Última actualización: 05:50 / Miércoles, 11 Diciembre 2019
Morgan Stanley Investment Management

Enfoque contrastado de asignación activa

Imagen
  • Andrew Harmstone, gestor y responsable del equipo Global Balanced Risk Control (GBaR), sigue un enfoque top-down de asignación de activos global, gestionado en el seno de un marco de control de riesgos claramente definido
  • El objetivo de la estrategia Global Balanced Risk Control (GBaR) es identificar las posibles fuentes de volatilidad del mercado y comprender su posible impacto en las clases
  • Con un enfoque centrado en la sostenibilidad, el equipo cree que puede llegar a mitigar riesgos que de otro modo no se atenderían

El enfoque hacia el riesgo nos ayuda a decidir cuándo reducir la exposición a renta variable, brindar protección a la baja en mercados más volátiles o aumentar el peso de la renta variable para participar en mercados al alza.

La volatilidad histórica puede no ser un buen indicador de la volatilidad futura, por lo que nuestro objetivo es anticiparnos a la volatilidad, analizando los indicadores principales —como el VIX, en el ámbito de la renta variable, y los diferenciales de crédito, en el segmento de la renta fija— y centrándonos en el riesgo de acontecimientos adversos.

Nuestro objetivo es identificar las posibles fuentes de volatilidad del mercado y comprender su posible impacto en las clases de activos en que invertimos. El equipo aplica un enfoque de control de riesgos que trata de anticipar la volatilidad en los mercados, ajustando la exposición a renta variable de los fondos para reflejar nuestras perspectivas.

Gestión activa del riesgo total de la cartera

Adoptamos innumerables decisiones cuando posicionamos dinámicamente nuestros fondos para beneficiarnos de las tendencias macroeconómicas que, a juicio del equipo, son las que pueden determinar el riesgo y las rentabilidades.

Nuestro objetivo es maximizar las rentabilidades a lo largo del tiempo y gestionar activamente el riesgo total de la cartera, dado nuestro objetivo de combinar la participación en mercados alcistas con la protección frente a pérdidas.

Esto incluye la determinación de las ponderaciones relativas de renta variable, renta fija, efectivo y activos vinculados a materias primas, en consonancia con la volatilidad objetivo de la cartera, incorporando los pronósticos de volatilidad del equipo.

Tras determinar la combinación general de renta fija, renta variable y efectivo, determinamos las posiciones tácticas en el seno de las clases de activos, por ejemplo, entre regiones o sectores de renta variable. El equipo utiliza tanto el análisis cuantitativo como el fundamental como base para la generación de ideas de inversión.

Gráfico Morgan Stanley IM

Los factores ESG como ventajas competitivas

Mejoramos aun más el proceso de inversión de Global Balanced Fund al incorporar los factores medioambientales, sociales y de gobierno (ESG) valorados por el mercado. Con este enfoque centrado en la sostenibilidad, el equipo cree que puede llegar a mitigar riesgos que de otro modo no se atenderían.

Es importante destacar que nuestro enfoque reconoce las ventajas competitivas que disfrutan las compañías que demuestran gestionar adecuadamente los factores ESG.

Una gran variedad de instrumentos

El nivel final de flexibilidad está asociad a la implementación por parte del equipo de las exposiciones a las clases de activos, que se pueden lograr a través de una gran variedad de instrumentos. GBaR Fund invierte en fondos propios de MSIM con gestión activa y en fondos de terceros, mientras que Global Balanced Income y Global Balanced Fund invierten principalmente en posiciones directas de valores.

El equipo también puede utilizar fondos cotizados, materias primas cotizadas y derivados, como futuros sobre índices, para ajustar las exposiciones de cada fondo. Lo consideramos un medio eficiente y rentable para ajustar tácticamente las exposiciones.

También empleamos contratos a plazo sobre divisas para lograr cobertura de divisas. Lo que en última instancia tratamos de lograr es ofrecer a nuestros inversores una estrategia activa basada en estudios académicos, centrada en el riesgo en lugar de en las rentabilidades, con el objetivo de ofrecer rendimientos sistemáticos, en contraposición a una apuesta de riesgo con nuestra asignación activa.

 

Columna de opinión de Andrew Harmstone, gestor y responsable del equipo Global Balanced Risk Control (GBaR) en Morgan Stanley IM

 

 

Información importante:

Solo para clientes profesionales. El valor de las inversiones y de las rentas derivadas de ellas puede disminuir y aumentar, por lo que usted podría no recuperar el importe invertido originalmente.

Comunicación comercial emitida por Morgan Stanley Investment Management Limited (“MSIM”). Autorizada y regulada en el Reino Unido por la Autoridad de Conducta Financiera. Domicilio social: 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres E14 4QA. Número de registro en Inglaterra y Gales: 1981121. Existen otros riesgos relacionados con este tipo de inversiones. Consulte el folleto y el documento de datos fundamentales para el inversor del fondo para obtener información exhaustiva sobre riesgos. Los documentos pueden obtenerse de forma gratuita en la dirección que se indica anteriormente o descargarse de morganstanley.com/im. Las opiniones expresadas pertenecen a los autores en la fecha de publicación y están sujetas a cambios en función de la situación económica o del mercado. No estamos obligados a actualizar la información o las opiniones contenidas en este documento, ni a comunicar los cambios que se produzcan en nuestras opiniones o en los análisis o en la información.

 

 

 


 

Acerca de Andrew Harmstone

Andrew Harmstone, Managing Director, gestor y responsable del equipo Global Balanced Risk Control (GBaR) en Morgan Stanley Investment Management

 

menu
menu