Última actualización: 10:44 / Martes, 4 Agosto 2020
Primer posible cambio

Observatorio del FEF: el unbundling trae más efectos negativos que positivos

Imagen
  • Entre los efectos negativos, efectos negativos, se ha producido una reducción en el número de entidades que realizan esta actividad y los que la siguen prestando han dedicado menores presupuestos a ello, eliminando del alcance de su actuación la cobertura de los emisores más pequeños
  • Entre los positivos, se ha rebajado su coste, si bien el grupo de consulta se pregunta si la rebaja es solo de coste o también de calidad
  • “Los inversores cuentan con menos elementos de información para tomar sus decisiones de inversión y que los emisores más pequeños se enfrentan a una menor visibilidad y liquidez”
  • Los emisores comienzan a encargar análisis pagado (sponsored research) en un intento de no desaparecer del foco de los inversores, con más conflictos de interés

La normativa MiFID II está teniendo importantes consecuencias en la actividad de análisis. La obligación de la desagregación o unbundling ha traído consigo consecuencias negativas, tal y como concluye el grupo de trabajo designado por la Fundación de Estudios Financieros (FEF) para analizar el efectivo impacto de la regulación sobre los modelos de negocio y sobre la industria financiera en dos ámbitos diferentes (los mercados y la innovación).

Las conclusiones, publicadas en la duodécima edición consecutiva del Observatorio sobre la Reforma de los Mercados Financieros europeos que desde el año 2006 publica la Fundación de Estudios Financieros, con el objetivo de seguir la evolución de las reformas normativas en la Unión Europea (UE) y valorar su impacto sobre la construcción del mercado financiero único, han sido elaboradas por dos grupos de trabajo en los que participan representantes de la industria y del supervisor.

En opinión del equipo de trabajo, la obligación de separar la actividad de análisis de la de intermediación ha tenido algunos efectos negativos: se ha producido una reducción en el número de entidades que realizan esta actividad y los que la siguen prestando han dedicado menores presupuestos a ello, eliminando del alcance de su actuación la cobertura de los emisores más pequeños.

Como posible efecto positivo, con carácter general, se ha rebajado su coste, si bien el grupo de consulta se pregunta si la rebaja es solo de coste o también de calidad.

La consecuencia es que los inversores cuentan con menos elementos de información para tomar sus decisiones de inversión y que los emisores más pequeños se enfrentan a una menor visibilidad y a una reducción de su liquidez en el mercado.

“La obligación del unbundling ha ocasionado una reducción del número de entidades que hacen esta actividad y, los que la hacen, dedican menores presupuestos a ella, así como una menor cobertura de emisores más pequeños. Los  inversores tienen menos elementos de información para tomar decisiones y los emisores más pequeños se enfrentan a una menor visibilidad”, denuncia en esta línea Ramiro Martínez-Pardo, vicepresidente del IEAF y presidente de Solventis SGIIC.

Ante esta realidad, los emisores comienzan a encargar análisis pagado (sponsored research) en un intento de no desaparecer del foco de los inversores, ofreciendo así oportunidades de negocio para los pequeños intermediarios y analistas independientes. Por contra, esta vía genera mayores conflictos de interés.

Conscientes de los problemas, la Comisión Europe ya ha propuesto una modificación: separar el pago de ejecución y análisis sobre empresas de hasta 1.000 millones e instrumentos de renta fija.

El valor de Lighthouse

Ante esta situación, el Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF) y Bolsas y Mercados Españoles (BME) pusieron en marcha hace dos años el proyecto Lighthouse con el objetivo de incrementar el conocimiento del mercado sobre determinados valores con poca o nula información sobre sus fundamentales (valores huérfanos). Lighthouse elabora research sobre valores sin cobertura que ofrecen proyecciones financieras sobre el comportamiento de la acción, pero no precio objetivo ni recomendaciones. “El resultado es muy positivo. En sus dos años de vida, Lighthouse ha emitido informes sobre trece compañías cotizadas sin seguimiento anterior, con el resultado de que tras su publicación se ha producido un incremento significativo del volumen negociado en los valores cubiertos”, explica el informe.

En suma, la introducción del unbundling en la actividad de análisis está teniendo consecuencias negativas que, una vez más, van en contra de los objetivos buscados por la UMC y requieren atención del regulador, concluye el informe. “Una reducción de la cobertura de análisis para los emisores de menor capitalización es potencialmente un límite para su interés para acceder al mercado y para mantenerse en él y supone una merma de la liquidez del valor”, añaden.

Tanto la CNMV como ESMA han emitido opiniones negativas sobre las consecuencias del unbundling y pedido una total reformulación de esta norma.

menu