Última actualización: 05:34 / Miércoles, 7 Julio 2021
Con activos de 3.800 millones de euros

Los fondos de bonos verdes de NN IP evitaron la emisión de 561.211 toneladas de CO2 en 2020

Imagen
  • La mayor parte de las asignaciones de fondos se destinan a la energía renovable en todas las categorías de las carteras de bonos verdes de NN IP, lo que se traduce en un impacto tangible
  • El riguroso enfoque de NN IP para crear un verdadero universo de impacto implica que rechaza alrededor del 20% del total de las emisiones en circulación en el universo global de bonos verdes
  • Se espera que el mercado mundial de bonos verdes supere los 2 billones de euros a finales de 2023

Para alcanzar los objetivos medioambientales fijados por iniciativas internacionales como el Acuerdo de París y el "Green Deal" europeo, se necesitará una financiación verde a una escala que supera con creces todo lo visto hasta ahora. El mercado de deuda pública, con su alcance y tamaño, puede contribuir en gran medida a proporcionar dicha magnitud.

Los bonos verdes, con su clara explicitación del uso de los fondos (use-of-proceeds), también pueden dirigirse a proyectos relacionados con el clima y tener un impacto medioambiental directo. Dado que los inversores y otros stakeholders exigen cada vez más pruebas tangibles de que su dinero está marcando la diferencia, ¿qué impacto positivo tuvieron las estrategias de bonos verdes de NN Investment Partners (NN IP) en 2020?

Las cifras publicadas en el último Informe de Impacto de los Fondos de Bonos Verdes 2020 de NN IP muestran que sus fondos de bonos verdes, que actualmente tienen activos de 3.800 millones de euros (a 31 de marzo de 2021), ahorraron 561.211 toneladas métricas de emisiones de dióxido de carbono durante el año natural. Esta cifra incluye cualquier tipo de gas de efecto invernadero con un potencial de calentamiento global equivalente al CO2.

La energía renovable es la que más asignación de fondos recibe en todas las categorías de las carteras de bonos verdes de NN IP. El impacto se mide en términos de capacidad de energía renovable añadida y producción anual de energía renovable. En 2020, se añadieron 333 megavatios de capacidad de energía renovable a la red, se generaron 835 gigavatios hora (GWh) de energía renovable anual y se ahorraron 42 GWh de energía. Se mantuvieron además 97 diálogos sobre medidas de compromiso con 92 emisores de nueve sectores, incluidos nueve emisores soberanos, 34 emisores relacionados con el gobierno y 49 corporativos.

La presentación de informes regulares y transparentes es una herramienta poderosa en la inversión en bonos verdes, ya que proporciona la prueba definitiva de que los fondos se asignan realmente a proyectos verdes con beneficio medioambiental. El cálculo de la métrica de impacto de NN IP se basa en los índices de su propia base de datos de bonos verdes. NN IP rastrea y evalúa 755 bonos verdes que cubren 10 sectores en 47 países/regiones. Su riguroso enfoque para crear un verdadero universo de impacto implica rechazar alrededor del 20% del total de las emisiones circulantes en el universo oficial de bonos verdes a nivel mundial, que etiqueta como “no verdes”.

"Creemos que el carácter ‘verde’ de un bono viene determinado no sólo por los proyectos que financia, sino también por la estrategia del emisor”, explica Bram Bos, gestor principal de la cartera de bonos verdes de NN Investment Partners. “Esto significa que aplicamos nuestro enfoque propio y exigente para crear un verdadero universo de impacto. Este hecho, combinado con una información transparente sobre el impacto alcanzado, es clave, ya que ofrece a los inversores la prueba de que su asignación a los bonos verdes reduce la huella de carbono de sus carteras de renta fija sin sacrificar la liquidez y la rentabilidad".

NN IP espera que la demanda de bonos verdes siga creciendo con fuerza. Como resultado de una perspectiva positiva y de una emisión de bonos verdes que se sitúa hasta ahora por encima de lo que se esperaba en 2021, la gestora ha elevado su proyección para la emisión de todo el año a 400.000 millones de euros. Esto hará que el mercado mundial de bonos verdes supere ampliamente el billón de euros a finales de año, frente a los 700.000 millones de euros de finales de 2020. En los próximos dos años, NN IP espera que el mercado siga creciendo rápidamente, superando el umbral de los 2 billones de euros a finales de 2023.

Edith Siermann, directora de Soluciones de Renta Fija e Inversión Responsable de NN Investment Partners, comentó: "Las nuevas normativas e incentivos climáticos tendrán un enorme impacto en el panorama de la inversión, elevarán el listón de la transparencia y la divulgación, impulsarán la liquidez y la diversidad en el mercado y animarán a volverse verdes a una gama más amplia de emisores corporativos. Nuestras estrategias de bonos verdes nos proporcionan un valioso vehículo a través del cual podemos poner nuestro capital a trabajar, tener un impacto medioambiental positivo y demostrable y mostrar claramente a nuestros inversores cómo lo hacemos".

menu