Última actualización: 05:44 / Miércoles, 29 Diciembre 2021
Columna de UTI International

La renta variable india se prepara para el despegue

Imagen

"Comprar barato, vender caro" es la fórmula fundamental para el éxito en cualquier operación, y el mercado de valores no es una excepción. Los inversores están siempre a la caza de mercados que estén baratos, porque una ganga tiene un atractivo universal. En este sentido, la India nunca ha atraído a los cazadores de gangas, ya que el múltiplo PE de la India siempre ha sido caro. Como muestra el gráfico 1, en los últimos 10 años, la India ha cotizado sistemáticamente a un ratio de PE (múltiplo de precio-ganancia a un año vista) más alto que el mercado chino o, de hecho, que todo el conjunto de países de mercados emergentes.

1

De media, durante la última década, la India ha cotizado con una prima del 36% respecto al índice de los mercados emergentes. Como consecuencia, la mayoría de los inversores mundiales, en una búsqueda obstinada de lo barato, han evitado la India. Si estos inversores hubieran estado en lo cierto, su decisión de evitar la India se habría visto recompensada con creces.

Sin embargo, como muestra el gráfico 2, la India ha obtenido sistemáticamente mayores rendimientos anuales que el índice de mercados emergentes en todos los periodos. La India también se ha comportado mejor que China, en su mayor parte. Acumulando los últimos 10 años, en términos de dólares estadounidenses, el MSCI India ha obtenido un 124%, frente al 66% del MSCI EM y el 106% del CSI300 de China.

2

Evidentemente, los que han seguido un criterio de selección basado en el múltiplo de PE se han equivocado sistemáticamente sobre la India. Esto nos lleva a preguntarnos qué podemos esperar en los próximos tres-cinco años, dado que las valoraciones de la renta variable india siguen estando en máximos históricos.

La valoración de la India es innegablemente rica y, sin embargo, creemos que es probable que ofrezca una mayor rentabilidad de la renta variable que sus homólogos de los mercados emergentes. Durante los últimos 10 años, los beneficios empresariales han crecido un anémico 5% anual, pero la India ha entrado ahora en un nuevo ciclo de super crecimiento. Espero que los beneficios empresariales y, por tanto, la rentabilidad de la renta variable se sitúe entre el 10% y el 20% durante esta siguiente década. Hay cuatro razones clave para esta convicción:

  1. Demografía: una clase media joven y creciente, consumidora de productos de consumo.
  2. Deuda: los hogares y las empresas indias tienen un endeudamiento muy bajo en comparación con sus homólogos mundiales y la próxima fase del motor de consumo se verá alimentada por un auge del crédito.
  3. Reformas: las reformas estructurales de los últimos años apenas han comenzado a generar contribuciones económicas. Su impacto total se sentirá durante esta década.
  4. Viento de cola geopolítico: las cadenas de suministro mundiales que se alejan de China están empujando a la India hacia un crecimiento impulsado por la fabricación y las exportaciones.

Pekín, en cambio, no da prioridad al crecimiento como antes. En cambio, intenta frenar el capitalismo desenfrenado y reducir la dependencia de la economía del endeudamiento. Las medidas enérgicas contra las empresas tecnológicas y los jefes de la industria son un emblema de la incertidumbre regulatoria del tercer mundo que detestan los inversores mundiales. Aunque la agenda de la "prosperidad común" es loable, significará que es poco probable que China sea el motor del crecimiento mundial que fue tras la crisis financiera de 2008.

Entonces, ¿quién va a impulsar la próxima ronda de recuperación mundial? Por el momento, todos los indicios apuntan a la India. India tiene la escala, la estabilidad, los marcos institucionalizados de gobernanza y, además, es una democracia liberal. Ha demostrado que tiene la aspiración y la determinación de contrarrestar a China en el Indo-Pacífico. Como resultado, tanto las inversiones extranjeras directas como las inversiones en renta variable han llegado al país a un ritmo sin precedentes. En 2020, India atrajo 64.000 millones de dólares en inversión extranjera directa, la quinta mayor del mundo, según el Informe sobre la Inversión Mundial 2021 de las Naciones Unidas.

Es probable que esta tendencia se acelere a medida que la India vaya acaparando una parte cada vez mayor del PIB de los mercados emergentes, así como de la capitalización del mercado. Pero no será una progresión lineal. Es de esperar que haya mucha volatilidad, ya que el mundo está luchando con los dolores de la retirada de años de dinero fácil. Los índices oscilarán a medida que el sentimiento global se mueva entre risk-on y risk-off, pero la India recompensará a los que tengan un horizonte temporal de tres a cinco años.

En resumen, China parece estar abdicando de su puesto como motor de crecimiento fiable del mundo. La India está siendo empujada a asumir el mando a medida que entra en un ciclo de beneficios crecientes, basado en varios motores nacionales y mundiales. Este ciclo se caracteriza por una mayor rentabilidad para los accionistas. Los inversores harían bien en aumentar su exposición a la renta variable india, aunque no parezca barata. Comprar con inteligencia es mejor que comprar barato.

Tribuna de Praveen Jagwani, CEO de UTI International Private Limited - Altment Capital Partners representa a UTI International en exclusiva en Iberia

Acerca de Praveen Jagwani

Praveen Jagwani es CEO en UTI International Singapore Pte Ltd.

menu