Última actualización: 03:45 / Miércoles, 30 Agosto 2017
Análisis

Los cinco motivos por los que Deutsche Bank Wealth Management cree que las bolsas mundiales seguirán subiendo

Imagen
Los cinco motivos por los que Deutsche Bank Wealth Management cree que las bolsas mundiales seguirán subiendo
  • La aprobación o no de la reforma fiscal de Trump será clave para los mercados
  • Un dólar menos fuerte favorecerá a los mercados emergentes
  • La entidad sobrepondera los sectores de salud y de tecnología de la información e infrapondera los servicios de telecomunicaciones y utilities

Las previsiones a 12 meses de Deutsche Bank Wealth Management para la renta variable indican que aún puede quedar algo de recorrido. En su opinión, en todo el mundo, las empresas están invirtiendo, contratando y, en promedio, generando unos sólidos flujos de efectivo, una parte de los cuales finalmente se distribuirá a los accionistas.

Según explica Andres Francoy, director de Asesoramiento de Inversiones de Deutsche Bank Wealth Management España, hay cinco factores que mantienen vivas las tendencias alcistas que están registrando las principales bolsas mundiales.  El primero de los factores que Francoy apunta es que el mercado da por hecho que Estados Unidos aprobará la reforma fiscal.

La hipótesis de la entidad es que se aprobará la reforma del impuesto de sociedades en 2018, con un tipo resultante del 25%, algo que las empresas verían con buenos ojos. “Suponiendo que la reforma del impuesto de sociedades salga adelante, el escenario de base para la renta variable estadounidense es de un beneficio por acción –BPA para los próximos 12 meses– de 140 dólares y un objetivo de ratio precio/beneficio (PER) de 17,50 veces, lo que significaría que el S&P 500 llegaría a un nivel de 2.450 para finales de junio de 2018”, apunta la entidad en su análisis.

Por el contrario, considera que de no aprobarse esta reforma, se calcula que el impacto negativo para la renta variable estadounidense podría ser de en torno al 3% o al 7%, o incluso más si también fracasan otras reformas políticas.

El segundo de los factores positivo lo constituyen los mejores indicadores económicos y de crecimiento de los beneficios en Europa. En este sentido, Deutsche Bank Wealth Management es bastante optimista debido a los nuevos indicios de mejora económica, el fuerte crecimiento de los beneficios ­–junto con unas revisiones al alza de los mismos– y los flujos positivos.

“Un mayor crecimiento de los mercados emergentes también beneficiaría las acciones europeas relacionadas con las materias primas. Dentro de Europa, Alemania parece un país atractivo, con unas valoraciones razonables”, explica. Ahora bien, considera que en este crecimiento hay una clara incertidumbre: el efecto a nivel regional de la retirada de los estímulos del BCE. La gestora opina que este impacto “es difícil de cuantificar”, pero podría ser ligeramente positivo si la reducción, por el mero hecho de producirse, eleva las expectativas de crecimiento del PIB de la región.

Japón, el dólar y los sectores clave

El tercero de los factores que identifica Francoy es el buen estado de forma que tiene las empresas japonés. Según su criterio, las empresas niponas parecen, en general, en buena forma y un mercado laboral tenso podría favorecer un mayor consumo y también cierta reflación. No obstante, ello dependerá mucho de la futura dirección del yen: el aumento de las tensiones con Corea, por ejemplo, podría limitar el potencial alcista del mercado de renta variable japonés.

Un dólar menos fuerte, lo que favorece a los mercados emergentes,también beneficiará a que la bolsa suba. “Para la renta variable de mercados emergentes, las perspectivas algo menos boyantes del dólar estadounidense deberían eliminar un posible factor en contra. Y a nivel local, se observan revisiones positivas de los beneficios y una recuperación de la rentabilidad de los recursos propios”, explica la entidad.

Las valoraciones de la renta variable de mercados emergentes siguen pareciendo atractivas en relación con las mundiales y, pese a un mayor interés, las posiciones de los inversores internacionales en esta clase de activo aún parecen bajas. La firma considera que la caída de los tipos de interés en algunos mercados emergentes también podría ayudar a aumentar el atractivo de la renta variable con respecto a la fija en los mercados emergentes. “En consecuencia, parece que pronto va a finalizar la casi una década de rentabilidad inferior de los mercados emergentes con respecto a los desarrollados”, afirma.

Por último, considera que los sectores financiero, salud y de tecnología de la información tiran del carro para que las bolsas suban.  A nivel sectorial global, Deutsche Bank Wealth Management sobrepondera valores financieros mundiales, pues sus analistas consideran que se beneficiarán del giro del ciclo de los tipos en Estados Unidos, el aumento de los dividendos, las recompras de acciones, las reducciones de costes y la gestión del capital de algunas entidades individuales. También sobrepondera los sectores de salud y de tecnología de la información e infrapondera los servicios de telecomunicaciones y utilities.

menu