Última actualización: 07:57 / Miércoles, 25 Mayo 2022
Análisis de NN IP

Cómo ayudar a las compañías a ser más sostenibles

Imagen
  • NN IP aprovecha su influencia como inversor para persuadir a las empresas de que refuercen la supervisión ASG y aumenten la diversidad en los consejos de administración
  • Un gobierno corporativo sólido mejora el potencial de creación de valor a largo plazo de una compañía
  • "Animamos a los consejos de administración a que adopten un plan de remuneración que esté en consonancia con sus objetivos de sostenibilidad"

Desde NN Invertment Partners (NN IP) esperan que las empresas de sus carteras de inversión adopten estrategias empresariales sostenibles. Por eso utilizan su influencia como inversores para apoyarlas en cuestiones como la diversidad, la acción climática y la vinculación de la remuneración de los ejecutivos a los objetivos de sostenibilidad.

"Nos comprometemos con las empresas en nombre de nuestros clientes. Al impulsar a las empresas para que mejoren su rendimiento en cuanto a criterios medioambientales, sociales y de gobernanza, nos aseguramos de que el dinero de nuestros clientes se ponga a trabajar para construir un mundo mejor. Esta es también la mejor manera de maximizar el valor de sus inversiones, porque creemos que el comportamiento sostenible de las empresas mejora la rentabilidad ajustada al riesgo", señalan desde la gestora en un artículo de análisis.

Una de las principales prioridades de compromiso es fomentar un gobierno corporativo sólido que equilibre las necesidades de todas las partes interesadas y garantice que las empresas operen de forma justa y ética. El buen gobierno también mejora la estabilidad y el rendimiento de una empresa y apoya su estrategia a largo plazo.

Centrados en la diversidad y la supervisión de los consejos de administración

En el marco de este compromiso, en 2021 la gestora hizo especial hincapié en la composición y la responsabilidad de los consejos de administración, ya que la diversidad y una sólida supervisión a nivel del consejo pueden afectar a la forma en que las empresas se enfrentan a los riesgos políticos, a los nuevos requisitos reglamentarios y a los retos medioambientales y sociales.

Muchos consejos de administración de las empresas se centraron el año pasado, como es lógico, en el impacto de la COVID-19 sobre su negocio y su posición financiera, así como en la protección de la salud y el bienestar de sus empleados. También tuvieron que hacer frente a las interrupciones en sus cadenas de suministro y en el gasto de los clientes. Estos factores, junto con la aparición de nuevos modelos de trabajo y la creciente digitalización, aceleraron el cambio hacia modelos empresariales más responsables, a largo plazo y orientados hacia los stakeholders.

Las lecciones de la pandemia

"En nuestro diálogo con las empresas, analizamos el impacto potencial de la pandemia en su estrategia a largo plazo y en el entorno empresarial. También nos centramos en las lecciones más importantes que las empresas aprendieron durante la pandemia y en sus principales prioridades de desarrollo a medida que la economía se recupera", señala el informe de NN IP.

El objetivo fue persuadir a las empresas para que pongan en práctica una supervisión adecuada a nivel de la junta directiva para abordar los retos medioambientales y sociales. En muchos casos, comprometerse con este tema significa incitar a las compañías a aumentar la diversidad de sus consejos de administración, tanto en términos de habilidades y experiencia como de edad, género y etnia. "Creemos que unos consejos de administración más diversos suelen ser más resilientes y estar mejor equipados para afrontar los retos actuales", indican.

Vinculación de la retribución con los resultados ASG

En 2021, la gestora continuó centrándose en la transparencia, la alineación de la retribución de los ejecutivos con los resultados en materia de sostenibilidad, y la calidad y la supervisión de los consejos de administración. "En nuestras conversaciones con las empresas, planteamos estas cuestiones junto con otras que salieron a la luz durante la pandemia, como la salud y la seguridad de los empleados. También abordamos el impacto de la pandemia en las empresas y sus grupos de interés", destacan.

Desde NN IP desafiaron a los consejos de administración de las compañías a alinear los criterios no financieros con su estrategia y vincularlos a su política de remuneración. En particular, la incorporación de métricas no financieras en el plan de incentivos a largo plazo de una empresa ha sido un tema recurrente, ya que se trata de una herramienta importante para salvaguardar las prácticas empresariales sostenibles. "Animamos a los consejos de administración a que adopten un plan de remuneración que esté en consonancia con sus objetivos de sostenibilidad y estimule los resultados financieros y no financieros", señalan.

"En nuestro compromiso con una empresa participada, planteamos nuestra preocupación por la ausencia de objetivos climáticos en su política de remuneración. La empresa había publicado una estrategia climática con objetivos, pero no los había integrado en su política de remuneración. El consejo de administración acogió con satisfacción nuestra aportación e introdujo varios cambios significativos en la política para satisfacer las expectativas de los inversores e incorporar mejor sus objetivos de sostenibilidad a largo plazo", explican en el análisis.

Énfasis en una acción climática creíble

Puede ser difícil para los inversores juzgar si las ambiciones de sostenibilidad de una empresa son algo más que una estrategia de marketing. Desde NN IP creen que las empresas deben desarrollar planes de acción creíbles que incluyan compromisos de sostenibilidad con objetivos medibles y esperan que se informe periódicamente de los progresos realizados en la consecución de estos objetivos, con una explicación detallada de las medidas adoptadas.

"Por último, el año pasado volvimos a presionar a las empresas para que mejoraran la diversidad y la inclusión en sus organizaciones. Además de establecer estrategias de contratación bien definidas, las empresas con las que colaboramos han desarrollado programas para abordar cuestiones culturales como los prejuicios inconscientes y las normas dominantes", indican.

En opinión de la gestora, un gobierno corporativo fuerte es la base sólida del potencial de una empresa para la creación de valor a largo plazo. Por ello, siguen comprometiéndose con el éxito de la administración, la eficacia de los consejos de administración y la remuneración responsable en medio de la evolución del mercado y las expectativas de la sociedad.

Puede descargar el Informe de Inversión Responsable 2021 de NN IP para leer más sobre el tema en este enlace.

menu