Última actualización: 05:50 / Martes, 7 Abril 2020
Entrevista con Beka Finance

Javier Martín: “La renta variable, con la valoración actual, ofrecerá retornos por encima de la media histórica a largo plazo”

Imagen
  • El efecto del COVID-19 sobre el mercado les ha permitido invertir en determinadas compañías que ya tenían en el radar, pero cuya valoración no permitía hasta ahora ofrecer el margen de seguridad suficiente
  • El 75%-80% de la cartera del Beka International Select Equities FI está invertida en “empresas de calidad”, el otro 20% en “special situations”
  • A cierre de 31 de marzo el fondo arroja un resultado de una caída del 18,34% en 2020 frente a caídas superiores en los grandes índices
  • “No entiendo que se establezcan diferencias entre el value y el growth, el growth es parte del value y viceversa”

La corrección del mercado, como consecuencia de la pandemia del COVID-19, ha permitido a Beka AM invertir en determinadas compañías que ya tenían en el radar, pero cuya valoración no permitía hasta ahora ofrecer el margen de seguridad suficiente. Esta es una de las claves que permitirá, explica Javier Martín, director de inversiones y gestor del fondo Beka International Select Equities, obtener retornos por encima de la media histórica en renta variable a largo plazo.

“El mensaje que nosotros transmitimos es que las valoraciones a día de hoy son muchos más atractivas que hace un par de meses, hemos podido mejorar considerablemente la calidad de nuestras empresas y si bien desconocemos lo que el mercado pueda retornar en el corto plazo, sí estamos seguros de que a largo plazo la inversión en renta variable, a la valoración actual, ofrecerá retornos por encima de la media histórica”, afirma durante una entrevista con Funds Society.

La volatilidad, por lo tanto, ha permitido a Beka AM entrar en compañías como Verisk y S&P Global así como incrementar el peso de otras, cuya valoración es ahora más atractiva, como Air Lease. “En definitiva, hemos mejorado sensiblemente el ROCE y el potencial del conjunto de la cartera”, señala Martín.

Como resultado, a cierre de 31 de marzo el fondo arroja un resultado de una caída del 18,34% en 2020 frente a caídas superiores en los grandes índices. Conseguir amortiguar las pérdidas generalizadas del mercado es, en el contexto actual, un mensaje positivo para sus partícipes. Tenemos la suerte de contar con una base de clientes muy estable que comprende la importancia del largo plazo. No podemos más que agradecer a todos ellos su confianza”, añade Martín.

 El value es parte del growth y viceversa

La eterna disputa entre el value y el growth no se libra en las mesas de Beka AM.  De hecho, todo lo contrario. Según Martín, el Beka International Select Equities FI combina ambas filosofías con el objetivo de aprovechar todas las oportunidades. “No entiendo que se establezcan diferencias entre el value y el growth, el growth es parte del value y viceversa”, indica. 

Dentro del fondo, el 75%-80% de la cartera está invertida en “empresas de calidad”. A pesar de que sean empresas que cotizan y crecen a múltiplos y tipos superiores a la media del mercado, una característica que cualquiera identificaría como growth, Martín prefiere no ponerle “la etiqueta”. El otro 20% restante está invertido en lo que llaman “special situations”, y se invierte en compañías cuya principal característica es que cotizan por debajo de su valor intrínseco. 

Esta parte de la cartera podría categorizarse como value. Sin embargo, según matiza, se diferencian en que “siempre buscamos un catalizador, ya que solo la valoración de por sí no es una razón para invertir en una compañía”. Además, según indica, ambos factores, que exista un catalizador (como por ejemplo un juicio o una fusión) y que cotice por debajo de su valor intrínseco, tienen que producirse al mismo tiempo para que una compañía entre en la parte de la cartera de “special situations”.  

Otro elemento diferenciador es el plazo de inversión. Las compañías permanecen de media en esta parte de la cartera entre seis meses y un año, es decir, el tiempo necesario para monetizar el catalizador. “Esta parte de la cartera tiene una descorrelación mayor respecto al mercado. Si el catalizador ha funcionado bien, será el momento de vender nuestra inversión. Si no ha funcionado, también vendemos, ya que no la mantendríamos en cartera si solo se cumple uno de los dos requisitos” aclara. 

Por otro lado, las compañías que componen la parte core de la cartera (aproximadamente el 80% del portfolio) y cuya permanencia en la cartera es a muy largo plazo son compañías que capitalizan de manera recurrente sus beneficios, “la calidad de las compañías es directamente proporcional a la sostenibilidad de los retornos en el tiempo”, añade.

Respecto a su exposición a España, Martín reconoce que es muy limitada en su estrategia y en estos momentos no tienen ninguna compañía española en la cartera. “No hemos encontrado compañías que pasen nuestros filtros”, concluye.

menu
menu