Última actualización: 03:13 / Lunes, 21 Diciembre 2020
Gestor de Jupiter Asset Management

Ned Naylor-Leylan: “En el mercado de la plata hay una disminución de la oferta y una explosión de la demanda”

Imagen
  • El precio de plata puede llegar a multiplicar por cinco el movimiento alcista realizado por el precio del oro
  • Tanto el oro como la plata deben considerarse no solo como materias primas, sino como instrumentos monetarios
  • El segundo trimestre del año, con los confinamientos de la pandemia, fue especialmente difícil para algunos países productores de plata de América Latina, como Perú, Argentina y México

En términos de rendimientos para los inversores, 2021 está preparado para ser el año de la plata. En la opinión de Ned Naylor-Leyland, gestor de carteras y responsable de inversión en Oro y Plata de Jupiter Asset Management, son varios los factores por los que podría esperarse un fuerte repunte en su precio.

En primer lugar, por su papel como reserva de valor monetario. El precio de la plata puede llegar a multiplicar por cinco el movimiento alcista realizado por el precio del oro. Tanto el oro como la plata deben considerarse no sólo como materias primas, sino como instrumentos monetarios. Al contrario que el petróleo, el cobre o el níquel, el oro y la plata cotizan como divisas en los mercados, con los símbolos XAU y XAG, respectivamente. En ese intercambio es donde se determina su precio.

Los mercados domésticos de bonos y activos monetarios buscan posicionarse en largo a 5 o 7 años en su moneda local, si la posición en la divisa local en términos de tipos de interés reales, expectativas de tipos de interés y expectativas de inflación se ve atractiva, o posicionarse largo en oro, aumentando así su precio, si esta relación no se ve atractiva. Existe una relación inversa muy clara entre los binomios divisa local y oro, y los tipos de interés reales y la divisa local. En ese sentido, el oro se entiende como la tasa de interés libre de riesgo, y no la tasa de rendimiento de los bonos del Tesoro.

El oro y la plata han sido utilizados a lo largo de la historia como reservas de valor, pero en el momento en el que se encuentra la economía global, al final de un largo ciclo, es importante comprender qué representan los activos monetarios, la tasa de interés libre de riesgo y la deuda de los gobiernos para los inversores. Es necesario recordar que los precios del oro y la plata dependen de los tipos de interés reales.

La relación con la política monetaria

La pandemia ha creado unas condiciones de mercado muy diferentes para todos los participantes, En marzo el precio del oro y la plata bajaron debido al incremento en los tipos de interés reales y al colapso en las expectativas de inversión. Tras la respuesta masiva de los bancos centrales, los tipos de interés bajaron de nuevo y el precio del oro y la plata repuntaron al alza.

Estos movimientos fueron muy similares a los ocurridos durante la crisis financiera global. Con la llegada de la crisis en 2008, durante 6 meses hubo unos tipos de interés alcistas en los que no hubo respuesta de los bancos centrales frente a un entorno deflacionista.

En enero de 2009, la Reserva Federal intervino con su programa de compras de relajamiento cuantitativo (QE). En consecuencia, los tipos de interés reales cayeron y el oro y la plata experimentaron un fuerte rally durante un periodo de 3 años. Teniendo en cuenta la experiencia pasada y la magnitud de las nuevas políticas monetarias, el gestor de Jupiter Asset Management cree que la plata representa una oportunidad atractiva para los inversores. Un entorno de tipos de interés reales bajos sirven de soporte para el precio de la plata.

El mercado de oro y plata físicos

En el segundo trimestre del año, con los confinamientos de la pandemia, fue especialmente difícil para algunos países productores de plata de América Latina, como Perú, Argentina y México, donde las empresas mineras tuvieron dificultades para producir e interrumpieron su explotación.  

Se espera que, para finales de año, la producción mundial de plata disminuya entre un cuarto y un tercio con respecto al año pasado. Esto está sucediendo en un momento en el que la demanda física de plata se ha incrementado. El SLV, el mayor ETF de plata en volumen de activos, duplicó su tamaño durante el tercer trimestre del año, en base a una demanda de inversión masiva.

Si se tiene en cuenta que los inventarios de plata son casi inexistentes, que la oferta producida ha disminuido y que la demanda está aumentando, esto se interpreta como una potencial subida en el precio de la plata por el cambio esperado en las dinámicas. Mientras que el oro acumula un 2% anual de crecimiento en su oferta disponible, en el mercado de la plata hay una disminución de la oferta y una explosión de la demanda.

Cuando se tiene en cuenta que no hay plata, y que la demanda por la plata está disminuyendo, que los inventarios de plata son casi inexistentes, y eso se ve como una señal de humo muy interesante por parte del sistema bancario, señalando que la plata experimentará una subida importante, por el cambio esperado en las dinámicas. Mientras que el oro acumula un 2% anual de crecimiento en su oferta disponible, en el mercado de la plata hay una disminución en la oferta y una explosión en la demanda. 

Las empresas mineras

A lo largo de 2020, las acciones de las empresas mineras de oro han sido uno de los sectores que ha mostrado un mejor desempeño dentro del conjunto de la economía. Sus márgenes operativos han mejorado de forma consistente trimestre a trimestre gracias a la bajada en el precio de los combustibles. La mejora en los márgenes en relación con otros sectores de la cartera ha provocado que inversores que no habían tenido hasta hora exposición a estos activos estén comprando posiciones. Esto es un cambio significativo que debería seguir beneficiando a las empresas por varios años en el futuro.

La expectativa es que esta tendencia se acelere y que los inversores acaben alineándose con la ponderación de la industria del índice global de referencia, o incluso, sobre ponderando la posición del índice.  

La plata como componente industrial

Algunas instituciones financieras del sell-side, como Morgan Stanley, Saxo Bank y Fidelity sitúan sus expectativas sobre el precio de entre 50 y 100 dólares por onza en base a la repercusión que el “New  Green Deal” en Estados Unidos puede tener sobre el precio del metal. El incremento del consumo de plata se incrementará en un mercado en el que la oferta es escasa.

Más plata será necesaria para construir paneles solares, vehículos eléctricos, el internet de las cosas, la tecnología 5G. Se utiliza en paneles solares, pilas, diversos equipos electrónicos y como componente antimicrobiano en entornos médicos, por lo que la demanda de la plata está en alza y lo estará aún más si se llega a materializar el “New Green Deal”. La plata, se encuentra entre los mejores conductores eléctricos, por lo que la economía digital también depende en gran medida de la plata.  

menu