Última actualización: 03:45 / Martes, 10 Mayo 2022
AXA Investment Managers

Perspectivas de inversión para los fondos de pensiones: desafíos y oportunidades

Imagen
  • Hay varias incertidumbres en las perspectivas económicas y de mercado que son importantes para los fondos de pensiones
  • Los bancos centrales ya están indicando su deseo de "normalizar" la política monetaria, lo que a su vez reducirá el espacio del que disponen los gobiernos para financiar el gasto deficitario
  • Las perspectivas centrales para este año son de un aumento de los rendimientos reales y nominales de los bonos, lo que refleja el cambio a una postura monetaria mundial más estricta y unas expectativas de inflación más altas

Hay varias incertidumbres en las perspectivas económicas y de mercado que son importantes para los fondos de pensiones. Según expone Chris Iggo, director de Inversiones de AXA Investment Managers, la más significativa de ellas gira en torno a los tipos de interés y a si la economía mundial es lo suficientemente fuerte como para hacer frente a otras posibles perturbaciones relacionadas con el COVID-19.

En comparación, ni la economía mundial ni los mercados financieros recibirán el mismo tipo de apoyo político este año. Los bancos centrales ya están indicando su deseo de "normalizar" la política monetaria, lo que a su vez reducirá el espacio del que disponen los gobiernos para financiar el gasto deficitario.

Por lo tanto, no es probable que se repitan los rendimientos estelares de los mercados mundiales de renta variable de los dos últimos años. Los planes de pensiones se han beneficiado en sus carteras de crecimiento de estos fuertes rendimientos del mercado. En muchos países, esto ha mejorado los ratios de financiación. A principios de 2022, los gestores de los fondos podrían considerar la posibilidad de consolidar estas ganancias.

 "Las perspectivas centrales para este año son de un aumento de los rendimientos reales y nominales de los bonos, lo que refleja el cambio a una postura monetaria mundial más estricta y unas expectativas de inflación más altas"

En cuanto a las perspectivas de los tipos de interés, hay numerosos factores en juego. La pandemia ha perturbado la economía mundial más de lo que se pensaba en un principio, cuando los responsables políticos respondieron rápidamente a los confinamientos a principios de 2020.

Desde entonces ha quedado claro que la producción y la distribución, así como muchas partes del sector de los servicios, se han visto afectadas por los cuellos de botella, la escasez de suministros y la continua falta de personal. El resultado ha sido un rápido aumento de la inflación. La gravedad de la subida ha cogido por sorpresa a los bancos centrales, sobre todo porque llevaban varios años intentando conseguir niveles de inflación algo más elevados. Ahora el reto consiste en fijar la política monetaria en consecuencia cuando no está claro si la inflación actual es transitoria o potencialmente más duradera.

Política de endurecimiento y reasignación de activos

Esto último parece ahora más probable. Por lo tanto, la política monetaria se endurecerá. Este es el mensaje que ya han transmitido varios bancos centrales, como la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra. El calendario de subidas de tipos en Estados Unidos y la Eurozona es todavía algo incierto, pero cada vez está más claro que, al menos en EE. UU., hay mayor probabilidad de que continúen las subidas de tipos.

Junto con la subida de los tipos, los bancos centrales están retirando las compras de activos. Esto podría repercutir en la liquidez de los mercados de renta fija, contribuyendo a elevar los rendimientos reales y a ampliar los diferenciales de crédito de las empresas. Si además se tiene en cuenta que las expectativas inflacionistas también han aumentado, el resultado será un mayor rendimiento de los bonos en todo el espectro de vencimientos.

El aumento de los rendimientos de los bonos, en lugar de su disminución, podría ser una buena noticia para muchos gestores de fondos de pensiones y, ciertamente, los planes activos tendrán la oportunidad de invertir en renta fija con mayores rendimientos en los próximos meses. La reasignación de los fondos de renta variable a los de crédito de mayor rendimiento es una tendencia que podríamos ver en 2022, especialmente en los planes más maduros y bien financiados.

En los casos en que la indexación a la inflación sea un problema, es probable que los bonos ligados a la inflación sigan siendo atractivos. Como clase de activo, los bonos ligados a la inflación fueron uno de los que mejor se comportaron dentro de la renta fija en 2021 y podrían seguir liderando el camino este año. Los bonos nominales corren el riesgo de que los bancos centrales endurezcan su política monetaria.

Sin embargo, sigue existiendo una especie de enigma en los bonos. Dada la rapidez y la magnitud del aumento de la inflación en el último año, los rendimientos de los bonos a largo plazo siguen siendo bajos en comparación con los estándares históricos.

El aumento de los rendimientos

Una vez que los bancos centrales dejen de comprar bonos y se produzcan las subidas de tipos, los rendimientos de los bonos deberían subir. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la tendencia secular ha sido de unos rendimientos de los bonos muy bajos, lo que podría estar relacionado con la demografía, el menor crecimiento económico subyacente y la incertidumbre sobre el futuro relacionada con factores globales como la pandemia y el cambio climático.

No obstante, las perspectivas principales para este año son de un aumento de los rendimientos reales y nominales de los bonos, lo que refleja el cambio hacia una postura monetaria mundial más estricta y unas expectativas de inflación más elevadas. Es probable que el impacto en los bonos corporativos sea el de una ampliación de los diferenciales de crédito genéricos. Esto también depende de lo que ocurra con el crecimiento mundial y la evolución de los mercados de renta variable.

Los economistas siguen apuntando a una importante demanda potencial mundial y a la necesidad de que las industrias reconstruyan sus inventarios y reorienten sus cadenas de suministro. Además, si los precios de la energía empiezan a moderarse, esto ayudará a la liquidez de los hogares y las empresas. Por tanto, las perspectivas de crecimiento económico siguen siendo alcistas, aunque haya más incertidumbres. Hace un año, todo giraba en torno a la lucha contra la pandemia.

Hoy en día, todavía se trata de eso, ya que el riesgo de nuevas variantes del virus COVID-19 se ha hecho muy evidente. Pero ahora también se trata de luchar contra la inflación. La historia nos dice que los brotes de inflación tienden a terminar con un endurecimiento monetario agresivo y una posterior sacudida del crecimiento económico. Teniendo en cuenta este riesgo, hay que cuestionar la capacidad de la renta variable mundial para ofrecer el tipo de crecimiento de los beneficios visto desde 2019. Al mismo tiempo, el aumento de los rendimientos de los bonos desplaza la valoración relativa entre la renta variable y la renta fija y podría requerir una cierta desvalorización en los mercados de renta variable.

La visión a más largo plazo es un poco más clara desde la perspectiva de la inversión. En la opinión de Chris Iggo, es poco probable que se produzca una espiral de inflación de los precios salariales durante varios años, y la tendencia secular de los tipos de interés reales sugiere que la subida de los rendimientos de los bonos es algo limitada. Parece más probable que se produzca un pico cíclico de los rendimientos del Tesoro estadounidense entre el 3% y el 4%. Mientras tanto, megatendencias como la descarbonización, la digitalización y la responsabilidad social serán disruptivas para muchas industrias, creando oportunidades de crecimiento a largo plazo en los mercados de renta variable.

La más apremiante es la necesidad de descarbonizar la economía mundial y los fondos de pensiones tienen un papel que desempeñar en la forma de asignar el capital y en la manera de relacionarse con sus gestores de activos y empresas participadas. Los bonos verdes ofrecen los atractivos de los perfiles de riesgo dentro de la renta fija con la oportunidad de financiar la transición verde y es probable que sigan creciendo rápidamente como una asignación dentro de los fondos de pensiones de todo tipo en todo el mundo.

 

 

menu