Última actualización: 18:33 / Jueves, 19 Mayo 2022
Uno de los primeros multi family offices de Chile

Caja y alternativos: lo que Alcalá Inversiones ha visto timoneando patrimonios familiares en la volatilidad

Imagen
René Sepúlveda, gerente general de Alcalá Inversiones
  • La subida de la inflación y las tasas de interés ha dejado una huella en las carteras, como una inclinación por la renta fija de corta duración
  • Un segmento que ha visto un mayor interés es el de los activos ilíquidos, en busca de retornos con menor volatilidad en la cartera
  • Uno de los desafíos actuales son las ansiedades provocadas por la volatilidad, por lo que una política de inversión sólida se vuelve fundamental, comentan

En los últimos tres años, los inversionistas chilenos han tenido que aprender a manejar niveles de volatilidad a los que no estaban acostumbrados. Y en un contexto en que las protestas de octubre de 2019 gatillaron un proceso político que aún genera incertidumbre y un escenario global plagado de riesgos, subidas de tasas y brotes inflacionarios, la gestión de los patrimonios familiares ha visto ciertos cambios.

Ese es el panorama que describen desde Alcalá Inversiones, uno de los primeros multi family office (MFO) creados en Chile, que en 2019 fue adquirido por LarrainVial y actualmente gestiona alrededor de 2.000 millones de dólares en activos.

Si bien los riesgos son variados a lo largo del mundo, una de las preocupaciones principales son el aumento de la inflación y el aceleramiento de las subidas de tasas con los que los bancos centrales han estado tratando de controlarla. En un contexto en que se espera que –considerando las presiones por el lado de la oferta y la demanda– la inflación se normalice de aquí a finales de 2023, esto ha dejado una huella en los portafolios.

En el caso de Alcalá, el gerente general René Sepúlveda describe un potenciamiento de la caja y un mayor interés por los activos alternativos, con miras a reducir la volatilidad de las carteras y generar retorno.

Renta fija

La filosofía del MFO chileno ha sido “prudencia y cuidado de la caja”, comenta Sepúlveda en entrevista con Funds Society. Con esto, los capitales se han inclinado por la renta fija de baja duración y con bajos niveles de spread.

“A veces la caja, que normalmente no le gusta a los inversionistas, es el mal menor. Sobre todo, en un ambiente como el que estamos viviendo hoy día, de alta volatilidad. El único refugio que ha habido en el año ha sido la caja y un par de commodities”, explica el ejecutivo.

Ahora, la pregunta es si, tras las sucesivas subidas de tasa a nivel global, vale la pena empezar a alargar la duración. Y para el gerente general de la firma, los riesgos persisten. “La tasa base es probable que se mantenga alta o que incluso pueda seguir subiendo un poco más. Los spreads de la renta fija todavía no han escalado lo suficiente como para decir que la renta fija está muy atractiva”, comenta, agregando que apostar por instrumentos de mayor riesgo podría traer más pérdidas, en el caso de que los diferenciales de tasa aumenten a raíz del deterioro de la actividad económica.

Por lo mismo, una estrategia que evalúan en el MFO es tomar plazos más largos de deuda, pero inclinándose por instrumentos de mayor calidad crediticia. Estos papeles investment grade, comenta Sepúlveda, pueden pagar entre 4% y 5% en dólares, ayudando a mitigar el impacto en la inflación.

Alternativos

Otro punto de interés que han identificado en la firma de gestión patrimonial son los activos menos líquidos.

Si bien cada familia tiene su propia política de inversión –adaptada a sus necesidades y objetivos–, en Alcalá han notado un mayor interés en el segmento alternativo, dado que permite una mayor descorrelación de los mercados y no tienen una valorización tan frecuente como los activos tradicionales. Con esto, explica el gerente general de la firma, los inversionistas tienen acceso a un premio de retorno por iliquidez y bajar el nivel de volatilidad de las carteras.

Ahora, sobre las clases de activos específicas, Sepúlveda asegura que dependen de cada familia, pero que los activos inmobiliarios tienden a ser una preferencia. Además, otro segmento se abre terreno, cada vez con más interesados: el capital de riesgo. “Hay interés, sobre todo entre las nuevas generaciones de familiares, de ingresar en venture capital”, señala.

Gestión emocional

En un mundo sacudido, Sepúlveda no ve que se haya visto una reducción del apetito por riesgo entre los inversionistas, pero los episodios de volatilidad sí han reforzado la necesidad de que los asesores financieros manejen las expectativas de sus clientes.

“Los episodios de volatilidad son cada vez más frecuentes, por lo tanto, el manejo nuestro tiene que ser con una muy buena política de inversión. Si tú vas al vaivén de los mercados y los acontecimientos, finalmente vas a tener una merma importante, porque vas a tomar decisiones muy estomacales”, señala el máximo ejecutivo de Alcalá.

En esa línea, destaca que “la misión nuestra como asesores es mitigar esa emocionalidad”, con una política de inversiones sólida con mirada de largo plazo.

 

menu