Última actualización: 06:44 / Miércoles, 9 Febrero 2022
Nuevo VIS: ¿cuál es el siguiente paso del mercado de renta variable estadounidense para 2022?

David Bianco (DWS) y 2022: “Tenemos que asegurarnos de que este crecimiento no venga con el precio de una inflación persistente”

Imagen
  • Según lo explicado por David Bianco, CFA, director de inversiones para América de DWS en un nuevo VIS, el mundo ha percibido que Estados Unidos y Occidente están preocupados por la pandemia, luchando y gastando todo el dinero para ayudar a las personas.
  • Jesús Martín-del-Burgo, jefe de cobertura-América Latina de DWS también participó del evento y mencionó que el tema central para este año, será cómo los gobiernos y los bancos centrales van a manejar la situación y poner la inflación en control.
  • Este coloquio se desarrolló durante un nuevo Virtual Investment Summit organizado por Funds Society ¿Cuál es el siguiente paso del mercado de renta variable estadounidense para 2022?

Los inversores en renta variable estadounidense tienen mucho que digerir de cara a 2022 en relación a la inflación "transitoria", la velocidad de los cambios de política monetaria, las variantes del COVID-19 y el reciente aumento de la tensión del conflicto entre Rusia y Ucrania. 

¿Cómo se unen todos estos datos para presentar una imagen del mercado de valores para el año que viene? es parte de las dudas que se discutieron en el nuevo Virtual Investment Summit organizado por Funds Society titulado “¿Cuál es el siguiente paso del mercado de renta variable estadounidense para 2022?”.

Dado que en las últimas semanas, el conflicto geopolítico entre Rusia y Ucrania se ha intensificado, Jerónimo Nin, gerente del departamento de inversiones en Nobilis, quien guió la charla, preguntó cuál es la visión de DWS al respecto y cuán lejos podría llegar la situación.

Hace tiempo que China quiere imponerse en el escenario global y ser reconocida como el actor dominante del hemisferio oriental del mundo, mientras que Rusia parece querer no ser olvidada, sobre todo en torno a sus antiguos estados satélites, detalló David Bianco, CFA, director de inversiones para América de DWS

Bajo ese contexto, Bianco cree que el mundo ha percibido que Estados Unidos y Occidente están preocupados por la pandemia y tal vez preocupados por su propia política interna. “Cuando estás ocupado luchando en una guerra como la pandemia y gastando todo el dinero que hemos gastado, odio decir esto, pero creo que Estados Unidos está un poco agotado y creo que China y Rusia se han dado cuenta de esto. En mi opinión, la retirada de Afganistán, ya sea que piense que tenía que suceder o cómo debería haberse implementado, creo que realmente abrió la ventana para que Rusia y China, tal vez sean un poco más agresivos este año”, detalló. 

Según la visión de Bianco, el mundo entraría en un nuevo ciclo, no sólo con riesgos de inflación que no se han visto en 40 años, sino que entramos en una situación geopolítica de tipo Guerra Fría que tampoco hemos visto en 40 años. “Tiendo a creer en la paz. Creo que lo más probable es que Rusia tome algunas medidas para desestabilizar al gobierno ucraniano, que intente instalar un gobierno títere que ellos controlen. Y creo que Estados Unidos probablemente retrocederá, y este no es mi curso de acción deseado a largo plazo, pero creo que esto es lo que sucederá”, sostuvo. 

La pandemia es una guerra

Bianco también explicó cómo la pandemia del COVID-19 se ha transformado en una guerra. Señaló que la mejor analogía a las condiciones económicas actuales, aunque no es perfecta, pero que permite entender por qué el crecimiento es fuerte y sin embargo la inflación es alta, es que la pandemia es una guerra.

“Estamos en el 2022 y no estamos seguros de que vaya a terminar a finales de este año. Una pandemia es como una guerra, porque lo que hace es movilizar al gobierno para que gaste todo lo que pueda en recursos para luchar contra la guerra y proteger a la sociedad. Pide prestado mucho dinero y a menudo imprime dinero a través de su banco central para financiar el esfuerzo bélico. Pero también lo que hace una guerra es que a menudo disminuye la capacidad de producción de un país”, explicó el director de inversiones para América de DWS. 

A este gran gasto de recursos fiscales se suma otro factor que no se esperaba según Bianco y es la jubilación de muchos estadounidenses durante esta pandemia. Se trata de los Baby Boomers que se esperaba que se jubilaran a mediados de la década de 2020 pero han acelerado sus jubilaciones debido a la pandemia en los últimos dos años. 

“Ciertamente, para los Estados Unidos, y esto no es cierto para Europa, pero sí para EE. UU., esta pandemia es el mayor choque macroeconómico desde la Segunda Guerra Mundial. Obviamente, la Segunda Guerra Mundial fue mucho peor para Europa, pero para Estados Unidos es peor ahora por el endeudamiento, la inflación, incluso la muerte de estadounidenses, el desplazamiento de trabajadores y la necesidad de mano de obra porque se ha eliminado gran parte de la fuerza de trabajo. Todos estos son síntomas de la guerra”, especificó.

¿Cuánto subirá la tasa la Fed?

¿Qué medidas tendrá que tomar la Fed este año y el próximo para que la inflación vuelva a su objetivo entre el 2% y el 4%? Bianco estima que el mercado de renta variable podría tener un buen comportamiento, aunque no el tipo de rendimiento que hemos visto en los últimos dos años. Pero estima que podría haber una subida decente a partir de aquí, siempre que la inflación baje y la Fed no tenga que tomar medidas agresivas para reducirla. “Tenemos que asegurarnos de que este crecimiento no venga con el precio de una inflación persistente”, advirtió el experto. 

“Nuestra opinión sobre el tipo de interés de los fondos de la Fed ha ido evolucionando, al igual que la opinión de todos los demás, la Reserva Federal está adoptando un giro más agresivo de lo que esperábamos cuando escribimos nuestras perspectivas en diciembre. Y en este momento, esperamos, como todo el mundo, y básicamente el mercado de bonos y el mercado de valores, han dado luz verde a la Fed para comenzar a subir en marzo. Pero siempre hemos sentido que el despegue se produce cuando se produce. Es decir, a quién le importa cuándo sube la Fed o incluso a quién le importa cuántas veces sube la Fed en 2022. Creo que la verdadera pregunta clave es ¿cuánto debe subir las tasas este año la Fed y en 2023 y quizás incluso a principios de 2024? La Fed probablemente subirá entre 3 y 5 veces este año. Es poco probable que  tenga que superar el 2% en 8 subidas para conseguir que la inflación vuelva a tener una tendencia a la baja hasta el 2% hasta finales del 2023”, agregó.

Por otra parte, Jesús Martín-del-Burgo, jefe de cobertura-América Latina de DWS, advirtió sobre la volatilidad que está generando el riesgo geopolítico entre Ucrania y Rusia. Una situación que está llevando a los inversores a no tomar decisiones de inversión en estos días ahora. 

Asimismo, señaló que probablemente el tema clave aquí es “cómo los bancos centrales de los gobiernos van a manejar la situación para poner la inflación bajo control, elevando las tasas de interés, eliminando un estímulo, sin dañar la recuperación económica en el mundo”, indicó.

Vehículos eléctricos: un sector que tomará fuerza

En cuanto a los sectores de la economía, David Bianco expuso que muchos fabricantes de vehículos eléctricos están sobrevalorados, y que proyecta que la competencia entre los fabricantes de automóviles a nivel mundial sea intensa esta década. 

Según Bianco ahora mismo, están sufriendo con las cadenas de suministro, pero cuando superen este obstáculo, trabajarán en la carrera por la cuota de mercado y en la carrera por ser líder en vehículos eléctricos. “Esto es algo por lo que Alemania, Japón y Estados Unidos lucharán y pelearán duramente. Y no creo que los accionistas y la entrega de un retorno atractivo a los accionistas vaya a ser la principal prioridad. Así que estoy infraponderado en automóviles dentro del consumo discrecional”, detalló. 

Respecto al sector de la tecnología, sostuvo que muchos minoristas se han ido a valoraciones demasiado exigentes, la tecnología y la ponderación equitativa. “Mi opinión es que el sector tecnológico estará bien. Claro, si los tipos de interés suben más de lo que espero, sus valoraciones podrían sufrir alguna presión”, estimó.

Buscando una alternativa a la renta variable

Por último, Bianco declaró que los inversores están tratando de encontrar una alternativa a la renta variable estadounidense y a los valores tecnológicos que han dominado el S&P 500. 

“Empezamos este año una vez más con los inversores diciendo, ¿hay una alternativa a las acciones estadounidenses y a estos valores tecnológicos? Y saben que lo más prudente es buscar una alternativa. No sólo por razones de diversificación, si no para mejorar la rentabilidad, así que lo están haciendo, pero al mismo tiempo, van despacio porque la historia no ha sido más que un castigo por alejarse de la renta variable estadounidense y no sólo de la renta variable estadounidense, sino de los valores de crecimiento de gran capitalización”, aclaró. 

Bianco explicó que la historia ha demostrado que los temas ganadores una y otra vez han sido las acciones estadounidenses, las acciones de gran capitalización, las acciones de crecimiento y las acciones tecnológicas. 

“Intento pensar en alternativas y cada vez que intentamos pensar en algo de salud, finanzas, pequeñas capitalizaciones o China, simplemente nos castigan. Así que diría con cierta humildad que veo valor en Japón, particularmente en sus empresas industriales, sus empresas de fabricación. Veo valor en los industriales europeos, y voy a mantener los dedos cruzados en algunos bancos europeos”, concluyó.

Este evento puede ser visualizado de nuevo en este enlace (contraseña DWS0122).

 

menu