Última actualización: 10:36 / Miércoles, 27 Mayo 2020
Columbia Threadneedle Investments

Maya Bhandari: “En renta variable, tenemos preferencia por el crecimiento de calidad en EE.UU. y la exposición cíclica en Asia, excluyendo Japón”

Imagen
  • La actividad económica mundial ha sufrido una “parada repentina” ya que las autoridades han tratado de contener la propagación del COVID-19 al cerrar las economías
  • La actividad económica en Europa, Reino Unido y Japón recuperarán los niveles del PIB del cuarto trimestre de 2019 algún tiempo después de finales de 2022, en una recuperación en forma de “L”
  • Es probable que Estados Unidos recupere el nivel del PIB del año pasado a finales del próximo año, en una recuperación con forma de “U”, con las colas sesgadas hacia una “L”
  • "Tenemos preferencia por Estados Unidos y Asia, excluyendo Japón, en una estrategia “barbell” que apuesta por el crecimiento de calidad y la exposición cíclica"

El impacto económico provocado por la crisis del COVID-19 ha tenido una intensa repercusión en los mercados financieros. Con un sustancial aumento de la volatilidad, el horizonte de los inversores se ha teñido de incertidumbre. Maya Bhandari, gestora de carteras multiactivo de Columbia Threadneedle Investments, comparte su visión sobre los mercados y cómo se materializa en las estrategias que gestiona.  

Más allá de las repercusiones para la salud, ¿cuáles serán las consecuencias de la pandemia covid-19 en la economía global?

La actividad económica mundial ha sufrido una “parada repentina” ya que las autoridades han tratado de contener la propagación del virus COVID-19 al cerrar las economías. Hemos visto signos tempranos reflejando esta situación, por ejemplo, con el índice de gestores de compras (PMI) europeo en una sola cifra y los datos del empleo en Estados Unidos, donde la totalidad de los empleos creados desde la Gran Crisis Financiera se han perdido en seis semanas. El trimestre actual, que cubre gran parte del periodo del confinamiento, empeorará considerablemente: cada mes de cierre en Europa supone una caída de al menos un 2,5% del PIB según las estimaciones oficiales.

Frente a esto, el estímulo de los bancos centrales ha sido tremendo, superando con creces lo que se vio durante la Gran Crisis Financiera en escala y velocidad. Al haberse equilibrado el coste de los cierres de las economías con los beneficios del estímulo, nuestra predicción central apunta que a que la actividad económica en Europa, Reino Unido y Japón recuperarán los niveles del PIB del cuarto trimestre de 2019 algún tiempo después de finales de 2022, en una recuperación en forma de “L”. Es probable que Estados Unidos recupere el nivel del PIB del año pasado a finales del próximo año, en una recuperación con forma de “U”, con las colas sesgadas hacia una “L”, en lugar de una recuperación más rápida con forma de “V”. Por lo tanto, en nuestra opinión, las consecuencias económicas de la pandemia serán grandes, pero finalmente temporales, aunque más duradera de lo que espera el consenso actual. También surgirán un mayor número de empresas con balances más endeudados.      

¿Hay algo más que los gobiernos e instituciones de todo el mundo puedan hacer?

La respuesta monetaria y fiscal a esta crisis en los principales mercados desarrollados ha sido asombrosa, tanto en magnitud como en velocidad de entrega. Por ejemplo, la Fed ha hecho más en tres semanas que en toda la Gran Crisis Financiera, y el déficit fiscal del gobierno de Estados Unidos está a punto de aumentar del 5% al ​​20% para finales de este año, una expansión discrecional sin precedentes. Mientras tanto, el Banco Central Europeo se ha comprometido a comprar bonos gubernamentales y corporativos a una tasa nunca antes vista y sin los grilletes de los programas anteriores, con la ayuda de garantías de crédito gubernamentales y medidas de tolerancia para mantener el funcionamiento de las empresas y los mercados. Queda por ver si se requerirá aún más para "llenar el vacío" en la actividad económica. Sin embargo, lo que está claro es que los principales bancos centrales y gobiernos han mostrado su disposición a hacer "lo que sea necesario", lo cual es alentador. Los mercados emergentes han tenido menos margen en sus políticas de estímulo.

¿Qué pasa con el impacto en los mercados financieros?

La respuesta del mercado también ha sido sorprendente, con fuertes caídas (y posteriores subidas) tanto en renta variable como en los bonos corporativos, una fuerte sacudida en la volatilidad y un aumento significativo en las correlaciones cruzadas de activos. La deuda pública desarrollada se ha recuperado con fuerza a medida que los mercados buscaban activos refugio seguros y valoraban una política de tipos de interés más bajos por más tiempo. Mirando hacia el futuro, aunque los activos de riesgo son muy sensibles al interrogante de dónde finalizará el crecimiento económico -y las ganancias de la compañía-, la gran incertidumbre en torno a esa variable y una respuesta política significativa para cerrar la brecha pueden significar que los inversores pueden "mirar a través" de la preocupación a corto plazo. Sin embargo, siendo muy probable que las empresas salgan de esta crisis con un mayor apalancamiento o con peores balances que antes, nuestro enfoque se ha centrado en empresas de mayor calidad tanto en crédito como en renta variable. Somos cautelosos con los bonos del gobierno a estos niveles, particularmente dado que las cuentas fiscales se deterioran bruscamente a medida que los responsables políticos buscan manejar la crisis.

¿Cómo ha sido modificada vuestra asignación de activos y estrategia de inversión?

Con la profundidad de la debilidad en los datos económicos aún más pronunciada de lo que muchos esperaban, y que aún no se refleja en las expectativas de ganancias de los analistas, hemos tratado de reducir la ciclicidad en las carteras multiactivo, especialmente a través de la reducción de las posiciones en renta variable de Reino Unido y Japón a favor de los Estados Unidos. Al mismo tiempo, queremos participar en mercados de riesgo seleccionados, particularmente aquellos que se beneficiarán directamente de las medidas de política de estímulo, como el crédito de mayor calificación crediticia. A través de la crisis, por lo tanto, hemos aumentado tanto la cantidad como la calidad del riesgo que estamos asumiendo.

¿Cómo os estáis posicionando en renta fija?

Al tratar de asumir riesgos de calidad, tenemos una fuerte preferencia por el crédito con grado de inversión, donde las empresas bien capitalizadas se ven mejor ubicadas para capear la tormenta. Si bien los diferenciales se han reducido desde los niveles de finales de marzo, siguen siendo baratos a promedios a largo plazo, y el entorno técnico ha mejorado con condiciones de liquidez mucho mejores y un retorno a la emisión primaria.

La imagen fundamental, mientras tanto, parece relativamente sólida, ya que el crédito de alto grado es un beneficiario específico de la respuesta política a la crisis.

¿Desde una perspectiva geográfica, ¿hay algún país que estés favoreciendo? ¿Por qué?

Desde la perspectiva del mercado de renta variable regional, tenemos preferencia por Estados Unidos y Asia, excluyendo Japón, en una estrategia “barbell” que apuesta por el crecimiento de calidad y la exposición cíclica. El mercado estadounidense ofrece una exposición a empresas de calidad con balances sólidos que parecen capaces de aumentar sus ganancias incluso en este entorno incierto. Mientras tanto, en Asia emergente, se debe recompensar cierta exposición cíclica a medida que la región se retira de esta crisis y partes de su economía, como la fabricación china, muestran signos de revertir a los niveles previos al virus.

¿Qué áreas o sectores emergerán más rápido de la crisis?

Si bien puede haber un rápido repunte en las acciones más sensibles desde el punto de vista económico una vez que se reinicie la actividad, el mundo de bajo crecimiento posterior a COVID-19 que anticipamos debería favorecer a las empresas de crecimiento de alta calidad a mediano y largo plazo, particularmente aquellas con formidables condiciones de defensa económica o con ventajas competitivas. Estas condiciones se dan típicamente en los sectores más innovadores como la tecnología, la atención médica y segmentos de los servicios de comunicación. Este último es el hogar de compañías como Alphabet y Facebook que tienen 120.000 y 50.000 millones de dólares en efectivo en sus balances, respectivamente. De hecho, la importancia de un sólido balance y fuertes flujos de efectivo realmente ha salido a la luz durante esta crisis, y creemos que esto continuará siendo recompensado.

En este entorno, ¿has observado la aparición de nuevos modelos de negocio en empresas potencialmente interesantes en el largo plazo y no sólo durante este periodo? ¿Qué empresas (acciones) encuentras atractivas y por qué?

En todo caso, el COVID-19 ha acelerado las tendencias que han estado vigentes durante una década – por ejemplo, el aumento del comercio electrónico, el crecimiento de la computación en la nube y la expansión de las empresas con una estructura de capital ligera impulsadas por el conocimiento. Si bien el virus podría haber detenido la actividad económica por el momento, estas poderosas tendencias continuarán beneficiando a compañías como Amazon, Microsoft y Mastercard, las cuales mantenemos en nuestras estrategias globales de capital y activos múltiples.

En concreto, Mastercard es un buen ejemplo de las oportunidades que ofrece la reciente volatilidad para los inversores a largo plazo. Hacia fines de marzo, el precio de sus acciones había caído en casi un tercio desde su máximo de febrero, lo que brindó una rara oportunidad de comprar una compañía tan ganadora en un 25% o 30% por debajo de su valoración anterior.

 

menu
menu