Última actualización: 04:42 / Lunes, 13 Julio 2020
Encuesta de Refinitiv

Los inversores institucionales advierten del aumento del greenwashing a nivel mundial

Imagen
  • En España, el 31% de encuestados considera la sostenibilidad como una razón de peso para implementar procesos de due diligence, en línea con las cifras mundiales, que se sitúa en un 32%
  • Un 84% de los inversores institucionales afirma que el greenwashing, es decir, facilitar credenciales medio ambientales engañosas, se está extendiendo
  • Además, un 63% de los profesionales estima que las empresas están asumiendo mayores riesgos regulatorios con el objetivo de generar nuevo negocio tras el COVID-19

Si bien las cadenas de suministro globales generan ventajas competitivas a las empresas y reducen los costes para los consumidores, conllevan riesgos significativos. Las firmas que carecen de información sobre la calidad y transparencia sobre sus cadenas de suministro y no implementen medidas de debida diligencia (due dilligence), no podrán mitigar y gestionar esos riesgos. Así lo advierte Refinitv en los resultados de la Cuarta Edición de su informe de Riesgos de Terceros.

El estudio, que abarca los principales mercados mundiales, refleja los peligros ocultos en las relaciones con proveedores, distribuidores y socios. En este sentido, la consultora advierte de que las falsas credenciales medioambientales, como el greenwashign o eco blanqueamiento, se están haciendo cada vez más comunes y subrayan las amenazas que la era post COVID-19 supondrá para la gestión de los riesgos de terceros y la estabilidad en las cadenas de suministro de las empresas, más expuestas al fraude. Así, el 84% de los inversores institucionales encuestados afirma que el greenwashing, es decir, facilitar credenciales medio ambientales engañosas, se está extendiendo.

Mientras, en España, el 31% de encuestados considera la sostenibilidad como una razón de peso para implementar procesos de due diligence, en línea con las cifras mundiales, que se sitúa en un 32%. Sin embargo, un 47% de las compañías afirman no conocer adecuadamente a las empresas que subcontratan y el 83% de los encuestados sospecha que alguno de sus socios/proveedores está involucrado en actividades ilegales.

“España es uno de los países con mayor porcentaje de encuestados que afirman no conocer adecuadamente a las empresas que subcontratan. Las compañías tienen que asegurar la relevancia en sus negocios del análisis de riesgos en sus relaciones con terceros. Mientras piensan en cómo reorganizar sus cadenas de suministros, esta puede ser la gran oportunidad para hacerlo”, añade María Sánchez-Marin, directora de Sistemas de Rendimiento para la región EMEA de Enhanced Due Diligence en Refinitiv. En este sentido, el 63% de los profesionales encuestados estima que las empresas están asumiendo mayores riesgos regulatorios con el objetivo de generar nuevo negocio.

Por otro lado, en cuanto a las relaciones con terceros, el informe destaca que un 43% de las empresas que afirman que sus relaciones con terceros no han estado sujetas a procesos de due dilligence. En España, este porcentaje sube al 47%. Asimismo, a la hora de denunciar las infracciones de terceros, un 53% lo comunicaría por conductos internos, mientras que, en España, la cifra baja al 39%. Solo un 16% de los encuestados reportaría de forma externa. Del mismo modo, un 61% considera poco probable la posibilidad de un encausamiento judicial si la empresa violara las regulaciones sobre relaciones con terceros.

No obstante, los datos de la encuesta también reflejan un incremento en la preocupación por el cumplimiento normativo. En el 41% de las compañías, reconocen haber incrementado significativamente el gasto en medidas de compliance tras haber experimentado algún tipo de incumplimiento por parte de terceros. Este porcentaje aumenta en gran medida en el caso de España: un 66%.

Por último, el desconocimiento parece ser protagonista en las relaciones de las compañías con las empresas que subcontratan. Un 62% asegura desconocer en qué medida éstas externalizan a su vez el trabajo. España registra la cifra más alta en este sentido, con un 81%.

menu