Última actualización: 11:44 / Miércoles, 13 Abril 2022
Tribuna de AllianzGI

Cuatro focos de optimismo en medio de la venta global de acciones

Imagen

La renta variable mundial ha tenido un comienzo difícil en 2022 en medio de una tormenta perfecta de malas noticias: Rusia invadió Ucrania, la inflación está aumentando a su ritmo más rápido en décadas en la mayoría de las economías desarrolladas, y los bancos centrales han comenzado a endurecer la política monetaria. Las valoraciones de las acciones, que se habían beneficiado de una liquidez sin precedentes inyectada en los mercados financieros para amortiguar el impacto de la pandemia del virus del COVID-19, respondieron de la misma manera.

Mientras que muchos inversores están adoptando un enfoque de "no riesgo", nosotros seguimos siendo optimistas en cuanto a las perspectivas a largo plazo de la renta variable mundial, especialmente en los mercados no estadounidenses, incluida la Europa desarrollada y China

Las oportunidades son ahora más selectivas en función de la disminución de la liquidez y la subida de los tipos de interés, pero vemos cuatro áreas de interés que los inversionistas deben tener en cuenta hoy en día: la dispersión del rendimiento de la renta variable en determinados mercados, las empresas de calidad con poder de fijación de precios, la búsqueda de gangas en medio de una mayor volatilidad y el darwinismo digital.

La dispersión del rendimiento de la renta variable favorece a ciertos mercados

Durante los dos primeros meses de 2022, el MCSI All Country World Index perdió un 7,4% al aumentar las expectativas sobre el número de veces que los principales bancos centrales mundiales (es decir, la Reserva Federal de EE.UU. y el Banco Central Europeo) subirán los tipos de interés. En enero, el consenso era que la Reserva Federal subiría los tipos tres veces este año y, a mediados de marzo, las expectativas eran de un total de siete.

El fin de una era de política monetaria flexible, que reforzó las valoraciones de la renta variable en 2019 (el MSCI ACWI subió un 26,6%,) 2020 (16,2%) y 2021 (18,5%) y contuvo la volatilidad, ha provocado una rotación de los valores de crecimiento a los de valor para muchos inversionistas

Esta rotación, a su vez, ha generado una creciente dispersión de los rendimientos, al aumentar la volatilidad y ajustarse las asignaciones a nivel de valores, sectores, países, regiones y factores de estilo. Por ejemplo, en EE.UU., el NASDAQ, con un fuerte componente tecnológico, cayó un 12,4% en los dos primeros meses del año, lo que supone un rendimiento muy inferior al del Dow Jones Industrial Average, que bajó un 6,9%.

Esta dispersión refleja la mayor rotación de crecimiento a valor en una década, al igual que el fuerte rendimiento relativo del FTSE 100 de Londres, con una fuerte ponderación de los sectores de valor, como los bancos, la energía y las mineras. En Europa, a finales de febrero, el índice MCSI Europe Value superaba al índice MSCI Europe Growth en un 11,1%.

La dispersión del rendimiento también es evidente en los distintos mercados de valores de China. El MSCI Overseas China, dominado por las megacapitalizaciones que cotizan como ADR, cayó un 38% en 2021, frente a las ganancias del 3,2% del índice MSCI China A Onshore, de capitalización total (acciones cotizadas en Shanghai y Shenzhen), que refleja mejor el potencial de crecimiento de la economía china nacional.

Las empresas de calidad con poder de fijación de precios deberían obtener mejores resultados en un contexto de alta inflación

Aunque es importante a corto plazo, el debate sobre si hay que rotar de valores de crecimiento a valor debería, en nuestra opinión, preocupar menos a los inversionistas a largo plazo. En otras palabras, lo más importante a largo plazo es invertir en grandes empresas que tengan la capacidad de aumentar estructuralmente los flujos de caja y los beneficios a largo plazo, independientemente de que se consideren de crecimiento o de valor.

Los inversionistas que se preguntan qué cualidades hacen a las grandes empresas pueden revisar las Cinco Fuerzas de Porter, un marco para evaluar la fuerza competitiva y el potencial a largo plazo de un negocio. Ahora son especialmente interesantes las empresas con poder de fijación de precios que pueden repercutir en los usuarios finales mientras la inflación es alta. Ya estamos viendo una mayor diferenciación en los resultados de los beneficios entre las empresas que pueden trasladar el aumento de los precios de los insumos a los clientes y las que se quedan comprimiendo sus propios márgenes de beneficio; un tema que probablemente ocupará muchos titulares en los próximos trimestres a medida que los informes de beneficios reflejen esta nueva realidad.

La volatilidad crea gangas

En los mercados volátiles, los inversionistas deben tomarse el tiempo necesario para separar la señal del ruido. Las acciones mundiales se han visto inundadas de liquidez gracias al rápido crecimiento del balance de los principales bancos centrales. La Reserva Federal (Fed), por ejemplo, ha duplicado su balance hasta casi nueve billones de dólares desde principios de 2000. Utilizando una analogía con la pesca, esa liquidez es como arrojar dinamita en un lago: los pescadores pueden coger fácilmente cualquier pez flotante y probablemente obtener beneficios, incluso con las empresas más especulativas. Hoy, al retirarse la liquidez, el lago sigue teniendo muchos peces, pero los inversores deben esforzarse más para encontrar los buenos. Dicho esto, cabe destacar que la reciente liquidación ha sido descendente, arrastrando a muchas empresas con sólidos fundamentos que presentaron resultados muy sólidos en 2021. Esto sugiere que muchas de estas empresas son víctimas de la narrativa de la subida de los tipos, creando una oportunidad ascendente para los cazadores de gangas.

El darwinismo digital está remodelando la economía

La pandemia del COVID-19 ha acelerado la tendencia del darwinismo digital, según la cual las empresas que establecen su superioridad en nuevas tecnologías cruciales pueden obtener una ventaja transformadora a largo plazo. Esta tendencia, que ha reimaginado el mundo de la tecnología de consumo, está arrasando ahora el ecosistema tecnológico de empresa a empresa. Los sectores clave que están a la vanguardia de este cambio son la inteligencia artificial, la computación en la nube, la robótica, la automatización industrial, los vehículos eléctricos y la tecnología de las energías renovables, entre otros. 

Mientras que los gigantes tecnológicos estadounidenses orientados al consumidor han obtenido mejores resultados en los últimos años, muchas empresas europeas proporcionan ahora la tecnología, el software o el hardware subyacentes para facilitar muchas de estas tendencias temáticas entre empresas (B2B). Asimismo, China también está invirtiendo mucho en estas áreas, atrayendo un récord de 131.000 millones de dólares en capital de riesgo en 2021, según la firma de investigación Preqin.Ante esto, los inversionistas deben diversificar y buscar oportunidades en regiones que se pasaron por alto en el reciente boom tecnológico.

En medio de esta volatilidad, los inversores deberían volver a lo básico, buscando empresas de calidad que puedan prosperar en estos tiempos difíciles. La oportunidad se extiende más allá de EE.UU., Europa y China a lugares como Sudamérica, Oriente Medio, África, Japón y Australia. Por muy duros que sean los mercados volátiles, con la investigación adecuada y adoptando una visión a largo plazo, los inversores pueden beneficiarse.

 

Tribuna elaborada por Marcus Morris-Eyton y Christian McCormick.

Acerca de Christian McCormick

Christian McCormick, CFA, Senior Product Specialist en renta variable China y director en Allianz Global Investors, que se incorporó a la gestora en 2015. Christian es licenciado por el Principia College.

Acerca de Marcus Morris-Eyton

Marcus Morris-Eyton es gestor de carteras de renta variable de crecimiento en AllianzGI, con sede en Londres.

menu