Última actualización: 03:40 / Viernes, 26 Febrero 2021
Janus Henderson Investors

Aprovechar el movimiento de high yield en ambos sentidos

Imagen

En estos primeros meses de 2021, se ha anunciado la revisión al alza de la calificación del fabricante de coches Fiat Chrysler por parte de S&P Global Ratings. Con esta decisión de mejora del rating de BB+ a BBB-, el fabricante de coches alcanza ya la categoría de investment grade para dos de las tres grandes agencias de calificación (Fitch también le otorga una nota de BBB-), por lo que adquiere automáticamente dicho estatus. Con ello, los bonos de Fiat Chrysler, por un importe de unos 7.000 millones de euros, cruzarán la línea divisoria.

Esto contrasta con marzo del año pasado, cuando otra gran compañía automovilística, Ford, fue rebajada de investment grade a high yield, convirtiéndose en un supuesto "ángel caído". Entonces, esto provocó que 36.000 millones de dólares de deuda pasara a considerarse high yield.

Encontrar las estrellas

Las empresas investment grade obtienen normalmente menores rendimientos de los prestamistas, por lo que una forma clara de invertir con éxito en el high yield sería encontrar las "estrellas nacientes", es decir, empresas cuya evolución probablemente les permitirá alcanzar el estatus de investment grade. Sería una gran estrategia: las empresas que mejoran su calificación normalmente suelen ver cómo sus diferenciales de crédito se reducen.

Sin embargo, el viejo dicho de que "se hace camino al andar" tiene mucho de verdad. Los factores que han provocado la revisión al alza de Fiat Chrysler llevan cierto tiempo ahí, sobre todo la fusión de la compañía con el grupo automovilístico rival Peugeot, mejor calificado, para formar un grupo unido que se llamaría Stellantis. S&P señaló que las ventajas de las economías de escala de esta fusión, la mayor diversificación geográfica y una estructura de capital más sólida contribuyeron a la decisión de mejora de la calificación. Los titulares de bonos de Fiat Chrysler habrán notado la subida de los precios de sus bonos en la parte final de 2020, ya que los inversores del mercado previeron la mejora de la calificación.

Las ganancias potenciales de cualquier nuevo cambio en la calificación crediticia podrían ser menos sustanciales, sencillamente porque la distinción entre una calificación de crédito investment grade y una high yield es potente en cuanto a la composición de los índices y su impacto entre los inversores. Los inversores pasivos y aquellos cuyos mandatos estipulan inversión en investment grade o high yield pueden verse obligados a comprar o vender cuando un bono cruza la línea divisoria.

El mercado también está compuesto por inversores que pueden tener opiniones distintas sobre las perspectivas de una empresa. Esto puede hacer que el espacio intermedio (la zona de calificaciones de crédito próxima al límite entre el investment grade y el high yield) resulte algo difusa por lo que respecta a las valoraciones y a veces sucede que algunas empresas con calificación BBB tienen mayores rendimientos que otras BB.

Estas líneas borrosas de las valoraciones, junto con el impacto técnico de las operaciones forzosas cuando los bonos cruzan la línea, suelen generar grandes deficiencias de precios en este espacio intermedio, que se convierte en terreno de oportunidades para los gestores activos.

Cuando lo que baja sube

Volviendo al ejemplo inicial de los fabricantes de coches, podemos suponer inmediatamente que habría sido una mala inversión mantener bonos de Ford después de que fueran revisados a la baja. Sin embargo, las rebajas de investment grade a high yield pueden ser bastante lucrativas para los inversores activos en high yield. La historia demuestra que, en general, los diferenciales de crédito normalmente se amplían antes de la revisión de la calificación y se estrechan después. Esto se debe a menudo al fuerte impacto técnico de los tenedores de bonos high yield que tratan de deshacerse de bonos que ya no están autorizados a mantener tras la rebaja de su calificación y su posterior compra por parte de los inversores en high yield.

Esto precisamente es lo que hemos visto que ha sucedido con Ford. Por ejemplo, el bono en dólares al 7,45% con vencimiento en 2031 se vendió masivamente en la fecha de la rebaja de calificación de S&P (25 de marzo de 2020) y alrededor de la fecha de reajuste del índice a finales de marzo de 2020, y empezó a subir desde principios de abril (gráfico 1).

Janus Henderson

Sin embargo, podría cuestionarse también si no había otros factores determinantes en el precio del bono que no tuvieran nada que ver con la rebaja de la calificación. Al fin y al cabo, la revisión a la baja de Ford coincidió con la ola de ventas del mercado por la crisis del coronavirus y los cierres económicos: la mayoría de los bonos corporativos cayeron en marzo y subieron según avanzó 2020.

Para hacer una comparación más justa, comparemos un bono de Ford con el mercado high yield estadounidense. Para que sea aún más justa, incluiremos solo los bonos con calificación BB del mercado (por lo que no comparamos bonos con calificaciones inferiores, es decir, B y CCC) y utilizaremos un bono de Ford que venza en 2025, por lo que tiene una duración similar (sensibilidad a los tipos de interés) que el mercado con calificación BB (aproximadamente 4,5 años), anulando así cualquier efecto de duración. En el gráfico 2, hemos reajustado el mercado, representado por el índice ICE BofA BB US High Yield, y el bono Ford a la fecha de la rebaja de la calificación de Ford. El gráfico muestra la fuerte rentabilidad superior del bono de Ford desde la rebaja de su calificación.

Janus Henderson

Evidentemente, no todos los emisores rebajados a high yield registrarán una rentabilidad superior tras la rebaja de su calificación. Los bonos de algunos podrían quedar rezagados si los fundamentales de crédito empeoran. Sin embargo, esto demuestra que el mercado high yield no es tan obvio como pueda parecer. Además, para un analista de crédito puede resultar ventajoso prestar atención a todo el universo de crédito, ya que puede ayudarle a entender en todo momento los factores fundamentales de una empresa, independientemente de su calificación crediticia.

Dicen que lo que sube tiene que bajar, pero en el mundo de los bonos high yield, lo contrario es igual de verdad.

 

Columna de Tom Ross, gestor de fondos high yield en Janus Henderson Investors.

 

Información importante:

Este documento está dirigido exclusivamente a profesionales y no debe ser distribuido al público en general. Cualquier solicitud de inversión será realizada únicamente sobre la base de la información contenida en el folleto del Fondo (que incluye toda la documentación relevante), el cual contendrá las restricciones a la inversión. Este documento pretende ser exclusivamente un resumen y, antes de invertir, los inversores potenciales deberán leer el documento de datos fundamentales para el inversor y el folleto del Fondo. Ninguna información contenida en este documento debe interpretarse como un consejo de inversión. Este documento no es una recomendación para vender o adquirir ninguna inversión. No forma parte de ningún contrato para la venta o adquisición de ninguna inversión. Las rentabilidades pasadas no son promesa o garantía de rentabilidades futuras. Los datos de rentabilidad no tienen en cuenta las comisiones y gastos originados en la emisión y reembolso de las participaciones. El valor de las inversiones y las rentas que puedan aportar puede disminuir o aumentar y es posible que los inversores no recuperen la cantidad que invirtieron en un principio. Las ventajas fiscales y desgravaciones dependen de las circunstancias particulares del inversor y pueden estar sujetas a cambios si se producen modificaciones en dichas circunstancias o en las leyes. Si invierte a través de terceros, le recomendamos que les consulte directamente, ya que las comisiones, las rentabilidades y las condiciones pueden diferir de manera sustancial. El Fondo es un organismo de inversión colectiva reconocido a efectos de promoción en el Reino Unido. Se advierte a los inversores potenciales del Reino Unido que la totalidad o la mayoría de las salvaguardas otorgadas por el sistema reglamentario británico no serán de aplicación a una inversión en el Fondo y que no se recibirá compensación alguna en virtud del Fondo de Compensación de Servicios Financieros del Reino Unido. Téngase en cuenta que los inversores de la Isla de Man no estarán protegidos por el régimen legal de compensación en el caso del Janus Henderson Fund. Las llamadas telefónicas pueden ser grabadas para protección mutua, para mejorar el servicio al cliente y para mantener registros con fines regulatorios.

El fondo Janus Henderson Fund (en lo sucesivo, el “Fondo”) es una SICAV luxemburguesa constituida el 26 de septiembre de 2000, gestionado por Henderson Management S.A. Se podrá obtener una copia del documento de datos fundamentales para el inversor y del folleto del Fondo dirigiéndose a Henderson Global Investors Limited, que actúa como Gestora de Inversiones y Distribuidora.

Janus Henderson Investors es el nombre bajo el cual se proporcionan los productos y servicios de inversión por parte de Janus Capital International Limited (reg. n.º 3594615), Henderson Global Investors Limited (reg. n.º 906355), Henderson Investment Funds Limited (reg. n.º 2678531), Henderson Equity Partners Limited (reg. n.º 2606646), (cada uno registrado en Inglaterra y Gales en 201 Bishopsgate, Londres EC2M 3AE y regulado por la Financial Conduct Authority) y Henderson Management S.A. (reg n.º B22848 en 2 Rue de Bitbourg, L-1273, Luxemburgo, y regulado por la Commission de Surveillance du Secteur Financier). Podrá obtener sin cargo alguno una copia del folleto del Fondo, del documento de datos fundamentales para el inversor, de los estatutos sociales así como de los informes anuales y semestrales en la sede del Fondo en Luxemburgo: 4a rue Henri Schnadt, L-2530 Luxemburgo; en Alemania: en Janus Henderson Investors, Tower 185, Friedrich-Ebert-Anlage 35-37, 60327, Fráncfort; en Austria: en UniCredit Bank Austria, Schottengasse 6-8, 1010, Viena, en España: oficinas de las distribuidoras españolas. Se podrá obtener una lista de estas distribuidoras en la web www.cnmv.es (Janus Henderson Fund está inscrita ante la CNMV con el número 259. El Custodio en España es BNP PARIBAS SECURITIES SERVICES S.C.A.); en Bélgica: en el Proveedor de Servicios Financieros belga CACEIS Belgium S.A., Avenue du Port 86 C b320, B-1000 Bruselas; en Singapur: el Representante en Singapur, Janus Henderson Investors (Singapore) Limited, 138 Market Street, #34-03/04 CapitaGreen, Singapur 048946; y en Suiza, en el Representante en Suiza: BNP Paribas Securities Services, París, sucursal en Zúrich, Selnaustrasse 16, CH-8002 Zúrich, que es también el Agente de Pagos suizo.

Janus Henderson, Janus, Henderson, Perkins, Intech, VelocityShares, Knowledge Shared, Knowledge. Shared y Knowledge Labs son marcas comerciales de Janus Henderson Group plc o de una de sus filiales. © Janus Henderson Group plc.

 

Acerca de Tom Ross

Tom Ross, gestor de fondos high yield en Janus Henderson Investors. Originalmente, Tom se unió a Henderson en 2002 y ha estado co-gestionando los fondos de absolute return credit de la firma desde 2006. En Agosto de 2015 fue nombrado co-manager de varias estrategias europeas y de deuda global. Es licenciado en Biología por la Universidad de Nottingham y posee además la certificación CFA.

menu
menu