Última actualización: 10:33 / Lunes, 2 Marzo 2020
Opta por la prudencia, y no por las compras

Bestinver: no dejaríamos de invertir a 10 años en renta variable por el impacto del coronavirus

Imagen
lastra
  • La gestora reconoce pérdidas del 7% en lo que va de año en la cartera internacional, pero ganancias del 4% a 12 meses
  • Dicen que hay tres fases, y estamos en la 2, en la que el mercado corrige violentamente; pero en la fase 3 las valoraciones vuelven a la normalidad
  • Habla de firmas de reservas hoteleras, como Booking, o de organización de eventos, como algunas de las afectadas
  • Opta por la prudencia: “Hay mucha liquidez en el mercado dispuesta a aprovechar cualquier corrección, por pequeña que esta sea, para comprar. Nosotros tendremos paciencia. No queremos precipitarnos”

Durante las últimas jornadas hemos visto cómo el coronavirus ha alcanzado una dimensión mediática extraordinaria, provocando también correcciones violentas en los mercados financieros. En este contexto, las gestoras hacen balance el impacto en sus carteras y se preguntan si el problema es tal que amerita un cambio en su estrategia de inversión. Y la respuesta de Bestinver, la mayor gestora value española, es negativa.

“Como inversores en renta variable a largo plazo, ante este tipo de eventos solo nos queda plantearnos una pregunta: ¿Dejaríamos de invertir a 10 años en renta variable por el impacto del coronavirus? La respuesta es no. Y será la respuesta correcta, salvo que este evento cambie drásticamente las dinámicas económicas mundiales a largo plazo. Algo que parece poco probable a día de hoy. Y más si lo comparamos con eventos similares del pasado”, explican en la gestora en un comunicado.

Este tipo de episodios suele transitar por tres etapas distintas, explican: en la primera fase, una vez conocido el problema, nadie le da casi ninguna importancia. Los mercados apenas reaccionan a las noticias y parece que "no pasa nada" y "no va a pasar nada". En la segunda, todo el mundo le da mucha importancia y se producen correcciones violentas en el mercado. “El paso de la etapa 1 a la 2 suele producirse de manera abrupta ante un evento más impactante que impredecible (en este caso ha sido el salto del contagio a Italia). Esta es en la fase en la que nos encontramos ahora mismo”, dicen en Bestinver.

La tercera fase es aquella en la que el mercado sigue funcionando y las valoraciones vuelven a normalizarse ante el hecho de que el impacto en el corto plazo no es capaz de alterar la dinámica a largo plazo ni de la economía ni de los mercados. Algo que creen que acabará produciéndose. “Todo lo que está sucediendo alrededor del coronavirus es para nosotros una incógnita al estar totalmente fuera de nuestro círculo de competencia. Dicho esto, desde el punto de vista de inversión, tratamos esta situación como otras similares del pasado, pensando que tras una primera etapa de indiferencia, ahora hemos pasado a la fase de hipersensibilidad, y que el escenario más probable es una vuelta a la normalidad en los próximos meses”, añaden.

En la gestora reconocen haber sufrido en línea con el mercado, con caídas superiores al 7% en el año en la cartera internacional, pero subidas en una etapa de 12 meses: “Teniendo en cuenta el cierre de ayer, en los últimos dos días ha perdido en torno al 5,5%, lo que la sitúa en lo que va de año en una rentabilidad negativa ligeramente superior al 7%, pero a 12 meses en una rentabilidad positiva superior al 4%”, explican en la gestora, con datos de la cartera internacional.

¿Qué compañías pueden verse más afectadas?

Según la gestora, los primeros efectos del coronavirus a nivel económico están provocando una ralentización de la actividad económica en general y una paralización del tránsito de viajeros a nivel mundial. De ahí que pongan en el punto de mira a compañías relacionadas con el turismo, o la organización de eventos: “En nuestra cartera internacional tenemos exposición a compañías como Booking, cuyo negocio precisamente es la gestión de reservas de hoteles a nivel global, y especialmente en Europa. Los ingresos de Booking se verán afectados sin duda en los próximos meses. Pero la parte positiva es que puede acompasar parte de sus gastos a su nivel de ingresos. Uno de los principales gastos de Booking es el gasto en publicidad, y principalmente en Google. Este gasto en publicidad es muy elástico a los propios ingresos, si la compañía prevé que el gasto en publicidad no le genera ingresos inmediatos, sencillamente deja de gastar en publicidad. Flexibilidad que le confiere una ventaja operativa enorme y una resistencia a los eventos como este”, explican.

Otras compañías que se pueden ver afectadas son las compañías de organización de eventos, como Informa o Relx, explican en la gestora: “Por fortuna, y debido a la evolución del año anterior, redujimos la posición en estas compañías en un 3% a principios de año. Informa ha pasado de cotizar a 8,5 a 7,5 libras. El coronavirus tendrá un efecto sin lugar a dudas en las cuentas de Informa. Si bien es cierto que gran parte de los eventos de este año están ya pre-pagados, los ingresos extraordinarios y las caídas de ventas para años venideros impactarán sus resultados. Valga como ejemplo que UBM (compañía adquirida por Informa) vio como sus resultados caían un 8% en el trimestre que sufrimos el SARS”, añaden.

Prudencia: la clave

En este contexto, Bestinver opta por la prudencia, en vez de por lanzarse a las compras: “Hay que ser prudentes. Volviendo a Informa, la compañía ha bajado desde sus máximos un 17%: es una corrección violenta, pero no profunda. A estos precios no compramos. Si llegase a niveles cercanos a 6 libras, nos lo plantearíamos. ¿Llegaremos a esos niveles? Posiblemente no. Hay mucha liquidez en el mercado dispuesta a aprovechar cualquier corrección, por pequeña que esta sea, para comprar. Nosotros tendremos paciencia. No queremos precipitarnos. Tenemos más liquidez en nuestras carteras (alrededor del 8%) y no tenemos prisa por utilizarla”, explican.

Bestinver sigue optando, en este escenario, por compañías y negocios de buena calidad, algo que ayuda a supera los baches en el camino, y huyen de firmas a las que les cuesta ganar dinero y están endeudadas, que sufren más en estos momentos: “Una compañía tiene que ser capaz de tener unos márgenes y un balance suficientemente fuertes como para superar estos momentos. Nosotros, a la hora de valorar las compañías, siempre pensamos que vendrán años malos, por causas conocidas y por causas desconocidas. Siempre las hay: ataques terroristas, eventos políticos, problemas específicos de compañías...”, indican.

“Sólo invirtiendo en compañías de calidad suficiente evitamos que la volatilidad en los precios se convierta en pérdida permanente de capital. Más vale ser prudente, que intentar ir más rápido que nadie y tener un accidente. Porque los accidentes ocurren”, añaden.

menu