Última actualización: 13:16 / Miércoles, 15 Septiembre 2021
Según un análisis del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF)

Los flujos a emergentes se desaceleran, ya que los inversores están atentos al ritmo de la normalización monetaria

Imagen
  • En agosto se registró la entrada neta de 4.200 millones de dólares, apoyados principalmente en una fuerte inversión en activos de renta fija
  • “La escalada de presiones inflacionarias a lo largo del mercado han erosionado las perspectivas y puesto el foco en la capacidad de las autoridades de gestionar las dinámicas monetarias”, indicó la entidad en un informe

Ahora que algo del entusiasmo de la recuperación económica global se ha ido desvaneciendo a medida que aumenta la ansiedad en torno al aceleramiento en la normalización de las tasas de interés a lo largo del mundo, los inversionistas están mirando con más escepticismo a los mercados emergentes. Y eso ya está dejando una huella en los flujos.

Según datos del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su sigla en inglés), los flujos de portafolio a valores emergentes llegaron a 4.200 millones de dólares netos en agosto de este año, profundizando la caída en las entradas registradas en julio.

“En el mes pasado, los mercados emergentes estaban concentrados en el riesgo de que las valorizaciones tendrían una sobrerreacción a las discusiones de alza de tasas en la Reserva Federal, lo que podría impactar la capacidad de los mercados emergentes de atraer inversión extranjera”, indicó la entidad en un informe reciente firmado por el economista Jonathan Fortun.

Esto generó una fuerte divergencia entre las distintas clases de activos. Mientras que los mercados accionarios del segmento captaron flujos netos por sólo 800 millones de dólares, los activos de deuda recogieron 3.500 millones de dólares de portafolios globales.

A nivel de desagregado regional, China fue el mayor captador de capitales, con una entrada neta de 10.100 millones de dólares, mientras que América Latina sólo obtuvo una inversión “marginal” de 2.000 millones de dólares en agosto, según señaló el IIF en su informe.

“La escalada de presiones inflacionarias a lo largo del mercado han erosionado las perspectivas y puesto el foco en la capacidad de las autoridades de gestionar las dinámicas monetarias”, indicó el reporte de Fortun.

Sin embargo, advierte, los bancos centrales emergentes ya han empezado a reaccionar a la inflación más alta y han subido los tipos de referencia, lo que ha creado un colchón, en caso de que el crecimiento económico empiece a decepcionar el próximo año.

De todos modos, hacia delante, las perspectivas son mejores para los flujos de portafolio al segmento emergente. “Con la inflación cerca de su punto álgido en muchos países en desarrollo y tasas de interés reales positivas en muchos mercados emergentes, vemos a las proyecciones de flujos mejorando en el futuro cercano”, dijeron del IIF.

menu