Última actualización: 04:07 / Jueves, 8 Julio 2021
El análisis de MFS IM

En medio de un gran experimento, las primas de riesgo son irrisorias

Imagen
  • Erik Weisman examina los precios de los activos en una era de experimentación de la política monetaria y fiscal y las posibles implicaciones a largo plazo de cualquier cambio significativo de política

La incertidumbre forma parte de la vida, aunque estos tiempos que corren parecen más inciertos que la mayoría. En la actualidad, los inversores en Estados Unidos tienen que afrontar las consecuencias derivadas de la primera pandemia mundial desde hace un siglo y, al mismo tiempo, lidiar con la que quizá sea la expansión más pronunciada en el balance del gobierno federal desde la década de los sesenta.

Asimismo, los mercados deben adaptarse a un renovado marco de política monetaria de la Reserva Federal de EE.UU.. Aun así, pese a este entorno extremadamente inestable, los inversores siguen mostrando un remarcable optimismo, y se centraron más en los estímulos a corto plazo que en las repercusiones duraderas de los potencialmente monumentales virajes en materia política. En mi opinión, toda esta incertidumbre exige ser cautos.

Una transformación fundamental

La administración del presidente Joe Biden está proponiendo una transformación fundamental en el papel que desempeña el Gobierno en la vida de los estadounidenses. Los 4 billones de dólares empleados, de forma conjunta, en el Plan de Empleo de Estados Unidos (American Jobs Plan) y el Plan para las Familias de Estados Unidos (American Family Plan) revertirían una tendencia de cuatro décadas de crecimiento limitado de la red de protección social del gigante norteamericano. 

Aunque no está ni mucho menos asegurado que el presidente Biden materialice todas las metas de su legislatura, parece que, llegados a este punto, podría conseguir bastantes de ellas. Por poner un ejemplo, las infraestructuras físicas gozan de un amplio apoyo bipartidista, aun cuando algunos senadores demócratas se muestran escépticos ante las propuestas sobre "infraestructuras humanas" del presidente y ante las subidas de impuestos destinadas a compensar parte del coste de su ambiciosa agenda.

Un marco de la Fed poco familiar

Como si el trabajo de digerir una pandemia y un giro copernicano en las prioridades fiscales no fuera suficiente, el giro fundamental en el enfoque de política monetaria de la Fed ha venido a sembrar aún más incertidumbre entre los inversores. Quedaron atrás los días en que el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) actuaba de forma preventiva con el fin de frenar la inflación antes de que rebasase su objetivo. Con el nuevo marco, la Fed permitirá que la inflación supere su objetivo del 2% por un margen no especificado y durante un tiempo indeterminado para contrarrestar los años en los que la inflación no alcanzó su objetivo. Por el momento, la Fed no ha resuelto ninguna de estas incógnitas, mientras los mercados tratan de pronosticar la nueva función de reacción del banco central. 

 Al mismo tiempo, la Fed pretende alentar una recuperación completa del mercado laboral. No obstante, su mandato de alcanzar el pleno empleo resulta también de difícil concreción. En lugar de objetivos numéricos, los responsables políticos se centrarán en lograr el máximo nivel de empleo, de manera que los hogares con rentas bajas, las personas con menos formación, las mujeres y las minorías raciales y étnicas no se quedan atrás. Si bien esta meta resulta comprensible, su modelización reviste cierta complejidad y se corre el riesgo de incurrir en excesos financieros si la Fed se demora demasiado en su endurecimiento monetario.

Los mercados están ignorando los radicales virajes políticos

Pese a la mayor incertidumbre en torno a la política de la Reserva Federal y el incremento de los tipos del Tesoro a 10 años en los últimos meses, los activos de riesgo, como la renta variable y la deuda de alto rendimiento, han mostrado una excepcional resiliencia. Confrontados con el extraordinario experimento económico que se está acometiendo en Washington, los mercados demuestran un optimismo inagotable. Los mastodónticos estímulos fiscales se han desplegado en un momento en el que el balance federal ya se halla al límite. De forma simultánea, la política monetaria se está orientando para asumir la emisión de cantidades ingentes de deuda pública, ya que los bancos centrales temen que el dinero fácil por sí solo no baste para sanar los males que han afligido a la economía durante más de una década. Todo esto nos sitúa al borde de los postulados de la Teoría Monetaria Moderna, que afirma que los países que emiten su propia moneda y pueden endeudarse a unos tipos de interés irrisorios pueden acumular deuda con total impunidad. Se trata de una combinación de políticas en la que los mercados desarrollados no tienen demasiada experiencia.

El coste de la incertidumbre

Desde mi punto de vista, toda la incertidumbre que rodea a estas novedosas políticas debería tener un coste. Las primas de riesgo deberían ser más elevadas tanto en la renta variable como en la renta fija, debido a la vasta gama de posibles resultados económicos que podrían darse en los próximos años. 2021 será probablemente un año excepcional, aunque los efectos de todas estas intervenciones extraordinarias en los años venideros resultan muy difíciles de calibrar, y creo que los inversores no están recibiendo una compensación suficiente por los riesgos que están asumiendo. Los resultados podrían ser inflacionarios o desinflacionarios, en función de cómo evolucione la situación. Existe la posibilidad de que el crecimiento experimente una aceleración en los próximos años, pero también de que asistamos a una recesión si el ciclo resultante se revela potente pero efímero. Sigue sin estar clara la manera en la que la política monetaria y fiscal sorteará este incierto camino. Todo esto apuntaría a una distribución de resultados con colas más gruesas de lo esperado.

El precio que habría que pagar por una política novedosa podría ser inflación, la depreciación del dólar, valoraciones más débiles de los activos, o algo así como una recesión temprana. Existen muchísimas variables y contingencias que se deben sopesar, lo que torna aún más complicada la siempre ardua tarea de hacer proyecciones.

Una arriesgada combinación de políticas

En estos instantes, los diferenciales de crédito se hallan próximos a sus mínimos y las valoraciones de la renta variable superan sus máximos anteriores a la pandemia. Sin embargo, los títulos del Tesoro parecen estar descontando cierta incertidumbre, dado el reciente aumento de la prima a plazo (que refleja aproximadamente el importe que los inversores exigen como compensación por prestar fondos a periodos más largos). Para reconciliar estas narrativas en apariencia dispares, cabría esperar que se diera una confluencia de ratios PER a la baja, ampliación de los diferenciales de crédito y repunte de la prima de riesgo. 

Sin lugar a dudas, las combinaciones de políticas macroeconómicas de las últimas cuatro décadas han dejado a muchos atrás, y han beneficiado a relativamente pocos, por lo que deben reorientarse. Ahora bien, las políticas que se proponen no saldrán gratis a los inversores. Si usted cree que los responsables de la política monetaria y fiscal serán capaces de enhebrar la aguja y promover un ciclo económico saludable y prolongado, entonces puede que las valoraciones actuales de los activos de riesgo sean razonables. A mi parecer, los planes que se debaten en estos momentos, una vez que desaparezca el efecto del "subidón de azúcar", podrían traducirse en una ralentización del crecimiento bastante similar a la que hemos vivido a lo largo de gran parte de este siglo. Pero incluso aunque yo esté equivocado, unos resultados imprevistos son más probables de lo que se reconoce, y las valoraciones de los activos no reflejan ese grado de incertidumbre.

 

Tribuna de Erik S. Weisman, Ph.D., es director de inversiones, economista jefe y gestor de carteras en MFS Investment Management

 

 

 

Información importante:

Las opiniones expresadas pertenecen al autor o autores y pueden variar en cualquier momento. Dichas opiniones se ofrecen exclusivamente a título informativo y no deberán considerarse una recomendación para comprar ningún título ni una incitación o asesoramiento de inversión del Asesor. Las previsiones no están garantizadas. A no ser que se indique lo contrario, los logotipos y los nombres de productos y servicios son marcas comerciales de MFS® y sus fi liales, y pueden estar registrados en determinados países. Distribuido por: EE. UU. - MFS Investment Management; América Latina - MFS International Ltd.; Canadá - MFS Investment Management Canada Limited.

Ninguna comisión de valores o autoridad reguladora similar en Canadá ha revisado este comunicado. Se ruega tener en cuenta que, en Europa y Asia-Pacífi co, este documento está destinado exclusivamente para su distribución a profesionales de la inversión y clientes institucionales. Reino Unido/EMEA – MFS International (U.K.) Limited («MIL UK»), una sociedad de responsabilidad limitada registrada en Inglaterra y Gales con el número 03062718, autorizada y regulada para el desempeño de actividades de inversión en Reino Unido por la Autoridad de Conducta Financiera (Financial Conduct Authority, FCA). MIL UK, fi lial indirecta de MFS, tiene su domicilio social en One Carter Lane, Londres, EC4V 5ER, Reino Unido/MFS Investment Management (Lux) S.à r.l. (MFS Lux): MFS Lux es una sociedad constituida de conformidad con la legislación del Gran Ducado de Luxemburgo, además de ser una fi lial indirecta de MFS; ambas entidades ofrecen productos y servicios de inversión a los inversores institucionales en la región EMEA.

Este material no debe ser transmitido o distribuido a personas que no sean inversores profesionales (según lo autoricen las normativas locales) y no debe considerarse fi able ni distribuirse a personas cuando dicha consideración o distribución contravengan la normativa local. Singapur – MFS International Singapore Pte. Ltd. (CRN 201228809M);

Australia/Nueva Zelanda - MFS International Australia Pty Ltd («MFS Australia») (ABN 68 607 579 537) posee una licencia de servicios fi nancieros de Australia (número 485343). MFS Australia está regulada por la Comisión de Valores e Inversiones de Australia.

Hong Kong - MFS International (Hong Kong) Limited («MIL HK»), una sociedad de responsabilidad limitada autorizada y regulada por la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong (la «SFC»). MIL HK está autorizada para realizar operaciones con valores y actividades reguladas de gestión de activos y puede ofrecer determinados servicios de inversión a «inversores profesionales», según se defi nen en la Ordenanza de Valores y Futuros («SFO»).

Para inversores profesionales en China - MFS Financial Management Consulting (Shanghai) Co., Ltd. 2801-12, 28th Floor, 100 Century Avenue, Shanghai World Financial Center, Shanghai Pilot Free Trade Zone, 200120, China, una sociedad de responsabilidad limitada china regulada para ofrecer servicios de asesoramiento de gestión fi nanciera.

Japón - MFS Investment Management K.K. está registrada como Operador de Negocios de Instrumentos Financieros ante el Kanto Local Finance Bureau (FIBO) con el n.º 312, miembro de la Investment Trust Association y de la Investment Advisers Association, Japón.

Dado que las comisiones a cargo de los inversores varían en función de circunstancias tales como los productos, los servicios, el periodo de inversión y las condiciones del mercado, el importe total y los métodos de cálculo no pueden revelarse por adelantado. Todas las inversiones implican riesgos, incluidas las fl uctuaciones del mercado, y los inversores pueden perder el capital invertido. Los inversores deben obtener y leer cuidadosamente el folleto y/o el documento establecido en el artículo 37-3 de la Ley de Instrumentos Financieros y Bolsas de Valores antes de realizar cualquier inversión.

 

Acerca de Erik Weisman

Erik S. Weisman, Ph.D., es director de inversiones, economista jefe y gestor de carteras en MFS Investment Management. Como miembro del equipo de renta fija, gestiona en la firma la cartera de bonos ajustados a la inflación, la de strategic income, la de renta fija global, la de total return global y las carteras de deuda pública. Se incorporó a la compañía en 2002 como analista de renta fija soberana a nivel mundial.

menu