Última actualización: 06:13 / Jueves, 1 Octubre 2020
Tribuna de MainFirst AM

¿Dotcom 2.0? ¡De ninguna manera!

Imagen

El 2020 podría pasar a los libros de récords como un año de superlativos. En marzo, en el momento de mayor venta, casi nadie habría apostado por nuevos máximos del mercado. Sin embargo, los precios de las acciones han compensado con creces la caída. 

En algunos casos incluso subieron a nuevos máximos. La principal fuerza impulsora es el mercado de valores de EE.UU., en particular el sector de la tecnología. Los inversores se rascan la cabeza con asombro. A veces recuerdan la burbuja de las puntocom en el cambio de milenio. ¿Hay una nueva burbuja 2.0 ahora que amenaza con estallar? Hay varias buenas razones para creer que no será así. Incluso el reciente contratiempo, en el que el Nasdaq se corrigió en pocos puntos porcentuales en tan sólo dos días de negociación, no ha cambiado esto.

Agosto de 2020 ha sido un mes excepcionalmente bueno para el Nasdaq 100, el barómetro del mercado de valores dominado por gigantes de la tecnología como Alphabet, Amazon, Apple, Facebook y Microsoft. El índice funcionó como un reloj, alcanzando un máximo histórico de 12.420 puntos el 2 de septiembre. Por supuesto, esto también despierta opiniones escépticas y voces de cautela que ven que el final de este rally se aproxima. Absolutamente no. Hay varias razones por las que la teoría de la burbuja de las puntocom 2.0 es incorrecta.

Cualquiera que analice el desarrollo de los beneficios de muchas empresas tecnológicas llegará a la conclusión de que los beneficios son reales y no una ilusión, como fue el caso de la burbuja de las puntocom en el cambio de milenio. El subyacente Nasdaq, por ejemplo, ha registrado el mejor resultado de los beneficios desde 2008, con una ganancia acumulada de más del 280% (a julio de 2020). A modo de comparación, el principal índice alemán sólo pudo registrar un "cero negro" en términos de rendimiento de los beneficios durante este período (2008 - 2020). Ahora surge la pregunta de cómo de sostenibles son esos beneficios.

La sociedad, más digital y moderna

A medida que la digitalización de nuestra sociedad avanza trae consigo numerosos trastornos, no sólo es concebible, sino incluso probable que los beneficios de las empresas tecnológicas dominantes y de las empresas líderes en crecimiento continúen aumentando. 

En este sentido, la pandemia es un catalizador. "A medida que el COVID-19 impacta en todos los aspectos de nuestro trabajo y vida, hemos visto el valor de dos años de transformación digital en dos meses", señalaba recientemente el CEO de Microsoft Satya Nadella. Y, por supuesto, el número de aplicaciones se ha incrementado aún más a medida que las medidas de bloqueo han aumentado la necesidad de comprar y trabajar desde casa y/o virtualmente.

La era de la economía de “plataforma”

Otro aspecto relacionado se opone a una nueva burbuja 2.0. En contraste con la situación a principios del milenio, los gigantes del growth de hoy en día tienen barreras muy altas para entrar en el mercado. En aquel entonces, los llamados "pioneros" no tenían ninguna garantía para el éxito a largo plazo de su modelo de negocio.

La situación es diferente hoy. Desafiar a Apple, Amazon o Microsoft como una plataforma viable es casi impensable. El auge de los procesos de negocios digitales, en particular, conduce a grandes economías de escala debido a la tecnología subyacente. 

En otras palabras: las plataformas básicamente saben de antemano lo que el comprador realmente necesita. Por lo tanto, estas plataformas son capaces de tomar una posición dominante en el mercado y explotar plenamente sus ventajas competitivas sobre las empresas tradicionales. Esto a su vez conduce a una mayor rentabilidad y a un fuerte crecimiento de los beneficios - también debido a las inversiones realizadas en I+D.

La esperanza verde

Y eso no es todo. Mirando hacia atrás: hace unos años, el uso de los llamados criterios ESG en la inversión de capital era un tema exótico. Hoy en día, aspectos como la amenaza del cambio climático, la igualdad y las cuestiones de gobernanza empresarial han acelerado la integración de los criterios ESG en los procesos de inversión. Las empresas deben ser sostenibles si quieren ser atractivas para el creciente número de inversores orientados a la sostenibilidad. En particular, porque las empresas con una mejor calificación de ESG tienen ciertamente (más) éxito en el mercado de valores. Y la presión regulatoria es enorme. La Comisión Europea está decidida a transformar la economía europea en la más sostenible del mundo (Green Deal).

Aquellos que se ocupan profesionalmente de los asuntos ESG son los claros beneficiarios de este desarrollo y seguirán siéndolo en el futuro previsible. Y en este momento, también, el péndulo se inclina a favor de las acciones growth que están actuando. A partir de 2022, por ejemplo, los materiales reciclados deberían integrarse en todos los productos made by Google. Y el Grupo está invirtiendo sustancialmente en energías renovables. Otros están siguiendo este ejemplo. En general, la actual regulación del ESG está llevando a una concentración de la cartera con muchos valores growth/tecnología a la cabeza.

Conclusión

Es indiscutible que los precios de las acciones de las grandes empresas de tecnología se han beneficiado de un mercado alcista impulsado por la liquidez, ya que el actual entorno de tipos bajos ha dado lugar a una explosión general de las valoraciones. Sin embargo, un examen más detenido revela que el aumento de los precios en el sector de la tecnología está fundamentalmente justificado. Además, no hay pruebas de una codicia generalizada, como en el cambio de milenio. Por el contrario, se observa una evolución de la concentración en unas pocas empresas (que dominan el mercado) que, en vista de sus modelos de negocio sostenibles (impulsores de tendencias estructurales), siguen teniendo valoraciones adecuadas. En este sentido, la situación actual tiene relativamente poco en común con la del cambio de milenio.

Nuestros fondos (el MainFirst Absolute Return Multi Asset, el MainFirst Global Equities Fund y el MainFirst Global Equities Unconstrained Fund) se centran en las tendencias de crecimiento estructural. Al mismo tiempo, sus resultados son convincentes, también en comparación con los índices de base amplia.

Tribuna de Adrian Daniel, gestor de carteras de MainFirst Absolute Return Multi Asset, de MainFirst Global Equities Fund y de MainFirst Global Equities Unconstrained Fund.

Acerca de Adrian Daniel

Adrian Daniel, gestor de carteras de MainFirst Absolute Return Multi Asset, de MainFirst Global Equities Fund y de MainFirst Global Equities Unconstrained Fund.

menu
menu