Última actualización: 10:28 / Martes, 23 Marzo 2021
El análisis de GAM Investments

Bancos europeos: el lento camino hacia la normalización

Imagen

El último trimestre de 2020 marcó un punto de inflexión para los beneficios de los bancos europeos, una evolución que ya se abordó en el primer semestre del año pasado. Aunque los beneficios quedaron bajo presión durante el año, la solvencia de los bancos superó las estimaciones y las previsiones del Banco Central Europeo (BCE). Se espera que los repartos a los accionistas crezcan este año, sobre todo porque en septiembre de 2021 se levanta la prohibición de las distribuciones.

La solvencia se mantiene como el principal atractivo de los informes de resultados de los bancos. El coeficiente medio de capital ordinario de nivel 1 (CET1) de nuestra muestra (1) de bancos (en línea con nuestros anteriores artículos sobre resultados) volvió a aumentar en el trimestre, llevando el coeficiente medio CET1 al 14,2% desde el 13,4% anterior al COVID-19. Sin embargo, lo más importante para los inversores es que el exceso de capital en relación con las necesidades aumentó a 18.000 millones de dólares, casi un 50% más que los niveles anteriores al COVID-19. La resistencia de los bancos estuvo muy por encima de las expectativas y superó las previsiones del BCE en su escenario central como parte de su análisis de vulnerabilidad realizado en julio de 2020. Este escenario central suponía un descenso del CET1 por debajo del 13%, frente al aumento observado hasta ahora.

GAM IM

Con las posiciones de capital de los bancos superando significativamente tanto los objetivos de gestión como los requisitos reglamentarios en el último trimestre del año pasado, el enfoque se ha desplazado hacia las distribuciones a los accionistas. Aunque las distribuciones se prohibieron en 2020 y están restringidas a un nivel limitado hasta septiembre de 2021, también hay una clara voluntad por parte de los equipos de gestión de devolver el excedente (por encima de los objetivos de gestión) a los accionistas. En teoría, las distribuciones a los accionistas son perjudiciales para los obligacionistas, ya que reducen el exceso de capital, pero la historia ha cambiado. La capacidad de pagar dividendos ahora refleja tanto la satisfacción de los reguladores con los modelos de negocio de los bancos como las perspectivas económicas. El levantamiento de las restricciones nos parece un catalizador positivo, ya que supone una mayor certeza de repunte en lugar de que los bancos sigan reteniendo beneficios. Creemos que esto es una noticia positiva para los obligacionistas, ya que los accionistas seguirán asumiendo las desventajas. También observamos que la capacidad de pagar dividendos es positiva para las valoraciones de las acciones y reducirá el coste de los fondos propios de los bancos, lo que creemos que apoyará la capacidad de los bancos de obtener fondos propios cuando sea necesario y, por tanto, la resistencia del sistema financiero.

La calidad de los activos sigue sorprendiendo positivamente

En un nuevo signo de normalización, la calidad de los activos se mantuvo estable en el cuarto trimestre, con pérdidas crediticias que vuelven a situarse en los niveles anteriores al trimestre 19. La incertidumbre se mantiene, con nuevas suspensiones (principalmente en Europa) compensadas por los avances en el programa de vacunación y los nuevos datos de apoyo a la infección. Las pérdidas crediticias en el cuarto trimestre aumentaron en comparación con el tercero, lo que refleja tanto la estacionalidad como el impacto de los bancos al realizar ajustes en sus escenarios macro. Con los costes de riesgo justo por debajo de los 60 puntos básicos, los bancos han reservado menos de la mitad del pico de 120 puntos básicos de crédito en la primera mitad de 2021.

GAM IM

Una cuestión clave para los inversores sigue siendo la evolución futura de los préstamos morosos (non-performing loans, NPL). Con los planes de garantía del gobierno que sustituyen a los ingresos personales y proporcionan liquidez a las empresas, las tasas de morosidad se han mantenido bajas. Los ratios de morosidad de los bancos no han sufrido un impacto significativo hasta la fecha y, de hecho, han descendido ligeramente hasta un mínimo del 2,8% en septiembre de 2020, según el cuadro de riesgos del tercer trimestre de la Autoridad Bancaria Europea. Esta cifra aumentará inevitablemente a medida que las medidas de apoyo a los particulares y a las empresas lleguen a su fin, lo que probablemente ocurrirá en la segunda mitad de 2021 y en 2022, aunque su alcance sigue siendo incierto. Dada la fuerte respuesta de los gobiernos, los bancos centrales y los reguladores, vemos un impacto más limitado que en ciclos anteriores. Además, se han producido algunos movimientos positivos en la resistencia de las carteras de préstamos de los bancos. Una gran parte de las moratorias concedidas a los clientes ya han expirado en el cuarto trimestre de 2020, y la gran mayoría de los clientes han vuelto a sus calendarios de pago normales y quedan muy pocos impagos. Por ejemplo, el 80% de los 112.000 millones de euros de moratorias concedidas por el Banco Santander expiraron en el cuarto trimestre, y sólo el 3% de las moratorias expiradas se convirtieron en morosas, en línea con la cartera de préstamos global de la empresa. Esta tendencia ha sido ampliamente consistente en todos los bancos y ha sido una sorpresa positiva para la calidad de los activos de los bancos.

La resistencia de los bancos sigue estando respaldada por una sólida posición de solvencia y la distribución anticipada de las futuras pérdidas crediticias previstas en las nuevas normas contables (NIIF 9), lo que refleja nuestra convicción sobre el sector financiero europeo. Aunque siguen existiendo importantes incertidumbres, es probable que un aumento necesario de las provisiones provoque la volatilidad de los beneficios en lugar de poner en peligro el capital. Por ejemplo, HSBC estima que, en su escenario económico más severo, se habrían necesitado 7.200 millones de dólares más de provisiones en 2020. Esto se compara con unos 9.000 millones de dólares en beneficios antes de impuestos (esto ya incluye los aproximadamente 9.000 millones de dólares en proyectos de responsabilidad limitada (LLP) que se producirán en 2020). Por lo tanto, el grupo puede absorber el impacto adicional sólo con los beneficios. Esto refleja la capacidad del sector para absorber un aumento de la morosidad y un mayor deterioro de los escenarios macro.

Si bien esperamos un cierto aumento de la morosidad hacia un nivel manejable, el alcance de la distribución anticipada de provisiones en 2020 debería conducir a un descenso de los LLP en 2021.

La rentabilidad sigue bajo presión

Los beneficios del cuarto trimestre superaron ampliamente las estimaciones del consenso, aunque la rentabilidad de los bancos sigue estando bajo presión. Esto sucede porque los préstamos minoristas se deben al impacto de los tipos de interés a largo plazo más bajos, a la menor actividad minorista y a que las provisiones para pérdidas de préstamos se mantienen por encima de los niveles favorables anteriores a Covid 19. Los ganadores relativos en 2020 fueron los bancos con una exposición limitada al crédito (centrados en la gestión de patrimonios/activos) o aquellos con actividades de banca de inversión relativamente mayores, que se beneficiaron de la volatilidad del mercado y de la mayor actividad del mercado de capitales durante el año.

Las perspectivas de rentabilidad en 2021 siguen siendo difíciles, dada la incertidumbre que rodea al Covid-19 y la continua presión sobre los márgenes de interés neto de los bancos debido a los bajos tipos de interés. A medio plazo, esperamos que la rentabilidad del sector mejore mediante una combinación de recortes de costes agresivos, fusiones y adquisiciones, y otros movimientos estratégicos de los bancos para preparar sus modelos de negocio para el futuro. Desde el punto de vista de los obligacionistas, la clave de 2020 es la capacidad de los bancos para seguir siendo rentables a pesar de un escenario real de prueba de resistencia.

Salida hacia el año 2021

De cara a 2021, mantenemos nuestra postura positiva sobre el sector bancario. Los bancos han demostrado que tienen una solvencia sólida y son capaces de absorber las incertidumbres relacionadas con el COVID-19. Los inversores seguirán prestando atención a la calidad de los activos este año y vigilarán de cerca la formación de la morosidad y la confirmación de la normalización de las LLP. Las pruebas de resistencia también serán un elemento clave del calendario. Se espera que la ABE publique sus conclusiones en julio, lo que permitirá conocer la capacidad de resistencia de los distintos bancos. Dada la incertidumbre restante, los inversores deberían centrarse en los bancos que son capaces de soportar un escenario prolongado de COVID-19 sin comprometer los fundamentos del crédito. Por esta razón, seguimos centrándonos en los principales bancos europeos, ya sean bancos de importancia sistémica mundial o campeones nacionales.

 

 

Columna de Romain Miginiac, jefe de investigación en Atlanticomnium S.A, firma de inversión especializada en bonos corporativos. Atlanticomnium gestiona activos para GAM Investments.

 

Anotaciones:

(1) La muestra incluye a UBS, Credit Suisse, Standard Chartered, HSBC, Deutsche Bank, Barclays y Banco Santander. Sólo con fines ilustrativos.

 

 

Información legal importante

La información contenida en este documento es meramente informativa y no constituye un asesoramiento de inversión. Las opiniones y estimaciones contenidas en este documento están sujetas a cambios y reflejan las opiniones de GAM en el entorno económico actual. No se acepta ninguna responsabilidad por la exactitud o integridad de la información. Los resultados pasados no son indicativos de los resultados actuales o futuros. Los instrumentos financieros mencionados tienen un carácter meramente ilustrativo y no deben interpretarse como una oferta directa, una recomendación de inversión o un consejo de inversión. La mención de un valor no constituye una recomendación de compra o venta de dicho valor. Los valores enumerados se han seleccionado del universo de valores cubiertos por los gestores de la cartera para ayudar al lector a comprender mejor los temas presentados. Los valores que figuran en la lista no están necesariamente en manos de ninguna cartera y no son recomendaciones de los gestores de la misma. No hay garantía de que las declaraciones prospectivas se hagan realidad.

 

 

Acerca de Romain Miginiac

Romain Miginiac es responsable de research en Atlanticomnium S.A, firma de inversión especializada en bonos corporativos. Atlanticomnium gestiona activos para GAM Investments desde 1985. En la actualidad, múltiples estrategias de renta fija corporativa de GAM son gestionadas por Atlanticomnium.  

 

 

menu