Última actualización: 10:33 / Martes, 1 Diciembre 2020
Se convertirá en el banco de mayor tamaño del mercado doméstico

Los accionistas de Bankia aprueban la fusión con CaixaBank

Imagen
  • La transacción generará nuevos ingresos por la renegociación de los acuerdos suscritos por Bankia en el ámbito de seguros
  • Los accionistas de CaixaBank representarán el 74,2% del capital de la nueva entidad, y los de Bankia, el 25,8%
  • La nueva entidad mantendrá la marca CaixaBank y está previsto cerrar la operación durante el primer trimestre de 2021, una vez recibidas las autorizaciones regulatorias pertinentes

La Junta General Extraordinaria de Accionistas de Bankia aprueba el proyecto de fusión por absorción de Bankia por CaixaBank, que dará lugar a una franquicia de servicios financieros de con más de 20 millones de clientes.

La ecuación de canje fijada es de 0,6845 acciones ordinarias nuevas de CaixaBank por cada acción de Bankia y el precio incluye una prima del 20% sobre la ecuación de canje a cierre del 3 de septiembre, antes de la comunicación al mercado de la existencia de negociaciones sobre la operación. Además, supone una prima del 28% sobre la media de ecuaciones de canje de los últimos tres meses. La nueva entidad mantendrá la marca CaixaBank y está previsto cerrar la operación durante el primer trimestre de 2021, una vez recibidas todas las autorizaciones regulatorias pertinentes.

“La incidencia del COVID-19 y la previsible persistencia en el largo plazo de tipos de interés en el terreno negativo hacen que nuestro camino para los próximos años sea un camino que debemos recorrer acompañados. Acompañados por el mejor compañero de viaje que podíamos tener para iniciar esta nueva etapa, que es CaixaBank”, explica el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.

La entidad combinada superará los 660.000 millones en activos totales, un volumen que le convertirá en el banco de mayor tamaño del mercado doméstico y una capitalización bursátil superior a los 16.000 millones de euros.

Goirigolzarri, que será presidente ejecutivo del nuevo grupo, ha afirmado que “tenemos a día de hoy grandes incertidumbres sobre cómo será el futuro, pero, de lo que estamos seguros es de que ese futuro será mejor en esta nueva entidad que se conforma tras la fusión de Bankia y CaixaBank, que el futuro de cada una de las entidades de forma individual, por separado”.

El nuevo grupo busca reforzar su liderazgo en banca retail en España, con más de 20 millones de clientes y la primera posición en la cuota de mercado en varios productos: depósitos (24%), créditos (25%) y ahorro largo plazo (29%), que incluye los seguros de ahorro, los fondos de inversión y los planes de pensiones.

“Esta operación constituye un proyecto de creación de valor para clientes y accionistas, mejorando los niveles de eficiencia y de rentabilidad, a partir de una excelente base de clientes, muy diversificada en actividades y geográficamente con acceso a una plataforma de distribución única y la mejor oferta de productos y servicios”, subrayan desde la entidad.

Además, esta transacción generará nuevos ingresos por la renegociación de los acuerdos suscritos por Bankia en el ámbito de seguros y por la capacidad de ofrecer un porfolio de productos y servicios más amplio y de alta calidad a una base mayor de clientes. En un horizonte de cinco años, las previsiones del banco apuntan a unos ingresos por sinergias de ingresos de 290 millones de euros anuales.

Por otro lado, la entidad espera conseguir ahorros recurrentes de costes de 770 millones de euros anuales (de forma plena a partir de 2023), que mejorarán la ratio de eficiencia hasta situarla “en niveles muy competitivos” (ratio de eficiencia proforma a 2019 del 47,9% incorporando el 100% de las sinergias).

Además, con la generación de sinergias el banco también espera mejorar la rentabilidad esperada, con un RoTE estimado a partir del consenso del mercado que se situará en niveles superiores al 8% en 2022. Asimismo, “la sólida posición de capital de Bankia y CaixaBank permitirá absorber los costes de reestructuración y los ajustes de valoración, resultando en una ratio CET1 de la entidad combinada del 11,6%, manteniendo un amplio margen (310 puntos básicos) sobre el nivel exigido regulatoriamente”, según explican desde el banco.

Accionariado de la nueva entidad

Los accionistas de CaixaBank representarán, inicialmente, el 74,2% del capital de la nueva entidad, y los de Bankia, el 25,8%. CriteriaCaixa, entidad controlada al 100% por la Fundación Bancaria la Caixa, se mantendrá como accionista de referencia de CaixaBank, con alrededor del 30% del accionariado, mientras que el FROB alcanzará el 16,1%.

La estructura accionarial de la entidad combinada se completa con un 54% de free float (acciones cotizadas en el mercado de valores), un 37% que corresponde a inversores institucionales y un 17%, al mercado minorista.

“Iniciamos un nuevo proyecto que es tremendamente ilusionante, y que nos llena de orgullo, pero también de responsabilidad. Para afrontar esta gran responsabilidad contamos con la experiencia e ilusión de dos grandes equipos”, añade Goirigolzarri.

menu