Última actualización: 17:43 / Jueves, 30 Septiembre 2021
Cryptotrust fue lanzada en 2018

Martín Larzabal deja la gerencia de inversiones de República AFAP para centrarse en su start up de fiduciaria cripto

Imagen
  • Después de 23 años de trabajo en el principal fondo de pensiones de Uruguay, República AFAP, Martín Larzabal cambia de rumbo profesional para dedicarse completamente a la start up que fundó hace cinco años junto con dos socios: la fiduciaria Cryptotrust
  • Cryptotrust Fiduciaria SA es la primera empresa fiduciaria de Uruguay orientada al mundo de las criptomonedas y el blockchain
  • “Hasta ahora hemos tenido muy bajo perfil, los inversores que han participado son gente conocida que confía en nosotros. Ahora la idea es poder llegar a la banca privada, los financial advisors y los family offices que están mirando este tipo de clase de activo. Nuestro papel es explicar qué valor agragegado tiene para el mercado”

Después de 23 años de trabajo en el principal fondo de pensiones de Uruguay, República AFAP, Martín Larzabal cambia de rumbo profesional para dedicarse completamente a la start up que fundó hace cinco años junto con dos socios: la fiduciaria Cryptotrust.

“Luego de 23 años, más allá de que cada año surjan nuevos desafíos, uno ve que están pasando cosas en el mundo de las finanzas modernas y descentralizadas. Hace cinco años, en 2016, mi actual socio (Juan Manini) me preguntó si sería posible administrar carteras con activos digitales en Uruguay y la idea me pareció muy atractiva. Entonces empezamos a armar la start up que tenemos hoy (una fiduciaria especializada en activos digitales) y que lanzamos en 2018”, explica Larzabal, quien hasta este jueves fuera gerente de inversiones de República AFAP. 

Los criptoactivos como opción de inversión para la banca privada uruguaya

Cryptotrust Fiduciaria SA es la primera empresa fiduciaria de Uruguay orientada al mundo de las criptomonedas y el blockchain. La compañía tiene como objetivo estructurar, gestionar y custodiar una familia de fideicomisos que invierten el patrimonio fideicomitido en portafolios diversificados de activos digitales. Sus tres socios son el propio Larzabal, Juan Manini y Carolina Grunberg.

Según el sitio web de la firma, “el primer fideicomiso, actualmente en período de adhesión, se llama ¨Génesis Block I¨ y permite a sus fideicomitentes tener exposición a una canasta de criptomonedas mediante el uso de moneda fiat, sin la complejidad que estas operaciones implican, simplemente firmando un contrato de adhesión sujeto a las leyes de nuestro país”.

El contexto de tasas bajas y de inflación es idóneo para la inversión en criptoactivos, considera Larzabal, quien explica que en esta etapa están centrados en los clientes de Uruguay: “Hasta ahora hemos tenido muy bajo perfil. Los inversores que han participado son gente conocida que confía en nosotros. Ahora, la idea es poder llegar a la banca privada, los financial advisors y los family offices que están mirando este tipo de clase de activo. Nuestro papel es explicar qué valor agragegado tiene para el mercado”, señala.

El principal desafío del emprendimiento “es hacerle entender a las personas cómo funciona este nuevo mundo para que comprendan sus riesgos y ventajas”. En este sentido, Cryptotrust tiene un importante trabajo de educación financiera por delante.

Tributación y criptoactivos

Larzabal explica que “en los fideicomisos de administración, el vehículo de inversión está gravado, con lo cual el propio fideicomiso es agente de retención, así que los partícipes no se tienen que encargar de nada. No todas las jurisdicciones han definido si las criptomonedas son un medio de pago o una mercadería, pero en Uruguay las autoridades se han expedido y han dicho que no es un medio de pago, con lo cual se considera una mercadería”.

Balance de 23 años en República AFAP

Martín Larzabal considera que su principal logro al frente de la política de inversiones de República AFAP fue obtener una cartera verdaderamente diversificada mediante una mayor inversión en la economía real: “Creo que lo más importante de mi balance fue la buena interacción con el sector real de la economía. Hasta el año 2010, las AFAPs no invertíamos en el sector real, pero en junio de 2011 lanzamos el primer fideicomiso, un proyecto forestal, y a partir de ahí se fondearos toda una serie de proyectos en el mercado, política en la que estuvimos muy implicados”.

“Hoy en día la mayoría de las inversiones de República AFAP se hacen en la economía real y un 40% está invertido en títulos y bonos del tesoro, cuando hace 10 años en el sector real los activos estaban por debajo del 10%, con posiciones de hasta un 70% de títulos del sector público. Así que hicimos una verdadera diversificación”, añade.

Sobre los temas pendientes, Martín Larzabal considera que el mercado de capitales uruguayo en general está en falta a la hora de financiar el acceso a la vivienda: “Es necesario hacer llegar los créditos inmobiliarios a sectores de la población que se encuentran también en la clase media. Los bancos se centran actualmente en el segmento alto de ingresos pero los segmentos medios, que tienen ingresos pero no capacidad de ahorro, no tienen acceso al crédito”.

 

 

menu