Última actualización: 13:02 / Miércoles, 20 Octubre 2021
Tribuna de abrdn

Las tendencias globales impulsan las empresas internacionales de pequeña capitalización

Imagen

Los inversores suelen omitir los valores de las compañías internacionales de pequeña capitalización. Sin embargo, creemos que hay razones de peso para considerarlos ahora que los mercados se enfrentan a importantes transformaciones que girarán en torno a cuestiones temáticas: el envejecimiento de la población, la transición energética y un mundo cada vez más digital. Estas tendencias han llegado para quedarse y las empresas internacionales de menor tamaño ayudan a los inversores a capitalizar las distorsiones del mercado.

No pase por alto lo internacional

Las empresas más grandes de Estados Unidos son tan grandes que son más difíciles de gestionar. Las megacompañías "todoterreno" no suelen ser tan ágiles como las pequeñas compañías de nicho que pueblan el universo de la pequeña capitalización. Las firmas más grandes pueden tener más dificultades para identificar las tendencias emergentes y corren el riesgo de quedarse anticuadas. Las más pequeñas, precisamente por su tamaño, son capaces de pivotar más eficazmente ante los cambios de los mercados.

Creemos que las empresas internacionales de pequeña capitalización pueden complementar de manera sólida las participaciones nacionales, tanto grandes como pequeñas. Esta clase de activos no se conoce tan bien, por lo que los gestores activos tienen la oportunidad de encontrar buenas empresas que pasan desapercibidas.

Las empresas internacionales de pequeña capitalización están orientadas a sus mercados locales, por lo que están expuestas a mercados y flujos de beneficios diferentes a los de las empresas estadounidenses. Esto significa que podrían ayudar a diversificar las carteras de inversión.

Además, las small caps internacionales tienden a tener una menor cobertura de los analistas que sus homólogas estadounidenses (ver gráfico 1). Con menos analistas recorriendo el mercado, el espacio internacional de pequeña capitalización puede estar lleno de oportunidades de inversión que son atractivas pero se pasan por alto.

Gráfico 1: Un menor número de analistas en el espacio de pequeña capitalización puede significar una mayor oportunidad

1

Si los inversores quieren preparar sus carteras para los retos y las oportunidades que pueden crear las disrupciones del mercado en un mundo cambiante, pueden tener en cuenta estos tres temas clave que pueden influir en los mercados de renta variable hoy y mañana.

1. Cambio demográfico

Gracias a la mejora de la asistencia sanitaria y a la reducción de las tasas de mortalidad infantil, la población mundial se ha disparado desde la década de 1950, pasando de los 2.200 millones de entonces a los 7.700 millones actuales1.

Pero la población mundial no solo está creciendo: está envejeciendo. En 2018, por primera vez en la historia, había más personas mayores de 64 años que niños menores de cuatro años2. Esta tendencia está muy presente en los países de mayores ingresos, con menores tasas de fertilidad y mayor esperanza de vida. Los países de menor renta, con tasas de fecundidad más altas y menor esperanza de vida, aún no la están experimentando. Pero, a nivel mundial, se espera que el número de niños menores de cinco años alcance su punto máximo y se estabilice en este siglo3.

En los países cuya población ya tiende a envejecer (por ejemplo, Japón, EE.UU., Suecia, etc.), la mano de obra ha cambiado y seguirá cambiando. Con un mayor número de individuos de edad avanzada que abandonan la población activa y que viven más tiempo una vez que lo hacen, disminuye la proporción de personas que trabajan que apoyan a las que no lo hacen. Esto podría obstaculizar el crecimiento económico, a menos que la edad media de jubilación aumente. El envejecimiento de la población también puede modificar la demanda de bienes y servicios. Por ejemplo, una población más anciana podría hacer que aumentara la demanda de diversos productos y servicios en el sector sanitario.

Mientras tanto, en los países de renta baja (por ejemplo Brasil e Indonesia), existe la posibilidad de que aumente la proporción de adultos productivos y empleados en el mercado laboral y de que se reduzcan las tasas de fertilidad y aumente la esperanza de vida. Esto podría favorecer el crecimiento económico.

A medida que estos países se desarrollen y la calidad de vida mejore, no sólo cambiarán su fuerza laboral, sino también su riqueza total. Esperamos que la clase media crezca en muchos mercados emergentes y frontera durante las próximas décadas. A medida que una mayor parte de la población mundial acumula más renta disponible, aumenta el apetito por los bienes y servicios. En estos países podría aumentar la demanda de servicios relacionados con el ocio o de bienes de mayor calidad. También es posible que busquen servicios educativos superiores o extraescolares.

2. Demanda de sostenibilidad

A medida que la crisis climática se ha ido agravando, la demanda de prácticas sostenibles se ha disparado. Esto crea enormes oportunidades en varios sectores.

Los consumidores y los inversores quieren cada vez más productos, servicios y prácticas que ofrezcan soluciones respetuosas con el medio ambiente. La popularidad relativamente nueva de los vehículos eléctricos habla de este tema. Considere que algunos fabricantes de vehículos eléctricos son nombres conocidos, lo que no era el caso ni siquiera a principios de la década de 2010. Aunque todavía hay relativamente pocos vehículos eléctricos en la carretera en comparación con los de combustión interna, este mercado será cada vez más competitivo en los próximos años, impulsando la demanda a través de la cadena de suministro para las empresas de materiales y los fabricantes.

También vemos que este deseo impulsa la preferencia de los consumidores por los productos de origen ético en los sectores de consumo discrecional y de productos básicos, ya que la gente es cada vez más consciente de su huella medioambiental.

En una línea similar, vemos oportunidades atractivas en varios nichos de negocios industriales que ofrecen soluciones a los problemas medioambientales, incluidas las empresas que reducen el consumo de agua y el uso de productos químicos, o las que proporcionan fuentes de energía renovables.

3. Digitalización

El mundo ya se estaba digitalizando mucho antes de la pandemia, pero esta tendencia se aceleró durante el confinamiento, a medida que un número cada vez mayor de empresas se orientaba hacia modelos de trabajo desde casa y el comercio se trasladaba casi por completo a las plataformas en línea.

Esta transición está creando nuevos modelos de negocio. Por ejemplo, en los sectores de las finanzas y el consumo, muchas empresas han cambiado hacia servicios de Internet basados en la nube y han permitido el trabajo a distancia. Cuanto más dependen las personas y las empresas de sus dispositivos y de Internet, más oportunidades se abren dentro del mundo digital.

Los semiconductores por ejemplo tienen una mayor demanda a medida que más personas los necesitan para realizar su trabajo desde casa. La ciberseguridad es otro sector en el que se abren continuamente nuevas oportunidades. Trabajar desde casa requiere una ciberseguridad más robusta y menos centralizada, y los proveedores están aceptando el reto.

Cómo aplicar estos temas a una asignación de small caps internacionales

Las firmas internacionales de pequeña capitalización pueden ofrecer a los inversores una exposición a estas tendencias a través de empresas ágiles y menos conocidas que podrían ayudar a generar valor a largo plazo.

Al contemplar el futuro de una población que envejece, ¿por qué no pensar por ejemplo en las pequeñas empresas de investigación y ensayos clínicos, en lugar de en las gigantescas compañías farmacéuticas? Ambas tienen en cuenta el potencial aumento de la demanda de servicios sanitarios. Pero las empresas más pequeñas pueden tener el potencial de crecer mucho más que sus pares ya muy grandes.

O, en el caso de las crecientes clases medias de los países en desarrollo, los inversores pueden hacer bien en no centrarse únicamente en las grandes superficies que dominan el universo de las grandes empresas. En su lugar, o además, podrían considerar las oportunidades que ofrecen las marcas más pequeñas que suministran a estas tiendas. Las empresas locales de educación, como los programas de formación médica o los operadores universitarios, también podrían beneficiarse de una mayor clase media.

El espacio de las energías renovables está repleto de oportunidades de inversión entre empresas grandes y pequeñas. Pero, ¿por qué poner todos los huevos en la proverbial cesta de un solo fabricante de vehículos eléctricos sin considerar al menos las oportunidades de inversión entre las empresas que suministran a la industria de los vehículos eléctricos? Lo mismo ocurre con las empresas de energías limpias.

Dentro de la esfera digital, hay varias pequeñas empresas de software, servicios de recopilación de datos y empresas de ciberseguridad que salpican el panorama internacional de las pequeñas capitalizaciones. Estas empresas pueden estar preparadas para capitalizar las tendencias hacia la digitalización, con mucho más espacio para crecer que los gigantes tecnológicos.

Estas tendencias demográficas, de sostenibilidad y de digitalización están en marcha y se aceleran. Y creemos que hay numerosas pequeñas empresas internacionales de alta calidad bien posicionadas para crecer junto con estos temas. Esto crea una oportunidad para que los gestores activos encuentren un potencial de crecimiento a largo plazo para los inversores. En este caso, seguir el ritmo de las tendencias podría significar crear valor.

Columna de Andy Brown, Investment Director de renta variable global en abrdn

Notas
1. Our World in data, 2021
2. Ibid
3. Ibid

Acerca de Andy Brown

Andrew Brown, CFA, es director de inversiones de renta variable global en abrdn, donde participa en la gestión de varios fondos que invierten en acciones internacionales.

menu