Última actualización: 07:31 / Martes, 4 Mayo 2021
Según GlobalData

China: un refugio para los inversores de altos patrimonios durante la pandemia

Imagen
  • El último informe de GlobalData muestra que esta tendencia se ha producido sobre todo entre los inversores de alto patrimonio (HNW) de Norteamérica y Europa
  • Según GlobalData, los cambios estructurales de China han sido clave en la capacidad del país de atraer a esta clase de inversores
  • “Los reguladores chinos se esfuerzan por garantizar que sus mercados sean capaces de absorber parte de la inversión extranjera”, apunta Andrew Haslip, director de análisis sobre gestión de patrimonios de GlobalData

La pandemia del COVID-19 ha alterado muchas pautas establecidas desde hace tiempo y el mercado de inversiones en el extranjero no es inmune a esta perturbación. Como resultado, los inversores de altos patrimonios (HNW, por sus siglas en inglés) buscan cada vez más nuevas oportunidades. En este contexto, China continental ha despertado el interés de los inversores en el extranjero en medio de la pandemia, según señala GlobalData. 

Su último informe, titulado HNW Offshore Investment: Drivers and Motivations, revela que el COVID-19 está empujando a los inversores, especialmente en Norteamérica y Europa, a invertir en paraísos fiscales para minimizar sus obligaciones fiscales.

“Durante la pandemia, las zonas que parecen menos estables en la gran China obtuvieron mejores resultados, concretamente la China continental. Una respuesta exitosa a la pandemia, la confianza de los inversores offshore en esta región administrativa especial y la fortaleza de la divisa por su vinculación al dólar estadounidense parecen haber servido al centro offshore tradicional de la región, Hong Kong, para recuperar su atractivo en 2020 tras las salidas de los inversores y su dinero tras los disturbios de 2019”, explica Andrew Haslip, director de análisis sobre gestión de patrimonios de GlobalData.

Aunque, desde GlobalData explican que la mayor actividad en China se debe a cambios más estructurales, por ejemplo, sus mercados financieros están más abiertos que antes a los inversores no residentes, tanto a través de sus conexiones con Hong Kong como directamente. Un punto a favor es que su mercado de bonos cuenta con tipos relativamente atractivos en comparación con muchos mercados occidentales, donde sigue acumulándose deuda con rendimientos negativos. 

En este sentido, Haslip añade que la mayor facilidad para invertir capital extranjero en las bolsas asiáticas, a medida que China se abre, ha supuesto una avalancha de dinero extraterritorial en los mercados de acciones y bonos del continente. “Los reguladores chinos se esfuerzan por garantizar que sus mercados sean capaces de absorber parte de la inversión extranjera. Por lo tanto, el aumento de los inversores HNW que reservan directamente en los mercados de capitales de China continental parece ser una de las tendencias duraderas resultantes de la pandemia”, concluye.

menu