Última actualización: 06:32 / Jueves, 16 Septiembre 2021
Tribuna de Lyxor AM

La lucha contra el "greenwashing": por qué los bonos verdes podrían ser la solución

Imagen

Gracias a los medios de comunicación y otros grupos, hoy somos más conscientes que nunca del concepto de "lavado verde" (greenwashing, en inglés). Ya sea un producto "apto para veganos" probado en animales, una pajita de papel que no se puede reciclar o una empresa que convierte su logotipo en verde sin cambiar su negocio.

El lavado verde es una tendencia potencialmente preocupante, porque nos anima a creer que somos parte de la solución de un problema, aunque en realidad lo estemos empeorando. Si esto se extiende a millones de personas, el efecto acumulativo podría ser desastroso.

Mientras que las demandas de lavado verde son especialmente frecuentes en los bienes de consumo (pensemos en la moda rápida, los alimentos y las bebidas), a medida que los inversores se inclinan cada vez más por la inversión en materia de ESG y relacionada con el clima, se plantean preguntas similares sobre la verdadera "ecología" de ciertos productos de inversión.

Es importante abordar estas cuestiones. Al fin y al cabo, los inversores tienen un gran poder para apoyar o penalizar a las empresas que no cumplen con sus normas o que prometen más de lo que cumplen. Al evaluar las credenciales ecológicas de una inversión, los inversores pueden ganar confianza para apoyarla, o entender que hay formas más adecuadas de invertir su capital.

Cómo evitar el lavado verde

Si sueles seguir nuestras publicaciones, ya sabrás que Lyxor es un gran fan de los bonos verdes: valores de renta fija cuyos ingresos financian proyectos ecológicos. Lanzamos el primer ETF de bonos verdes del mundo en 2017 y estamos muy contentos de ver el auge del mercado en los últimos años. Puedes leer más sobre el impacto de nuestro emblemático ETF en el informe 2020 que publicamos recientemente.

Para poder ser incluido en nuestro ETF, un bono verde debe ser aprobado por la Iniciativa de Bonos Climáticos (CBI), una organización sin ánimo de lucro dedicada a promover las inversiones para una economía baja en carbono y con resiliencia climática. En su último informe, copatrocinado por Lyxor ETF, la CBI analizó lo que se denomina "informe posterior a la emisión", una evaluación de la emisión de bonos verdes que plantea la pregunta: "¿hizo el emisor lo que dijo que haría?"

Por qué el informe posterior a la emisión es importante para los inversores

El informe de la CBI analiza dos aspectos principales de la información posterior a la emisión de bonos verdes: El "uso de los ingresos", es decir, cómo se utilizaron los ingresos del bono, y el "impacto", es decir, los efectos tangibles obtenidos.

"La información posterior a la emisión sobre el uso de los ingresos es un componente fundamental de los Principios de los Bonos Verdes (GBP, por sus siglas en inglés) y de los Principios de los Préstamos Verdes (GLP, por sus siglas en inglés), y también se recomienda que los emisores informen sobre los impactos medioambientales logrados", dice la CBI. "La divulgación de información posterior a la emisión proporciona transparencia, garantiza la responsabilidad y apoya la credibilidad de los bonos y préstamos verdes. A medida que el mercado ha crecido, también lo ha hecho el interés de los inversores por la información sobre el impacto y el uso de los ingresos para informar sobre los procesos de toma de decisiones, los análisis y los informes a los inversores".

Si te interesa este tema, te animamos a que consultes el informe completo. El objetivo general de la CBI era ser lo más exhaustiva posible para apoyar la evolución de la inversión sostenible, así que hay mucho en lo que profundizar. A continuación compartimos algunos puntos destacados :

Tres lecciones del estudio del mercado de bonos verdes

De su estudio de los bonos verdes emitidos entre noviembre de 2017 y marzo de 2019 incluidos en la base de datos de bonos verdes ligados al clima (694 bonos de 408 emisores que representan 212.000 millones de dólares), surgieron tres conclusiones principales:

  1. La divulgación de información posterior a la emisión es una práctica muy extendida en los bonos verdes. El primer hallazgo interesante de la investigación de la CBI es que la información posterior a la emisión ya se encuentra en una posición fuerte. El 77% de los emisores, que representan el 88% de la cantidad emitida por valor de mercado, proporcionaron información sobre el uso de los ingresos.
  2. El lavado verde es muy poco frecuente. En segundo lugar, hay pocos indicios de lavado verde entre los emisores de bonos verdes analizados por la CBI. Según sus estimaciones, casi todos los emisores que no informaban en el momento del análisis han informado al menos del uso de los ingresos.
  3. La información sobre el impacto es cada vez más habitual. El tercer punto a tener en cuenta es que la información sobre el "impacto" es cada vez más habitual. Sin embargo, es más compleja que la información sobre el uso de los ingresos y, según la CBI, está muy poco estandarizada, con una amplia gama de métricas utilizadas para medirla e informar sobre ella.

Más allá de la atención que prestan inicialmente los inversores a la hora de seleccionar las inversiones adecuadas en bonos verdes de calidad, ahora exigen la trazabilidad de los proyectos y activos que están financiando. Esta diligencia extra les permite comprender mejor el impacto ESG de sus inversiones, midiendo hasta qué punto contribuyen a la sociedad y a sus propios objetivos de neutralidad de carbono. Por ello, la evaluación y la comparación con los informes de los emisores es fundamental para apoyar las mejores prácticas.

Casos de estudio: ejemplos de buenos informes

Entonces, ¿quién está haciendo bien los informes posteriores a la emisión? A continuación, mostramos dos ejemplos de empresas que la CBI califica como excelentes en la presentación de informes posteriores a la emisión de bonos verdes. Ambas se encuentran dentro del ETF Lyxor Green Bond (DR) UCITS.

  • Swire Properties es una de las empresas con mejor puntuación y con unos informes ejemplares. Varios promotores inmobiliarios presentan informes muy sencillos cuando sólo financian unos pocos edificios/proyectos, pero Swire combina la sencillez con la exhaustividad. Además de una página sobre financiación verde visualmente atractiva que resume la mayor parte de los datos y detalles de su financiación verde de forma muy clara, su informe sobre bonos verdes tiene asignaciones a nivel de bonos e información detallada sobre cada proyecto, incluyendo impactos ambientales que van mucho más allá de las certificaciones de edificios conseguidas - esto es alentador, ya que muchos emisores sólo se basan en la divulgación de las certificaciones de edificios como una forma de informar sobre el impacto, lo que no es ideal (ver página 27). También se ofrece un resumen del proceso de información y de la metodología de cálculo, junto con un informe de fiabilidad limitada de PwC. El informe está disponible para todos los bonos verdes emitidos hasta ahora, y la página web de Swire también incluye un resumen del préstamo verde obtenido en 2020 y del préstamo vinculado a la sostenibilidad obtenido de Crédit Agricole en 2012, que está supeditado a un objetivo de reducción de la intensidad del uso de energía de la cartera inmobiliaria de Swire, así como a la cotización en el DJSI World. (...) Los informes de impacto de Swire Properties son igualmente excelentes y merecen una lectura más profunda.
  • La Société du Grand Paris (SGP) obtuvo en 2018 la Certificación Programática Conforme a los Criterios de Transporte con Bajas Emisiones de Carbono de la Norma sobre Bonos Climáticos, con el fin de financiar la red de metro y tren de cercanías Grand Paris Express que rodea París. Con un total de 16.000 millones de euros (18 100 millones de dólares) hasta la fecha, su programa de bonos verdes a medio plazo en euros es, con diferencia, el mayor del mercado, pero se complementa con otras fuentes de financiación, como recursos fiscales (ingresos tributarios), subvenciones de la UE y préstamos del sector público. En general, el proyecto pretende promover un desarrollo económico sostenible e integrador, creando al mismo tiempo numerosos puestos de trabajo. Se espera que el proyecto reestructure el Gran París gracias a las 68 nuevas estaciones y a los 200 km de líneas que cruzan la capital, permitiendo los desplazamientos entre los distintos barrios sin emisiones de CO2. Se calcula que las emisiones alcanzarán un máximo de 4,3 millones de toneladas de CO2e durante la fase de construcción, y se reducirán a 110.000 toneladas al año una vez que el metro esté en funcionamiento. Se convertirá en carbono positivo entre 2026 (en el mejor de los escenarios) y 2031 (en el peor escenario), permitiendo un ahorro anual de entre 755.000 y 1,3 millones de toneladas de CO2e al año (frente al tráfico de coches, que actualmente domina en la zona).

Mirando al futuro

Una de las conclusiones del informe de la CBI es que, a pesar de que el conjunto actual de información posterior a la emisión es muy rico, sigue estando incompleto y todavía se puede mejorar. En particular, para aumentar la disponibilidad, la calidad y la coherencia de la información, debería desarrollarse un marco común de información e, idealmente, una plataforma de información centralizada para una mejor armonización de los datos.

Es alentador que ya se hayan realizado esfuerzos (por ejemplo, Green Assets Wallet, Nasdaq Sustainable Bond Network, LGX DataHub, IDB Green Bond Transparency Platform), algunos de los cuales la CBI apoya activamente.

La siguiente etapa podría comprender una plataforma de información más centralizada, completa y global. El Reglamento sobre el Estándar Europeo de Bonos Verdes de la UE, que ya exige la presentación de informes de impacto y del uso de los ingresos, podría ayudar a ofrecer una solución de este tipo.

Conclusión

Se acerca el día en que la evolución de una empresa dependerá del tamaño de su huella de carbono, del escenario de calentamiento global que implique y de su voluntad de abordar cuestiones sociales más amplias, tanto como las métricas financieras ordinarias. Las mejores decisiones de inversión tienen en cuenta esta idea.

Nuestro ETF Lyxor Green Bond (DR) UCITS, clasificado como artículo 9, según el reglamento SFDR, ofrece a los inversores una forma sencilla de actuar directamente sobre el clima en sus carteras de renta fija. También puede conocer el impacto de nuestro emblemático ETF de bonos verdes en nuestro informe de impacto de 2020.

 

Tribuna de Pedro Coelho, responsable para Société Générale de Lyxor ETF para España, Portugal y Latinoamérica.

 

Fuente de todos los datos: Iniciativa de Bonos Climáticos, Informes posteriores a la emisión en el mercado de bonos verdes, 2021.

Más información sobre los ETFs de bonos verdes

Este artículo tiene únicamente fines informativos y no debe tomarse como un consejo de inversión. Lyxor ETF no respalda ni promociona en modo alguno ninguna de las empresas mencionadas en este artículo. Capital en riesgo.

 

Acerca de Pedro Coelho

Pedro Coelho, responsable para Société Générale de Lyxor ETF para España, Portugal y Latinoamérica.

menu