Última actualización: 10:25 / Martes, 16 Noviembre 2021
Aberdeen Standard Investments

¿Qué significa la presidencia de Biden para la deuda emergente?

Imagen

Tal vez la imprevisible presidencia de Donald Trump haya sido convenientemente rubricada por la impactante invasión del Capitolio por parte de algunos de sus partidarios que vimos hace poco. Nada de esto, ni el anuncio de políticas a través de Twitter (a menudo en mitad de la noche), podría haberse imaginado antes de Trump. Por lo tanto, quizá el cambio más visible de la nueva presidencia de Joe Biden sea el regreso a una forma de actuar más establecida y predecible.

Los mercados de riesgo acogerán con satisfacción el hecho de que la marcha del anterior presidente de Estados Unidos haya eliminado una fuente de volatilidad. Creemos que en particular, para los activos de los mercados emergentes (deuda y acciones), la nueva presidencia también debería ser algo más positivo. Esto se explica por los probables cambios tanto en las relaciones internacionales como en la política económica interna de Estados Unidos.

Vuelta al civismo y a una política exterior estadounidense más consolidada

En el ámbito de las relaciones internacionales, la presidencia de Biden presagia una vuelta a una política exterior estadounidense más consolidada, con menos unilateralidad y a una mayor confianza en las alianzas tradicionales. La vuelta a la "normalidad" se notará sobre todo en la política comercial. Sin embargo, sería ingenuo esperar que las fricciones comerciales entre Estados Unidos y China desaparezcan o incluso se disipen de forma significativa. De hecho, reconociendo las fuerzas subyacentes del nacionalismo, los altos cargos de Biden ya han avalado en lo esencial la opinión de Trump sobre China como "competidor estratégico".

Menos aranceles, pero China sigue siendo considerada una amenaza 

No obstante, el diálogo internacional debería ser más civilizado, y este será un punto de partida importante. En términos más prácticos, nuestro escenario base es que la nueva administración Biden utilizará los aranceles con menos frecuencia. Esto es claramente positivo para los mercados emergentes intensivos en exportaciones, especialmente China y los países cercanos, y para los que están profundamente integrados en su cadena de suministro productiva. También es muy importante para el sector mundial de la información, la comunicación y la tecnología (TIC), que depende en gran medida de esta cadena de suministro.

Un paso menos fácil para algunos países

Aunque el enfoque de Biden debería ser más constructivo para la mayoría, algunos países pueden prever presiones más comunes. En particular, los países con un historial cuestionable en materia de derechos humanos y/o con aspiraciones geopolíticas (esencialmente los que no coinciden con Estados Unidos) tienen muchas menos probabilidades de obtener fácilmente la aprobación del país. Aparte de China, existen otros tres ejemplos destacados cuyos "hombres fuertes" habrían preferido, casi con toda seguridad, el statu quo de Trump: Rusia, Turquía y Arabia Saudí.

Re-regulación y reversión de los recortes de impuestos

También en el frente interno, la era presidencial de Biden presagia cambios significativos. Dada la gran importancia mundial de la economía estadounidense, esto podría tener algunas consecuencias transfronterizas de gran alcance. Para los mercados emergentes, prevemos impactos positivos a través de al menos dos canales clave: 1) una tendencia a la "re-regulación" y 2) un aumento significativo del gasto fiscal estadounidense.

La desregulación de la era Trump, junto con un gran recorte del impuesto de sociedades, aumentó aún más el atractivo de la inversión en Estados Unidos. Y las significativas entradas de capital global fueron sin duda un factor clave que contribuyó a que la bolsa estadounidense batiera récords de rentabilidad a nivel mundial durante la última década. Sin embargo, se espera que el gobierno de Biden intente revertir el recorte de impuestos de Trump, aunque probablemente no hasta el 35% desde el 21% actual. Además, es muy probable que se invierta la tendencia desreguladora, en parte para restablecer las normas medioambientales debilitadas de los últimos años. En igualdad de condiciones, estos cambios tenderían a reducir el magnetismo que tiene Estados Unidos sobre el capital mundial. Por el contrario, otros activos de riesgo mundiales, incluidos los de los mercados emergentes, deberían parecer más atractivos.

Se despeja el camino para un importante estímulo fiscal en EE.UU.

En el frente fiscal, siempre se esperó que una victoria presidencial del demócrata implicara una aceleración del gasto público estadounidense. Sin embargo, la reciente segunda vuelta de las elecciones en el estado de Georgia ha ayudado dado que los demócratas controlen ahora  efectivamente las dos Cámaras del Congreso. Esto significa que el camino para un mayor estímulo fiscal en EE.UU. se ha allanado de forma significativa. Creemos que esto es positivo para los activos de riesgo de los mercados emergentes, ya que el aumento del gasto de EE.UU. sugiere un mayor déficit por cuenta corriente del país, que suele ser negativo para el dólar. Esto es importante porque un debilitamiento de la divisa norteamericana hace que las inversiones no estadounidenses sean más atractivas para los inversores mundiales.

Implicaciones para la deuda emergente

La mayoría de las reflexiones anteriores refuerzan los argumentos generales a favor de todos los activos de riesgo emergentes. Sin embargo, si se examina más detenidamente la deuda emergente, los argumentos a favor de algunas áreas parecen más sólidos que otros. Todos los segmentos del universo de la deuda emergente sufrieron presiones vendedoras durante el periodo de mayor temor de la pandemia en marzo de 2020. Sin embargo, a partir de entonces asistimos a una poderosa recuperación sostenida, lo que hace que el argumento de las valoraciones generales sea algo menos convincente.

Por ello, creemos que el entorno actual exige una mayor capacidad de selección. En términos de segmentos, las áreas que todavía parecen relativamente "baratas" son los bonos soberanos de mayor rendimiento y los bonos en moneda local. Los bonos soberanos de alto rendimiento de los mercados emergentes se han quedado rezagados con respecto a la compresión de los diferenciales de los bonos de alto rendimiento estadounidenses durante algún tiempo. 

En lo que respecta a los bonos emergentes en moneda local, durante la última década el entorno de fortaleza sostenida del dólar estadounidense ha sido uno de los principales impulsores de su peor comportamiento. Esto hace que la clase de activo parezca barata en términos relativos. Además, el probable efecto de debilitamiento del dólar por el aumento del gasto fiscal en EE.UU., ya mencionado, también es especialmente prometedor para esta clase de activo.

Columna de Edwin Gutierrez, Head of Emerging Market Sovereign Debt de Aberdeen Standard Investments

Acerca de Edwin Gutierrez

Edwin Gutierrez es Head of Emerging Market Sovereign Debt de Aberdeen Standard Investments desde hace más de 15 años. Previamente fue gestor de carteras en Deutsche Asset Management y en Invesco Ltd.

menu