Última actualización: 14:55 / Jueves, 19 Marzo 2020
Columna de Vontobel

A 20 años desde el colapso de las punto-com: lo que es diferente hoy

Imagen

La semana pasada se cumplió el vigésimo aniversario del estallido de la burbuja de las puntocom. A la luz de la corrección actual del mercado, es difícil no reflexionar sobre dónde estábamos, qué aprendimos y qué es diferente ahora. Lo que la historia nos ha enseñado es que centrarse en empresas de calidad a precios razonables ha servido bien a nuestros clientes. Nuestro enfoque de inversión disciplinado nos ha impedido ceder ante el atractivo de las tendencias más actuales y nos ha llevado de manera segura a través de ciclos completos de mercado.

Mirando hacia atrás en 1999 y 2000, estos fueron dos años muy divergentes para nosotros, tanto en términos de rendimiento como de posicionamiento de cartera. En 1999, tuvimos una exposición cero a las acciones tecnológicas, mientras que el S&P 500 tenía alrededor del 40% en tecnología. Muchas de las llamadas acciones tecnológicas tenían modelos comerciales endebles y poca o ninguna ganancia, pero los inversores estaban dispuestos a pagar precios exorbitantes por ellas. Ese año, nuestra Estrategia de Renta Variable de EE.UU. tuvo un rendimiento inferior al S&P por un amplio margen.

En ese momento, estábamos fuertemente invertidos en acciones de seguros, que creíamos que estaban muy infravaloradas, y pensamos que el ciclo estaba a punto de cambiar, pero todo lo "punto-com" estaba en boga, por lo que el mercado subió mucho, y nosotros acabamos con un bajo rendimiento.

A principios de 2000, estalló la burbuja tecnológica y enfrentamos un cambio de corriente. Como todos sabemos, las acciones tecnológicas se desplomaron, nuestras acciones de seguros se recuperaron y nuestra estrategia cosechó los beneficios. Lo que presenciamos fue realmente un revés único en la vida. Como sabemos en retrospectiva, muchas de las compañías tecnológicas no tenían ganancias. Aún así, el mercado estaba pagando cualquier precio por cualquier cosa con un aura punto com.

¿Qué es diferente hoy?

Las empresas tecnológicas de hoy no son las empresas tecnológicas que conocíamos hace 20 años. Hoy, estas compañías tienen modelos comerciales legítimos y rentables, como Amazon, Microsoft y Alphabet. Muchos de ellos dependen de la publicidad y se benefician de la transición a la nube.

El mercado en su conjunto también ha visto algunos cambios en los últimos 20 años. En primer lugar, hay menos empresas para invertir ahora. Muchas compañías se vuelven privadas y nunca se hacen públicas. Muchas han sido recompradas y simplemente sacadas del mercado. En segundo lugar, los mercados se han vuelto mucho más competitivos. Superar el mercado hoy es más difícil que hace 20 años. Wall Street ha sido un lugar muy rentable para estar, y por eso hay muchas más abejas atraídas por la miel, por así decirlo. Por supuesto, los datos están disponibles al instante ahora en comparación con hace 20 o 30 años. Retrocediendo más en el tiempo, por ejemplo, hace 40 años, las personas podían obtener una entrevista con el jefe de una empresa y obtener información mucho antes que otras. Hoy, la accesibilidad a los datos es drásticamente diferente.

¿Qué está en riesgo hoy?

Las burbujas siempre se manifestarán eventualmente en los mercados. Nos preguntamos si hay una burbuja hoy en el mercado de renta fija. Si bien el mercado de renta variable, hasta la corrección reciente, podría parecer un poco rico en función de las relaciones precio / ganancias y otras medidas tradicionales, el rendimiento del flujo de caja libre del mercado de renta variable en comparación con el rendimiento de los bonos del Tesoro hace que las acciones sigan siendo bastante atractivas, particularmente después del reciente recorte de tasas de la Fed. También una fuente de preocupación está en el private equity, que se ha disparado recientemente, porque el costo de la deuda ha sido tan bajo que las empresas de PE se han apalancado en una cantidad tremenda.

Las empresas de crecimiento de calidad pueden ayudar a llevar a los inversores a través de tiempos difíciles

Si bien es un ejemplo extremo, un evento de mercado trascendental como el del 2000 ilustra la importancia de apegarse a su disciplina de inversión, incluso cuando el mundo está haciendo otra cosa. Seguimos comprometidos con nuestro enfoque de alta convicción y no sucumbimos al atractivo de la última tendencia. Si bien mucho ha cambiado en el mundo de las inversiones en los últimos 20 años, la única constante que teníamos y que tenemos ahora es un enfoque sensato. En aquel entonces, estábamos comprando lo que pensábamos que eran compañías legítimas, viables y de calidad. Hoy estamos haciendo exactamente lo mismo: depender de una investigación bottom-up para encontrar y comprar lo que creemos que son empresas de buena calidad a precios razonables. Y con una mentalidad paciente y a largo plazo, podemos proporcionar a los inversores la seguridad de que pueden depender de un proceso repetible que ayude a obtener resultados sostenibles.

Independientemente de la década en la que se encuentre o de las condiciones del mercado, es imprescindible que los inversores conozcan las perspectivas comerciales a largo plazo de una empresa. No es suficiente considerar solo lo que podría suceder en los próximos seis meses o las próximas seis semanas. Lo que importa son las perspectivas a más largo plazo: el valor de cada empresa es simplemente el valor presente de sus flujos de efectivo futuros. Si bien no siempre es fácil apegarse a su disciplina, especialmente cuando su estilo de inversión no es favorable, un estómago fuerte es tan importante como la mente. Sea paciente y ejerza disciplina. Eso debería darle la confianza para el éxito a largo plazo.

Columna de Vontobel escrita por Edwin Walczak

Acerca de Edwin Walczak

Edwin Walczak es Portfolio Manager  de renta variable estadounidense en Vontobel Quality Growth Boutique

menu
menu