asignación de activos de octubre Daniel Morris, estratega de inversión senior de BNP Paribas AM.

Esto ocurre en un momento en el que "los datos económicos no han estado a la altura de las expectativas del mercado y en el que el rendimiento de la deuda pública se mantenía en niveles reducidos, ya que a los inversores les preocupaba que los problemas en el mercado laboral y en las cadenas de suministro pudieran limitar el crecimiento", subrayó el experto.

Muchas empresas han revisado a la baja sus previsiones de beneficios y los analistas también han recortado sus previsiones de ganancias para la próxima temporada, ya que las elevadas expectativas se han visto afectadas por las también elevadas tasas de infección por COVID-19.

Sin embargo, Morris también considera que hay factores atenuantes: aunque las revisiones de beneficios son negativas, se concentran en unos cuantos sectores que representan una pequeña parte del mercado. "Si exceptuamos estos sectores, las previsiones siguen aumentando", indicó en un video en el que resume su posición.

Este trimestre ha habido más empresas que revisaron a la baja sus previsiones de beneficios, pero sobre el total han sido en realidad pocas las que han ofrecido algún tipo de previsión, y en los trimestres anteriores ha habido un sesgo hacia las previsiones positivas: aquellas compañías que se pronunciaban durante la pandemia lo hacían porque tenían algo bueno que contar.

Los datos económicos siguen siendo así negativos, "pero menos que hace un mes", destacó Morris. Las tasas de infección por COVID-19 en Estados Unidos continúan retrocediendo. En cambio, los cuellos de botella en las cadenas de suministro siguen siendo un problema, no solo en EE.UU. y Europa, sino también en China, donde el aumento de los contagios podría llevar a nuevas restricciones.   

En el mercado laboral estadounidense, en contra de las expectativas que apuntaban a un repunte del empleo tras el fin de las prestaciones extraordinarias por desempleo, el crecimiento sigue siendo débil. A estas preocupaciones ha venido a añadirse la venta masiva de los rendimientos del Tesoro, en particular de los rendimientos reales, tras la última reunión de la Reserva Federal. Es probable que el aumento de los tipos afecte a las valoraciones de la renta variable.

Fundamentales positivos

Desde la gestora consideran que el otoño de 2021 podría seguir siendo una etapa de transición y que los inversores han de aceptar que los tipos de interés y los rendimientos de los bonos volverán a niveles acordes con los fundamentales. "A pesar de todo, mantenemos una exposición ligeramente sobreponderada a la renta variable y corta en duración de la deuda –indicó Morris-. En nuestra opinión, los fundamentales siguen siendo positivos: recuperación económica; medidas de estímulo de los bancos centrales y fuerte crecimiento de las ganancias empresariales".

En un futuro próximo podría haber asimismo más oportunidades para aumentar el nivel de riesgo, añadió.

Desde BNP Paribas AM también mantienen una sobreponderación a las materias primas para aprovechar el previsible escenario de reflación, que piensan que reaparecerá, aunque de forma distinta.

En renta variable prefieren los mercados emergentes ante la previsión de una recuperación de la confianza de los inversores, un aumento en las tasas de vacunación y unas valoraciones reducidas.

En los mercados desarrollados se inclinan a su vez por la renta variable estadounidense, Japón y las empresas europeas de pequeña capitalización, que podrían ser las que se vieran más favorecidas por la recuperación cíclica que prevén.  Aunque los cuellos de botella de las cadenas de suministro han limitado la producción industrial y los servicios aún sufren la presencia de la pandemia, la demanda sigue siendo elevada. Cuando ambas cuestiones se normalicen podría registrarse una fuerte recuperación tanto en el sector manufacturero como en el sector servicios, y la expansión debería reanudarse a buen ritmo.    

 

Lee aquí el resumen de asignación de activos de octubre de BNP Paribas AM.

menu