Última actualización: 04:50 / Jueves, 29 Julio 2021
Entrevista a Laurent Calvet

Tikehau: "En nuestra nueva estrategia combinamos la plataforma de impacto con nuestro conocimiento del sector high yield"

Imagen
  • "La estrategia de impacto en HY que acabamos de lanzar pretende contribuir con la transición energética hacia una economía con cero emisiones netas"
  • "Hemos combinado nuestro proceso inversor y conocimiento del mercado HY y nuestra plataforma multiactivo enfocada en cuestiones climáticas y de transición energética"
  • "El primer desafío es conseguir aplicar el mismo marco de nuestra plataforma de impacto en los mercados privados"

Tikehau Capital ha presentado hace poco una nueva estrategia de impacto de alto rendimiento que Laurent Calvet, especialista en carteras de crédito en la gestora, considera un paso natural para contribuir a la transición energética desde un proyecto novedoso para los mercados de deuda cotizada. "Bajo nuestro punto de vista, como gestora de activos tenemos la responsabilidad de actuar con agilidad en todas las clases de activos y geografías a las que tengamos acceso", asegura sobre la necesidad de revertir el crecimiento económico no sostenible.

Tras ocho años de gestión en el universo high yield (HY), acabáis de lanzar una estrategia de impacto en este mercado. ¿Podrías adelantarnos algún detalle sobre el proyecto?

La estrategia de impacto en HY que acabamos de lanzar pretende contribuir con la transición energética hacia una economía con cero emisiones netas y encaja perfectamente con nuestra mentalidad de "crear, no competir" (create, don’t compete). A través de esta iniciativa pretendemos poner encima de la mesa un proyecto novedoso que no se ha visto todavía en los mercados de deuda cotizada.

A día de hoy, es evidente que la inversión de impacto y los criterios ESG son tendencia. Sin embargo, llevamos trabajando en este proyecto durante meses y, desde Tikehau Capital hemos integrado criterios ESG a nuestros análisis desde hace muchos años. Tras los lanzamientos de nuestro fondo de private equity dedicado a la transición energética (T2) y nuestro fondo de impacto en deuda privada, para nosotros el paso natural era trasladar esa experiencia única a los mercados públicos. Para ello hemos combinado nuestro proceso inversor y conocimiento del mercado HY y nuestra plataforma multi-activo enfocada en cuestiones climáticas y de transición energética.

Como podemos observar en el gráfico inferior, como sociedad contamos con 3.000 días para revertir un crecimiento económico insostenible y volver a un estado de emisión similar al que observábamos en 1970. Bajo nuestro punto de vista, como gestora de activos, tenemos la responsabilidad de actuar con agilidad en todas las clases de activos y geografías a las que tengamos acceso. Por ello, nuestra ambición para la estrategia es global, apalancándonos en nuestra capacidad de selección, no solo en Europa, sino también en EE.UU. y Asia.

 

CO2

¿Podrías ampliar vuestro enfoque para el proyecto?

Para explicar nuestro objetivo, podemos comenzar por lo que no haremos. Nuestra idea no consiste simplemente en constituir otro fondo con una huella de carbono baja (conformado por empresas del sector financiero y tecnológico) o con ratings ESG positivos, ni siquiera queremos lanzar otro vehículo enfocado en bonos verdes o sostenibles.

El primer desafío es conseguir aplicar el mismo marco de nuestra plataforma de impacto en los mercados privados. Como inversores de private equity, contamos con total acceso a la información de las compañías en las que invertimos, así como capacidad para influir en sus decisiones. No obstante, ¿cómo vamos a marcar la diferencia en compañías en las que contamos con posiciones relativamente pequeñas de emisiones con un tamaño de 500 millones de euros? La base de la respuesta a esta pregunta se encuentra en nuestro carácter voluntario. Desde Tikehau estamos comprometidos en mantener una relación estrecha con las compañías en las que invertimos. No vamos a definir su estrategia ESG, pero aspiramos a que nos consideren una incubadora de ideas que les ayude y guíe de la mejor manera a lo largo de su "trayecto de impacto". Durante este camino podemos colaborar con las compañías para mejorar la granularidad en el desglose de sus publicaciones; recomendar políticas de comunicación en base a parámetros de la industria o prácticas best-in-class; apoyar el desarrollo de una evaluación simplificada de su huella de carbono, si no se ha llevado a cabo ya; o mantener un diálogo periódico para apuntalar sus objetivos de reducción de emisiones. Por otro lado, plantearemos también una notificación de desinversión en un periodo de dos años, a nivel grupo, en compañías con las que no tengamos tracción en nuestras iniciativas.

Nuestra propuesta implica cambio. Queremos financiar, pero también comprometernos con empresas de diversos sectores (mínimo un 25% en sectores clave según la taxonomía UE y un máximo de 30% de exposición al sector financiero) que puedan contribuir potencialmente, a nivel producto, servicio, operaciones o cadena de valor en la transición hacia una economía con cero emisiones netas a través, principalmente, de la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 7, 11, 12 y 13.

 

ODS  

Entendemos que es un proyecto retador, y nuestra ambición no es que la plataforma funcione al 100% desde el día uno. Sabemos lo que queremos conseguir, el camino que tenemos por recorrer y, en nuestra opinión, contamos con las herramientas necesarias. Incluso si nuestro comienzo tiene un tamaño relativamente menor, buscamos la construcción de un proyecto a largo plazo que amplíe nuestra experiencia y know-how.

Con estas primeras pinceladas, el fondo parece especialmente particular. ¿Cómo pretendéis proceder en términos de selección de emisores?

Como ya hemos anticipado, tomaremos como universo de inversión el HY. Como un primer filtro, Tikehau como grupo cuenta con una exigente política de exclusión que cubre aquellos sectores que consideramos provocan un probado impacto negativo tanto social como medioambiental1. El segundo paso integra nuestro modelo top-down y bottom-up junto con un marco de eficiencia ESG. Finalmente, en tercer lugar, un emisor podrá formar parte de la cartera si se encuentra en alguna de las siguientes clasificaciones:

  • Grupo A: compañías que proveen soluciones relacionadas directamente con el plano climático o son emisoras de bonos verdes o con temática sostenible en línea con los estándares internacionales según cada caso.
  • Grupo B: emisores con compromisos avanzados en materia de cambio climático (con el reconocimiento de marcos internacionales como la iniciativa Science Based Targets, Race to Zero de las Naciones Unidas u otro tipo de formatos que consideremos de una solidez similar).
  • Grupo C: relacionado con las firmas de aquellos sectores con un relevante potencial de reducir las emisiones de CO2 u otras externalidades en materia medioambiental.

Teniendo en cuenta nuestro compromiso de interacción con los emisores a los que financiemos, nuestra cartera tenderá a estar más enfocada en los grupos B y C.

A través de este proyecto tenemos la firme convicción de que nuestra plataforma de impacto junto con nuestra capacidad de encontrar valor y extraer alpha en el espacio HY nos permitirá conseguir un rendimiento financiero positivo sobre una base de impacto medioambiental. Queremos demostrar que impacto y generación de resultados no tienen por qué verse reñidos.

 

Notas

[1] Armamento sobre el que exista controversia, industrias que hayan causado efectos irreversibles sobre hábitats, prostitución y pornografía, carbón térmico, determinados combustibles fósiles (incluyendo aquellos que incluyan perforación en el Ártico, petróleo y gas en alta mar, arenas petrolíferas y gas de esquisto), alcohol, tabaco y marihuana recreativa.

menu