Última actualización: 04:22 / Miércoles, 1 Julio 2020
Guía no vinculante

El BCE pide a las entidades financieras un enfoque integral frente a los riesgos relacionados con el clima y medioambientales

Imagen
  • El BCE considera que las entidades deben adoptar un enfoque prospectivo e integral frente a los riesgos relacionados con el clima y medioambientales
  • El Plan de acción de la Comisión Europea para financiar el desarrollo sostenible tiene por objeto reorientar los flujos de capital hacia inversiones sostenibles

Tras la adopción del Acuerdo de París sobre el cambio climático y la Agenda 2030 de la ONU para el Desarrollo Sostenible en 2015, los gobiernos están avanzando en todo el mundo hacia unas economías bajas en carbono y más circulares. En el ámbito europeo, el Pacto Verde Europeo establece el objetivo de convertir Europa en el primer continente climáticamente neutral en 2050. Se espera que el sector financiero desempeñe un papel fundamental a este respecto, como establece el Plan de acción de la Comisión para financiar el crecimiento sostenible.

La transición hacia una economía baja en carbono y más circular conlleva riesgos y oportunidades para la economía y para las entidades financieras, al tiempo que los daños físicos causados por el cambio climático y la degradación del medio ambiente pueden afectar de modo significativo a la economía real y al sistema financiero. Por segundo año consecutivo, el Banco Central Europeo (BCE) ha identificado los riesgos relacionados con el clima como un factor clave en el Mapa de riesgos del MUS para el sistema bancario de la zona del euro. El BCE considera que las entidades deben adoptar un enfoque prospectivo e integral frente a los riesgos relacionados con el clima y medioambientales, según explica en su  Guía sobre riesgos relacionados con el clima y medioambientales. Expectativas supervisoras en materia de gestión de riesgos y divulgación de información.

El BCE está siguiendo de cerca la evolución de los acontecimientos que pueden afectar a las entidades de la zona del euro. El Plan de acción de la Comisión Europea para financiar el desarrollo sostenible tiene por objeto reorientar los flujos de capital hacia inversiones sostenibles, integrar la sostenibilidad en la gestión de riesgos y fomentar una mayor transparencia y visión a largo plazo. En el ámbito concreto del sector bancario, la Autoridad Bancaria Europea (ABE) ha recibido varios mandatos de analizar cómo pueden integrarse los riesgos ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) en los tres pilares de la supervisión prudencial. Sobre esta base, la ABE ha publicado un Plan de acción sobre finanzas sostenibles con mensajes clave de política dirigidos a las entidades en las áreas de la estrategia y la gestión de riesgos, la divulgación de información, el análisis de escenarios y las pruebas de resistencia.

El BCE explica en su publicación cómo entiende la gestión segura y prudente de los riesgos relacionados con el clima y medioambientales en el marco prudencial vigente. La guía describe cómo espera el BCE que las entidades consideren los riesgos relacionados con el clima y medioambientales (como factores de las categorías de riesgos prudenciales establecidas) al formular y aplicar su estrategia de negocio y sus marcos de gobernanza y de gestión de riesgos. También explica cómo espera el BCE que las entidades aumenten su transparencia mejorando la comunicación de información relativa al clima y el medio ambiente.

Expectativas supervisoras del BCE

Esta guía no es vinculante para las entidades, sino una base para el diálogo supervisor, explica el organismo, en la que numera 13 expectativas para las entidades.

  1. Se espera que las entidades conozcan el impacto de los riesgos relacionados con el clima y medioambientales sobre el entorno empresarial en el que operan a corto, medio y largo plazo para poder adoptar decisiones estratégicas y de negocio informadas. 

  2. Al determinar y aplicar su estrategia de negocio, se espera que las entidades tengan en cuenta los riesgos relacionados con el clima y medioambientales que tengan un impacto significativo en su entorno empresarial a corto, medio y largo plazo. 

  3. Se espera que el órgano de administración tenga en cuenta los riesgos relacionados con el clima y medioambientales al definir la estrategia empresarial general, los objetivos de negocio y el marco de gestión de riesgos de la entidad y que ejerza una vigilancia efectiva de estos riesgos.
  4. Se espera que las entidades incluyan explícitamente los riesgos relacionados con el clima y medioambientales en su marco de apetito de riesgo. 

  5. Se espera que las entidades asignen la responsabilidad de la gestión de los riesgos relacionados con el clima y medioambientales en su estructura organizativa con arreglo al modelo de tres líneas de defensa.
  6. A los efectos de la comunicación interna, se espera que las entidades comuniquen datos de riesgo agregados que reflejen sus exposiciones a los riesgos relacionados con el clima y medioambientales para que el órgano de administración y los comités correspondientes puedan adoptar decisiones informadas.
  7. Se espera que las entidades incluyan los riesgos relacionados con el clima y medioambientales como factores de las categorías de riesgos establecidas en su marco de gestión de riesgos aplicable con el fin de gestionar y vigilar estos riesgos desde una perspectiva suficientemente a largo plazo y que revisen periódicamente sus mecanismos. Se espera que las entidades identifiquen y cuantifiquen estos riesgos en el marco de su proceso global para asegurar la adecuación del capital.
  8. En su gestión del riesgo de crédito, se espera que las entidades tengan en cuenta los riesgos relacionados con el clima y medioambientales en todas las fases del proceso de concesión de crédito y que vigilen los riesgos de sus carteras.
  9. Se espera que las entidades tengan en cuenta cómo podrían afectar negativamente a la continuidad de las operaciones los acontecimientos relacionados con el clima y en qué medida la naturaleza de las actividades de la entidad puede aumentar los riesgos de reputación y de responsabilidad.
  10. Se recomienda a las entidades vigilar de forma continuada los efectos de los factores climáticos y medioambientales sobre sus posiciones de riesgo de mercado vigentes y sus inversiones futuras y desarrollar escenarios para las pruebas de resistencia que incluyan los riesgos relacionados con el clima y medioambientales.
  11. Se espera que las entidades con riesgos relacionados con el clima y medioambientales significativos evalúen la idoneidad de sus pruebas de resistencia con vistas a incluirlos en sus escenarios base y adverso.
  12. Se espera que las entidades evalúen si los riesgos relacionados con el clima y medioambientales pueden provocar flujos netos de salida de efectivo o reducir sus colchones de liquidez y, en tal caso, que incluyan estos factores en su gestión del riesgo de liquidez y en la calibración de los colchones de liquidez.
  13. A los efectos de la comunicación de información reglamentaria, se espera que las entidades publiquen información significativa y los parámetros clave sobre los riesgos relacionados con el clima y medioambientales que consideren significativos, como mínimo con arreglo a las Directrices sobre la presentación de informes no financieros: Suplemento sobre la información relacionada con el clima.
menu