Última actualización: 04:28 / Martes, 19 Octubre 2021
Tribuna de Lyxor ETF

La carrera hacia el cero neto: cómo navegar por un nuevo mundo de compromisos climáticos

Imagen

Mientras decenas de millones de espectadores de toda Europa y del mundo sintonizaron este verano la Eurocopa de fútbol 2020, sus ojos pueden haber captado un nuevo eslogan en las vallas publicitarias junto al campo.

Volkswagen, el mayor fabricante de automóviles de Europa y uno de los patrocinadores del concurso, utilizó su espacio publicitario principal para promover su compromiso de ser neutral en carbono o "Net Zero" para 2050. En su lenguaje de marketing, se trataba del "camino a cero". A veces podemos calibrar el estado de ánimo del público por los anuncios que las empresas deciden emitir. La elección de VW de anunciar esta campaña por el "cero neto" en una competición de fútbol europea refleja la rapidez con la que ha aumentado la concienciación sobre el cambio climático entre los europeos. Ese aumento se refleja en las clasificaciones de Google Trends, donde las búsquedas de "cero neto" alcanzaron un máximo mundial en más de cinco años, en abril de 2021, y un nuevo pico unos meses después, en septiembre.

Gráfico Lyxor 1

Los datos de las búsquedas muestran lo que ya podemos intuir al leer las noticias o ver la televisión: que cada vez más empresas, inversores y gobiernos se comprometen con la neutralidad del carbono, con el cero neto.

Por qué parece que todo el mundo está apostando por el cero neto

Si todos los ámbitos de la sociedad -gobiernos, empresas, inversores e incluso algunos ciudadanos de a pie- se están comprometiendo con el concepto de cero neto, la pregunta es ¿por qué?

La respuesta es muy sencilla. Para que la humanidad pueda estabilizar alguna vez el aumento de la temperatura global inducido por el hombre, independientemente del nivel de temperatura que se elija como máximo, ya sea de 2°C o de 1,5°C, en algún momento el planeta debe alcanzar el cero neto de emisiones de gases de efecto invernadero. Sin él, las temperaturas globales seguirán aumentando para siempre.

Cuando nos fijamos en un objetivo de temperatura como el de 1,5ºC, es importante tener en cuenta que las temperaturas globales ya han aumentado una parte considerable. En promedio, las temperaturas actuales superan en más de 1°C el nivel preindustrial, calculado utilizando el periodo de referencia de 1850-1900, ya que es el "periodo más antiguo con observaciones casi globales".

Si bien las temperaturas ya han aumentado, el paso a cero neto tiene el poder de limitar el aumento general a un nivel que provoque la mínima cantidad de cambio climático. Eso impulsa lo que llamamos "la carrera hacia el cero neto".

La carrera hacia el cero neto

Países

Varios países parecen estar compitiendo por alcanzar el cero neto. Alemania es uno de ellos: en mayo, el gobierno alemán anunció su intención de reducir las emisiones de carbono en un 65% para 2030, en un 85-90% para 2040, y ser cero neto en 2045. Alemania ha sido siempre el mayor emisor de CO2 de Europa, y los objetivos anteriores del país eran una reducción del 55% para 2030 y la neutralidad del carbono para 2050. Entre otros compromisos gubernamentales destacables, la administración estadounidense ha anunciado una reducción del -50%/52% para 2030, y el Reino Unido se ha comprometido a una fuerte reducción del -78% para 2035.

Empresas

La carrera hacia el cero neto se refleja también en el mundo empresarial. Alrededor de 3.100 empresas se han fijado objetivos de cero neto para 2050 en el marco de la iniciativa "Carrera hacia el Cero", respaldada por la ONU. Según un informe reciente, "de las 2.000 empresas cotizadas más grandes del mundo, al menos una quinta parte (el 21%) se ha comprometido con el cero neto, lo que representa unas ventas anuales de casi 14 billones de dólares"1.  Docenas de ellas se han comprometido con el cero neto incluso antes.

Entre ellas, Schneider Electric para 2030, Unilever para 2039, Coca Cola, Orange y Amazon para 2040, y Engie para 2045. Microsoft se comprometió el año pasado a ser carbono negativo (es decir, no sólo neutro) para 2030, con o sin compensación, y para 2050 a "eliminar del medio ambiente todo el carbono que la empresa ha emitido directamente o por consumo eléctrico desde su fundación, en 1975". El Acuerdo de París establece como objetivo la neutralidad de carbono en 2050, por lo que estamos viendo que las grandes empresas se comprometen a un calendario aún más estricto.

Inversores

Los inversores también se han sumado a la carrera hacia el cero neto, y varios de ellos han fijado objetivos claros de neutralidad de carbono en sus carteras, en algunos casos incluso antes de 2050. El banco sueco Swedbank Robur y la empresa británica Aviva tienen como objetivo la neutralidad en carbono para 2040, y J. Safra Sarasin aspira a lo mismo para 2035. Estos inversores están optando por ir un paso más allá de las principales iniciativas de los titulares de activos, como la "Net Zero Alliance", y la última iniciativa de gestión de activos de "Net Zero Asset Managers".

Si observamos los compromisos climáticos asumidos por los países, las empresas y los inversores, se dibuja un panorama de avances impresionantes hacia la sostenibilidad climática y la reducción de emisiones. Sin embargo, como inversores, debemos resistirnos a la tentación de dejarnos llevar por anuncios e historias impresionantes, sin someterlos a un escrutinio riguroso.

En realidad, cada una de las afirmaciones anteriores representa una realidad ligeramente diferente, y debemos ser muy perspicaces a la hora de apostar en exceso por la carrera hacia el cero neto, especialmente de cara a la cumbre COP26 de noviembre en Glasgow, que probablemente irá acompañada de un incremento de las promesas climáticas.

Para navegar por el nuevo mundo del cero neto, hay que tener en cuenta algunos consejos importantes que pueden ayudar a interpretar lo que realmente significa un compromiso.

Paso 1: entender qué se entiende por "presupuesto de carbono"

"Presupuesto de carbono", al igual que "cero neto", es un término común que a veces es mal interpretado. Este término se refiere a la cantidad restante de emisiones de CO2 que puede emitirse a nivel mundial, más allá de la cual un resultado de temperatura determinado (por ejemplo, por encima de 1,5°C o por encima de 2°C) está "bloqueado". Los presupuestos de carbono pueden calcularse con precisión porque cada vez entendemos mejor la correspondencia entre las emisiones acumuladas y el nivel de calentamiento, y también entre el calentamiento y los cambios meteorológicos en las distintas regiones.

Conocemos el nivel actual de calentamiento global (+1,2ºC por encima de la época preindustrial2). También conocemos el nivel máximo de calentamiento a partir del cual podemos esperar un impacto climático grave (1,5 °C). Y, gracias a la mejora de la modelización, sabemos que existe una relación "casi lineal" entre las emisiones acumuladas y el calentamiento: en pocas palabras, una cantidad determinada de emisiones conduce a un nivel determinado de calentamiento. Con estos tres datos, podemos calcular la cantidad de CO2 que se puede emitir antes de superar las barreras de 1,5 °C y 2 °C.

Entre 1850 y 2019, se emitieron aproximadamente 2.390 Gt de CO23.  Para tener aproximadamente 2/3 (67%) de posibilidades de mantener el calentamiento a 1,5°C, quedan unos 400-500 Gt de CO2 por "gastar". En la actualidad, el mundo emite 42 Gt al año, una cifra que agotaría la cantidad restante en 10-15 años. Cuando se oye hablar de presupuesto de carbono, en realidad se refiere a un concepto muy simple. Ya hemos gastado 2.390 Gt. Nos quedan unos 500 Gt por gastar. El presupuesto de carbono trata de cómo repartir esa cantidad final a lo largo del tiempo.

Paso 2: prestar atención a los "años base"

Ahora que tenemos claro el concepto de presupuesto de carbono, el siguiente término más importante que hay que entender al interpretar los compromisos climáticos es el de "año base". El año base se refiere a la fecha de referencia utilizada en cualquier compromiso de reducción de emisiones. Es tan importante como el año objetivo, pero generalmente es mucho menos visible. 

Un ejemplo: el último paquete legislativo de la UE "Fit for 55" tiene como objetivo una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero del -55% para 2030 (revisado desde el -40% y luego el -50%). Pero este objetivo del -55% se calcula con respecto a una línea de referencia de 1990. Lo mismo ocurre con el objetivo actualizado de Alemania del -65% para 2030, y el del Reino Unido del -78%: todos utilizan 1990 como punto de referencia. Pero el compromiso de EE.UU., por ejemplo, se basa en un punto de referencia de 2005.

¿Y qué? Bueno, cuando se interpreta un compromiso que promete una disminución porcentual en un punto determinado, se necesita un "punto de anclaje" para que tenga algún sentido. Puedes decir "reduciré a la mitad mi consumo de chocolate", pero ¿te refieres a compararlo con las dos barritas que te comiste ayer o con las 20 barritas que te comiste el mes pasado?

Para profundizar en esta idea, podemos tomar el ejemplo de los ETFs de Lyxor alineados con los acuerdos de París. Estos utilizan una metodología que aplica una reducción inmediata del -50% de las emisiones de gases de efecto invernadero en una asignación de cartera en comparación con su índice matriz (por ejemplo, un ETF S&P 500 Paris-Aligned se refiere al índice S&P 500). Pero una vez reducida en un -50%, continúan descarbonizándose a partir de este punto a un ritmo del 7% anual.

Utilizando nuestro conocimiento de los años base, querremos contextualizar estas afirmaciones. Así pues, debemos preguntarnos: ¿cuál es el año base? Los ETFs de Lyxor alineados con los acuerdos de París tienen a 2019 como año de referencia, lo que significa que reducen inmediatamente la intensidad de carbono de la cartera en un 50% con respecto a su nivel de 2019. En 2019, la UE ya ha alcanzado un -25% de emisiones desde 1990. En 2019, las emisiones del Reino Unido ya eran un -40% inferiores a las de 1990, gracias a décadas de reducción del carbón. Por lo tanto, los fondos reducen a la mitad una cifra ya muy reducida, y luego siguen reduciéndola más cada año.

Esta metodología parece ir más allá del escenario de 1,5 ºC recogido en el Acuerdo de París, que exige una reducción del -45% de la intensidad de carbono global para 2030 en el camino para alcanzar el cero neto en 2050. Como ya hemos visto, la UE tiene como objetivo una reducción más ambiciosa del -55% para 2030. Así pues, con su reducción inmediata del -50% y del -7% anual posterior, los ETFs de Lyxor alineados con París superan ambos objetivos. Podemos predecir, por tanto, que los ETFs alineados con París deberían ser cero neto antes de 2050, gracias a la relación entre la metodología de descarbonización y el año base utilizado.

Paso 3: cuestionar las suposiciones predefinidas

Hasta ahora hemos visto la importancia de entender el presupuesto de carbono y de interpretar los objetivos de reducción de emisiones en relación con el año base utilizado. Hay un último punto que hay que recordar para ser un inversor climático informado: aparte de las escasas empresas que pueden "llegar a cero neto" hoy, los compromisos son, en el mejor de los casos, trayectorias de cambio a lo largo de varios años, y esas trayectorias se basan en supuestos importantes. Estos incluyen la capacidad de descarbonizar a un ritmo determinado en el futuro, o que se desarrollarán soluciones eficaces de captura y almacenamiento de carbono para mitigar las emisiones.

Gráfico Lyxor 2

 

Todos los escenarios centrales del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) se basan en gran medida en las emisiones negativas, es decir, en la eliminación del carbono. La eliminación de carbono permite que continúe un cierto nivel de emisiones de carbono, ya que el balance neto sigue siendo neutro o negativo. Alcanzar el cero neto antes de 2050 (por ejemplo, en 2040) supondría disminuir las emisiones brutas más rápidamente que en los escenarios de 2050, y/o utilizar mayores supuestos de emisiones negativas.

Es importante ser realistas con nosotros mismos sobre estos escenarios. En algunos casos, la tecnología que se espera que proporcione una mejor eliminación de carbono está todavía en fase teórica o de prototipo. Este hecho podría explicar por qué el último informe de la AIE, publicado en mayo de 2021, recomienda perspectivas basadas en una reducción más rápida de las emisiones pero una menor eliminación de carbono. Las hipótesis pueden cambiar con el tiempo, y un inversor informado debe entenderlo.

Para ilustrarlo de nuevo con los ETFs de Lyxor alineados con París: antes dijimos que estos ETFs deberían llegar a cero neto antes de 2050. Según nuestros cálculos, basados en trayectorias anteriores, el ETF global de Lyxor alineado con París sería cero neto entre 2043 y 2045. Basándonos en el último escenario de la AIE (reducción más rápida/menores eliminaciones), esperaríamos que esa cifra estuviera más cerca de 20494.

El cero neto es un cambio extremadamente positivo pero todavía requiere un análisis profundo

Todo esto no quita la importancia del cero neto y los grandes avances que ya se han conseguido. Lyxor cree firmemente en la urgencia del cambio climático y en la gran oportunidad y responsabilidad que tienen los gestores de inversiones y los propietarios de activos para hacer avanzar este cambio. Creemos que todos los participantes en el mercado deben sentirse equipados con la mejor información posible para tomar las decisiones correctas, y esto incluye la capacidad de mirar más allá de los titulares y evaluar los compromisos con una perspectiva clara.

Nuestra Guía para la inversión en el clima se redactó con este objetivo, para ayudar a los inversores a poner en práctica los objetivos del Acuerdo de París. Estamos actualizando la guía este mes con las últimas actualizaciones climáticas. Mientras tanto, toda la información clave sobre la gama completa de ETFs climáticos de Lyxor está disponible en nuestro nuevo hub ESG.

Tribuna de Pedro Coelho, responsable para Société Générale de Lyxor ETF para España, Portugal y Latinoamérica.

 

Notas:

[1]   Haciendo balance: Una evaluación global de los objetivos de cero neto, ECIU y Oxford Net Zero, marzo de 2021

https://eciu.net/analysis/reports/2021/taking-stock-assessment-net-zero-targets

[2] Organización Meteorológica Mundial, 14 de enero de 2021 https://public.wmo.int/en/media/press-release/2020-was-one-of-three-warmest-years-record

[3] Informe AR6 del IPCC, 7 de agosto de 2021, https://www.ipcc.ch/report/ar6/wg1/downloads/report/IPCC_AR6_WGI_SPM.pdf

[1] Estimaciones de Lyxor International Asset Management, octubre de 2021

DisclaimerTHIS DOCUMENT IS DIRECTED AT PROFESSIONAL INVESTORS ONLY

This document is for the exclusive use of investors acting on their own account and categorised either as “eligible counterparties” or “professional clients” within the meaning of markets in financial instruments directive 2014/65/EU. It is not directed at retail clients.

Except in the UK, where the document is issued by Lyxor Asset Management UK LLP, which is authorized and regulated by the Financial Conduct Authority in the UK under Registration Number 435658, this document is issued by Lyxor International Asset Management (LIAM), a French management company authorized by the Autorité des marchés financiers and placed under the regulations of the UCITS (2014/91/EU) and AIFM (2011/61/EU) Directives. Société Générale is a French credit institution (bank) authorised by the Autorité de contrôle prudentiel et de résolution (the French Prudential Control Authority). Some of the funds described in this brochure are sub-funds of either Multi Units Luxembourg or Lyxor Index Fund, being both investment companies with Variable Capital (SICAV) incorporated under Luxembourg Law, listed on the official list of Undertakings for Collective Investment, and have been approved and authorised by the CSSF under Part I of the Luxembourg Law of 17th December 2010 (the "2010 Law") on Undertakings for Collective Investment in accordance with provisions of the Directive 2009/65/EC (the "2009 Directive") and subject to the supervision of the Commission de Surveillance du Secteur Financier (CSSF). Alternatively, some of the funds described in this document are either (i) French FCPs (fonds commun de placement) or (ii) sub-funds of Multi Units France a French SICAV, both the French FCPs and sub-funds of Multi Units France are incorporated under the French Law and approved by the French Autorité des marchés financiers. Each fund complies with the UCITS Directive (2009/65/CE), and has been approved by the French Autorité des marchés financiers. Société Générale and Lyxor AM recommend that investors read carefully the "risk factors" section of the product's prospectus and Key Investor Information Document (KIID). The prospectus and the KIID are available in French on the website of the AMF ( amf-france.org). The prospectus in English and the KIID in the relevant local language (for all the countries referred to, in this document as a country in which a public offer of the product is authorised) are available free of charge on lyxoretf.com or upon request to [email protected]. The products are the object of market-making contracts, the purpose of which is to ensure the liquidity of the products on NYSE Euronext Paris, Deutsche Boerse (Xetra) and the London Stock Exchange, assuming normal market conditions and normally functioning computer systems.

The funds are registered in the UK Temporary Marketing Permissions Regime ("TMPR") and shares/units in the funds may upon such registration be promoted and sold to the general public in the United Kingdom subject to compliance with the TMPR and applicable regulations under TMPR. Potential investors in the United Kingdom should be aware that most of the protections afforded by the United Kingdom regulatory system will not apply to an investment in the fund and that compensation will not be available under the United Kingdom Financial Services Compensation Scheme. Units of a specific UCITS ETF managed by an asset manager and purchased on the secondary market cannot usually be sold directly back to the asset manager itself. Investors must buy and sell units on a secondary market with the assistance of an intermediary (e.g. a stockbroker) and may incur fees for doing so. In addition, investors may pay more than the current net asset value when buying units and may receive less than the current net asset value when selling them. Updated composition of the product's investment portfolio is available on lyxoretf.com. In addition, the indicative net asset value is published on the Reuters and Bloomberg pages of the product, and might also be mentioned on the websites of the stock exchanges where the product is listed. Prior to investing in the product, investors should seek independent financial, tax, accounting and legal advice. It is each investor's responsibility to ascertain that it is authorised to subscribe, or invest into this product. This document together with the prospectus and/or more generally any information or documents with respect to or in connection with the Fund does not constitute an offer for sale or solicitation of an offer for sale in any jurisdiction (i) in which such offer or solicitation is not authorized, (ii) in which the person making such offer or solicitation is not qualified to do so, or (iii) to any person to whom it is unlawful to make such offer or solicitation. In addition, the shares are not registered under the U.S Securities Act of 1933 and may not be directly or indirectly offered or sold in the United States (including its territories or possessions) or to or for the benefit of a U.S Person (being a "United State Person" within the meaning of Regulation S under the Securities Act of 1933 of the United States, as amended, and/or any person not included in the definition of "Non-United States Person" within the meaning of Section 4.7 (a) (1) (iv) of the rules of the U.S. Commodity Futures Trading Commission.). No U.S federal or state securities commission has reviewed or approved this document and more generally any documents with respect to or in connection with the fund. Any representation to the contrary is a criminal offence. This document is of a commercial nature and not of a regulatory nature. This document does not constitute an offer, or an invitation to make an offer, from Société Générale, Lyxor Asset Management (together with its affiliates, Lyxor AM) or any of their respective subsidiaries to purchase or sell the product referred to herein. These funds include a risk of capital loss. The redemption value of this fund may be less than the amount initially invested. The value of this fund can go down as well as up and the return upon the investment will therefore necessarily be variable. In a worst case scenario, investors could sustain the loss of their entire investment. This document is confidential and may be neither communicated to any third party (with the exception of external advisors on the condition that they themselves respect this confidentiality undertaking) nor copied in whole or in part, without the prior written consent of Lyxor AM or Société Générale. The obtaining of the tax advantages or treatments defined in this document (as the case may be) depends on each investor's particular tax status, the jurisdiction from which it invests as well as applicable laws. This tax treatment can be modified at any time. We recommend to investors who wish to obtain further information on their tax status that they seek assistance from their tax advisor. The attention of the investor is drawn to the fact that the net asset value stated in this document (as the case may be) cannot be used as a basis for subscriptions and/or redemptions. The market information displayed in this document is based on data at a given moment and may change from time to time.

A summary of your Investors’ Rights is available at https://www.lyxor.com/en/investors-rights-2021-en.

This material reflects the views and opinions of the individual authors at this date and in no way the official position or advices of any kind of these authors or of Lyxor International Asset Management and thus does not engage the responsibility of Lyxor International Asset Management nor of any of its officers or employees. This research is not an offer to sell or the solicitation of an offer to buy any security in any jurisdiction where such an offer or solicitation would be illegal. It does not constitute a personal recommendation or take into account the particular investment objectives, financial situations, or needs of individual clients. Clients should consider whether any advice or recommendation in this research is suitable for their particular circumstances and, if appropriate, seek professional advice, including tax advice. Our salespeople, traders, and other professionals may provide oral or written market commentary or trading strategies to our clients and principal trading desks that reflect opinions that are contrary to the opinions expressed in this research. Our asset management area, principal trading desks and investing businesses may make investment decisions that are inconsistent with the recommendations or views expressed in this research.

© 2021 LYXOR INTERNATIONAL ASSET MANAGEMENT. ALL RIGHTS RESERVED.

Acerca de Pedro Coelho

Pedro Coelho, responsable para Société Générale de Lyxor ETF para España, Portugal y Latinoamérica.

menu