Última actualización: 06:45 / Martes, 2 Julio 2019
El reto de la inflación

Juan Nevado (M&G Investments): “Vivimos en una burbuja de pesimismo”

Imagen
Juan Nevado (M&G Investments): “Vivimos en una burbuja de pesimismo”
  • En opinión del gestor, lo que impulsa el pesimismo del mercado es el miedo a una recesión similar a la sufrida en 2008
  • En un contexto de bajos tipos y baja inflación, “los activos de riesgos son los grandes beneficiados”
  • A largo plazo, un fuerte pico de inflación sería el mayor riesgo que podríamos ver a largo plazo

El equipo de Juan Nevado, gestor de los fondos M&G (Lux) Dynamic Allocation y M&G (Lux) Conservative Allocation, incluye las finanzas conductuales (behavioral finance) a la hora de analizar el mercado y construir su cartera. Fruto de su experiencia, considera que es fundamental distinguir el grano de la paja y entender cuándo el mercado está impulsado por momentos irracionales. En su opinión, ahora estamos en uno de esos momentos, caracterizado principalmente por el pesimismo.

“Vivimos en una burbuja de pesimismo. Al mirar la micro, vemos que la gente está nerviosa por tomar riesgo. Ahora mismo, los rendimientos de los bonos han subido, lo cual ha sido una auténtica sorpresa, mientras que los mercados de renta variable han bajado en los últimos seis meses. Y el motivo de todo esto es el miedo a una recesión”, explica Nevado.

En su opinión, la “narrativa en torno al mercado” que hay ahora mismo es bastante negativa y se inclina a que vamos a estar durante mucho tiempo “en un mundo de bajos tipos de interés, crecimiento y rendimientos bajos”. Lo que, según su experiencia, es un escenario pesimista que no solo consideran los inversores, sino también los gestores de fondos.

El consenso de mercado apunta a un menor crecimiento, pero según explica Nevado lo que está llevando a ese sentimiento pesimista no es la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y sus consecuencias, sino el miedo a una recesión. “El segundo aspecto que todos parecen tener en su horizonte es una recesión dentro de 12 o 14 meses, pero un menor crecimiento no significa una recesión. Es más, una recesión, en caso de que llegue, no tiene por qué ser igual que en 2008. Este es uno de los fantasmas que le pesa al inversor, tiene miedo a que se repita lo vivido hace diez años, pero no estamos en el mismo momento”, insiste Nevado.

Sin embargo, el gestor sostiene que si se analizan los datos, no son tan malos. En regiones como Europa sigue habiendo crecimiento, aunque sea algo más lento. Además advierte que el mercado está interpretando mal el discurso y las decisiones de los bancos centrales. “No están haciendo su política monetaria pensando en los riesgos de la guerra comercial o de una posible recesión, están preocupados porque la inflación no está alcanzando los niveles que se habían marcado. El motivo para ser negativo es el bajo nivel de inflación”, explica.

Oportunidades de inversión

Nevado considera que este contexto de bajos tipos de interés y baja inflación es bueno para los activos de riesgo. “Nos encontramos con muchos mercados baratos y atractivos, como el mercado de bonos gubernamentales de mercados emergentes y algunos valores dentro de la renta variable global. En cambio, el high yield y el crédito están caros para el rendimiento que ofrece”, señala y reconoce que mientras han aumentado los flujos de salida en la renta variable, ellos han optado por entrar.

En este sentido, considera que el riesgo que hay que vigilar es el alto endeudamiento de los gobiernos, que hasta el momento han disfrutado de unos tipos bajos y de una baja inflación, pero cuando este escenario cambie, “los bonos serán los activos con más riesgo” y no la renta variable. 

Según explica: “La cuestión es que la inflación está muy baja y cuando haya un pico de inflación, los bancos centrales se verán obligados a subir los tipos para controlar la situación. Esto convertirá el tema de la deuda pública en un asunto serio. Pero a corto plazo, esto no es algo que vaya a ocurrir”.oportunidad de comprar renta variable y vender bonos”, añade.

Otro de los cambios más significativos que ha hecho en sus carteras ha sido reducir su exposición al dólar y han apostado por divisa local. “Creemos que con unos bancos centrales dispuestos a recortar tipos y con su actual política monetaria, las divisas locales de algunos mercados emergentes pueden beneficiarse”, concluye.

En este sentido, Nevado resume así la posición de sus carteras: “Apostamos por bonos de mercados emergentes, una mayor exposición a la renta variable global y tener una estrategia en divisas como forma de diversificar la cartera”.

menu
menu