Última actualización: 12:01 / Jueves, 19 Agosto 2021
Además los sectores de transporte e infraestructura

El cobre, el níquel y la plata tendrán un papel clave en el plan de infraestructura de EE.UU.

Imagen
  • Hamad Ebrahim, Head of Research at NTree International, destacó que el cobre y el níquel se requieren en grandes cantidades a medida que se actualizan y electrifican los sistemas de energía y las flotas de vehículos
  • También es probable que la plata sea un gran beneficiario del proyecto de ley, dado que Internet de alta velocidad, la conectividad 5G aumentarán la demanda de plata
  • Por otro lado, Andrew Little, de Global X ETFs destacó el beneficio que obtendrán los sectores de construcción e ingeniería, como por ejemplo las empresas que se dedican a la planificación, el diseño y la construcción de infraestructuras relacionadas con el transporte y el tránsito, las infraestructuras eléctricas y de energía limpia, las infraestructuras hídricas y las infraestructuras digitales

El proyecto de infraestructura impulsado por el presidente de EE.UU. Joe Biden, ya fue aprobado en la Cámara de Senadores y ahora espera por su tratamiento por parte de los Representantes, donde se espera que finalmente sea aprobado. 

Cuando comience a ponerse en marcha, se espera que varios commodities aumenten considerablemente su demanda. 

En este sentido, Hamad Ebrahim, Head of Research at NTree International, destacó que la aprobación del plan de infraestructura de Biden es una buena noticia para quienes invierten en metales, ya que el cobre y el níquel se requieren en grandes cantidades a medida que se actualizan y electrifican los sistemas de energía y las flotas de vehículos.

El cobre es uno de los claros beneficiarios del proyecto de infraestructura con el aumento anual en la demanda de cobre refinado. Suponiendo un consumo anual de cobre refinado en EE.UU. de aproximadamente 1,8 millones de toneladas por año, el mayor gasto en infraestructura se traducirá en una demanda adicional de cobre refinado de aproximadamente 500.000 toneladas durante los próximos cinco años.

El níquel y el cobre también son los principales beneficiarios del gasto en electrificación y el reemplazo de flotas federales de combustión interna por flotas de baterías eléctricas. Los vehículos eléctricos contienen hasta 10 veces más cobre que los vehículos con motor de combustión interna y cada autobús eléctrico contiene aproximadamente 370 kg de cobre. 

El níquel es uno de los componentes clave de las baterías eléctricas y, si bien existen muchas incertidumbres sobre los tipos de tecnologías de baterías y sus cargas de níquel, podemos hacer algunas suposiciones simplificadas para estimar la demanda adicional esperada de níquel. 

También es probable que la plata sea un gran beneficiario del proyecto de ley, dado que Internet de alta velocidad, la conectividad 5G aumentarán la demanda de plata. Se espera que aumente la productividad y, aunque las estimaciones pueden variar, un estudio de la Universidad de Maryland de 2014 encontró que cada 1 dólar de inversión en infraestructura agrega hasta 3 al crecimiento del PIB.

Por otro lado, Andrew Little, analista de investigación en Global X ETFs destacó el beneficio que obtendrán los sectores de construcción e ingeniería, como por ejemplo las empresas que se dedican a la planificación, el diseño y la construcción de infraestructuras relacionadas con el transporte y el tránsito, las infraestructuras eléctricas y de energía limpia, las infraestructuras hídricas y las infraestructuras digitales podrían ver aumentados sus ingresos gracias a este gasto.

Además, tendrán posibilidades las compañías que producen, distribuyen o alquilan productos y equipos que sirven como componentes en las áreas de infraestructura. 

Los productos relevantes incluyen los relacionados con la mezcla y pavimentación de asfalto u hormigón, así como con la gestión del tráfico, la señalización y la seguridad de las carreteras, autopistas y puentes; vagones, barcazas, ejes o acopladores y los utilizados en las vías navegables, el ferrocarril y el transporte público; y equipos de construcción, como grúas, plataformas de trabajo aéreo y vehículos/equipos de manipulación de materiales y movimiento de tierras.

Un rubro que se verá positivamente afectado será el relacionado a la tecnología y energía limpias, asegura Little. 

“Los productos relevantes incluyen los relacionados con la transmisión de energía y la electrificación, como el cableado eléctrico, los conectores, los aisladores, los contadores y los sistemas de medición, las estructuras eléctricas y los postes de distribución, los transformadores, los disyuntores, las cajas, los descargadores y los casquillos, las cajas de control eléctrico y los componentes relacionados; los componentes de las estaciones de carga de vehículos eléctricos; y los componentes de energía limpia, como las torres eólicas estructurales”, comentó el experto. 

Además, el informe al que accedió Funds Society destaca la infraestructura de agua limpia, la digital, los mercados de productos básicos y también resalta la importancia de las cadenas de suministro, y coincide con Ebrahim que en particular serán los metales como el cobre, el níquel y la plata.


 

menu