Última actualización: 10:54 / Martes, 24 Septiembre 2019
Perspectivas de mercado

Banca March recomienda invertir en activos alternativos ante la prolongación del ciclo expansivo de los bancos centrales

Imagen
  • Banca March señala la necesidad de invertir de una manera diferente, incrementando los activos alternativos en cartera que permitan capturar la prima de iliquidez de los mercados, ante un pronóstico de crecimientos económicos más moderados que en la década pasada
  • Las tensiones comerciales, un potencial error en la aplicación de la política monetaria y la —reducida— posibilidad de un Brexit no pactado continúan siendo los principales riesgos macroeconómicos
  • Tras el giro de los últimos meses, en el que los bancos centrales han vuelto a convertirse en aportadores netos de liquidez, Banca March anticipa medidas monetarias limitadas y considera que el mercado está descontando reducciones de tipos oficiales demasiado agresivas
  • La renta variable, aunque con retornos moderados, sigue siendo el activo con mayor potencial frente a la renta fija, con preferencia por el sector tecnológico y algunos valores defensivos en los sectores de salud y energía
  • En renta fija, se prefiere los mercados emergentes en divisa fuerte

Banca March prevé que el proceso de desaceleración de la economía mundial continuará en lo que resta de 2019, según ha puesto de manifiesto Joan Bonet, director de Estrategia de Mercados de la entidad, durante la presentación de las perspectivas de mercado para los próximos meses.

Dado que la entidad pronostica crecimientos económicos más moderados que en la década pasada, los analistas de Banca March señalan la necesidad de invertir de una manera diferente, incrementando los activos alternativos, así como la inversión en proyectos de capital riesgo, que permitan capturar la prima de iliquidez de los mercados.

La combinación de desaceleración económica y menor inflación apunta a un escenario de retornos reducidos, especialmente en lo referente a la renta fija denominada en euros. En esta clase de activo, Banca March continúa favoreciendo la inversión en deuda de países emergentes denominada en moneda externa.

El equipo de Estrategia de Mercados indica que, aunque las bolsas están bien valoradas, los niveles actuales de los tipos de interés favorecen su atractivo frente a la renta fija. Adicionalmente, desde Banca March destacan la importancia de la rentabilidad por dividendo frente a los bonos. Sin embargo, advierten de que será necesaria una recuperación de los beneficios empresariales para que se produzcan nuevas revalorizaciones. “Consideramos que continuarán las revisiones a la baja de los beneficios esperados para 2020, que situamos en niveles del 5%, frente al 10% del consenso. Por ello, recomendamos cautela en el corto plazo”, señala Bonet.

Por sectores, la entidad se muestra partidaria de continuar invirtiendo en tecnología, así como en valores defensivos, como compañías europeas especializadas en salud o en empresas energéticas globales, que cotizan a valoraciones más razonables que otros sectores como consumo estable o el sector eléctrico.

Desde un punto de vista geográfico, la entidad identifica oportunidades interesantes en mercados emergentes, particularmente en Asia, donde consideran que las penalizaciones del mercado han sido excesivas.

Expectativas de crecimiento menos favorable

En un contexto marcado por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, la incertidumbre en torno al desenlace del Brexit y el regreso de los bancos centrales a políticas monetarias más expansivas, los analistas de Banca March sitúan las expectativas de crecimiento económico global en un 2,9%, frente al 3,6% registrado en 2018. No obstante, pese a que la tasa de crecimiento se encuentra en los niveles más bajos de la última década y a que la industria muestra síntomas de contracción, desde la entidad se espera que en la segunda mitad de 2020 la economía mundial crezca a un ritmo del 3,2%, impulsada fundamentalmente por el consumo privado y los servicios.

La intensificación de las medidas proteccionistas también apunta a un panorama menos favorable. Aunque el escenario central de Banca March sigue siendo que habrá un acuerdo entre Estados Unidos y China, lo que reduciría el riesgo de una recesión global, los tiempos de dicho pacto serán relevantes para determinar el grado de deterioro del comercio internacional, que actualmente crece ya a su menor nivel en 10 años. Teniendo en cuenta que la primera potencia mundial entrará en 2020 en año electoral, el equipo de analistas de Banca March espera que logren un entendimiento previo, ya que históricamente la reelección en Estados Unidos está vinculada a la buena marcha de la economía.

En Europa, Alemania, uno de los principales damnificados de las fricciones comerciales, atravesará por una recesión técnica que, por el contrario, la economía estadounidense podría ser capaz de esquivar. Paralelamente, la salida del Reino Unido de la Unión Europea sigue marcando la agenda política ante la cercanía de la fecha de desconexión y el clima de confrontación imperante. El escenario de un Brexit duro ha cobrado fuerza en los últimos meses tras la llegada al Gobierno de Boris Johnson. Todo apunta a que habrá una convocatoria adelantada de elecciones y una extensión del plazo de salida, señala Bonet. En este sentido, las previsiones del equipo de Estrategia de Mercados de Banca March para el supuesto de un Brexit sin acuerdo anticipan una contracción del PIB británico de en torno al 1,2% en 2020 y cercana al 2% en 2021.

Para el conjunto de la zona euro, la entidad espera un crecimiento del 1,1% en 2019 y del 1,2% en 2020. En el caso de España, Banca March también observa una gradual ralentización, pero la economía nacional podría mantener un crecimiento diferencial frente a la Eurozona apoyada en la fortaleza de su demanda interna. La entidad estima que el PIB nacional avanzará un 2,2% en 2019 y un 1,9% en 2020.

Como principales riesgos para la economía española, el equipo de la entidad identifica un menor impulso exterior y la ausencia de reformas estructurales en un contexto de incertidumbre política.

Política monetaria

Tras un breve periodo de intento de normalización monetaria, la desaceleración económica ha llevado a los bancos centrales a volver a inyectar liquidez en el sistema convirtiéndose en compradores netos de activos. “No obstante, el impacto en la economía no será inmediato, ya que suele tardar de 12 a 18 meses en reaccionar a los estímulos monetarios”, indica Bonet. Además, advierte de que el impulso de los bancos centrales será menos agresivo que el que anticipan los mercados. “El mercado está descontando unas rebajas de tipos de interés agresivas que no son compatibles con nuestro escenario de desaceleración económica, en el que no debería llegar a producirse una recesión global”, explica.

En lo que respecta a la inflación, Banca March prevé que continuará siendo estructuralmente baja, pero no espera un escenario de deflación, dada la fortaleza del mercado laboral. En el caso de Estados Unidos la entidad espera un crecimiento de los precios del 1,7% para 2019 y de hasta el 2% para 2020, lo que supone un nivel sensiblemente superior al de la Eurozona, donde sitúa la inflación en el 1,3% tanto en 2019 como en 2020. En España, este porcentaje es ligeramente inferior, con un 1% previsto para el ejercicio actual y un 1,3% para el siguiente.

 

menu