Última actualización: 07:30 / Viernes, 16 Abril 2021
5ª Conferencia anual de inversores

Azvalor AM prevé un potencial de revalorización de sus fondos superior al 200%

Imagen
  • En 2019, y gracias a la aplicación de MiFID II, Azvalor ha reducido los costes en intermediación en un 33%
  • La gestora reducirá el importe mínimo para las aportaciones adicionales, que pasará de los 500 a los 100 euros
  • A partir del 16 de marzo, todos los trámites de alta en los fondos de Azvalor podrán realizarse de forma completamente digital
  • El coronavirus podría generar nuevas oportunidades

Azvalor Asset Management ha celebrado su 5ª Conferencia Anual de Inversores en los Teatros del Canal de Madrid. En el transcurso de esta convocatoria dirigida a todos sus participes, la gestora de la que son fundadores Álvaro Guzmán de Lázaro, Fernando Bernad, Beltrán Parages y Sergio Fernández Pacheco, ha mostrado una gran convicción en sus carteras y en el alto potencial de revalorización de sus fondos, que supera el 200%, tras las caídas de las últimas semanas ante la crisis del coronavirus.

Durante 2019 se registraron 12.000 nuevas operaciones, con una incorporación de 1.749 coinversores (entre fondos de inversión y fondos de pensiones).

Tras la aplicación de la normativa europea MiFID II, la gestora ha conseguido una disminución de los costes de brokeraje y análisis para sus coinversores del 33%, un tercio menos que en la situación anterior, lo que repercute positivamente en los partícipes, ha destacado. El número de partícipes asciende a 17.300, con un volumen total de activos bajo gestión de 1.412 millones de euros a cierre de 2019.

En el evento, la gestora anunció que reducirá el importe mínimo para las aportaciones adicionales, que pasará de los 500 a los 100 euros. Se trata de una iniciativa destinada a favorecer la inversión a largo plazo y el ahorro entre los partícipes más jóvenes. El 90% de las operaciones adicionales ya se realizan íntegramente de forma digital. La inversión inicial mínima se mantiene en 5.000 euros, excepto en el caso de aquellos inversores menores de 23 años, donde la inversión mínima inicial se sitúa en los 500 euros.

Digitalización

Otro de los pilares en la estrategia de la gestora ha sido, según los socios fundadores, la digitalización de sus operaciones. En este año, su página web ha registrado un 30% más de actividad. Además, a partir del 16 de marzo, todos los trámites de alta en sus fondos podrán realizarse de forma completamente digital. 

A través de un modelo de relación directa con los inversores, la gestora sigue “apostando por el equipo”, tal y como apuntó Beltrán Parages, socio fundador y director comercial y relación con inversores de Azvalor. En 2019, la boutique ha ampliado su plantilla con tres nuevas incorporaciones y un nuevo fichaje en lo que llevamos de 2020. En total, Azvalor cuenta con 38 empleados. 

En este sentido, la gestora oficializó el fichaje del analista senior Paul Gait, considerado uno de los mejores especialistas internacionales en el sector de las materias primas, campo en el que se basa la estrategia de Azvalor. Gait trabajará desde la sede de Azvalor en Londres y bajo la dirección de Michael Alsalem.  “Se trata de una muestra del afán por incorporar el mejor talento a la compañía, en la persecución de la excelencia y el rigor en todos los procesos que se aplican en la gestora”, aseguran desde Azvalor. 

En referencia al fondo Azvalor Managers, lanzado a finales de 2018 y con una versión del fondo en Luxemburgo emitida durante el año pasado, registra una rentabilidad del 9,5% en 2019. No obstante, ha caído de forma significativa en las últimas semanas. Este fondo ha seleccionado a cuatro gestores internacionales para que “inviertan en sus mejores estrategias” y que comparten una serie de características con Azvalor: ser una boutique independiente, estar especializados en un tipo de gestión o contar con un equipo experimentado. 

El coronavirus

En cuanto a los efectos del coronavirus, desde la gestora hacen hincapié en la importancia de mirar a largo plazo y avisan a los inversores de que, en un horizonte a diez años, el mundo no cambiará tanto como esperan a los mercados.

Por eso, pese a que las consecuencias del virus aún están por definir y el desconocimiento puede afectar al precio de las cosas, aseguran que no afectará a su valor. Además, según los gestores, podría generar nuevas oportunidades. 

menu