Última actualización: 06:02 / Jueves, 20 Enero 2022
Emerging Markets Corporate Debt

Ninety One: “La renta fija emergente es mucho menos vulnerable que en anteriores ciclos de subidas de tipos de interés”

Imagen
  • Los mercados de renta fija emergente registraron ganancias en el último mes del año, al mejorar el sentimiento tras el episodio de aversión al riesgo observado a principio del trimestre
  • En el conjunto de 2021, según Victoria Harling, responsable de la estrategia Ninety One Emerging Markets Corporate Debt, la importante incertidumbre en muchos frentes impulsó la volatilidad del mercado
  • A lo largo del año, la atención se centró también en China, concretamente en el impacto del endurecimiento de la normativa y la falta de liquidez en el sector inmobiliario

Los mercados de renta fija emergente registraron ganancias en el último mes del año, al mejorar el sentimiento tras el episodio de aversión al riesgo observado a principios del trimestre. Según apunta Peter Eerdmans, responsable de renta fija y co-responsable de deuda emergentes soberana y divisas en Ninety One, el índice de bonos en moneda local (JP Morgan GBI-EM) subió un 1,6%, ayudado por la recuperación de las divisas de los mercados emergentes frente al dólar estadounidense. La deuda en moneda fuerte (JP Morgan EMBI) repuntó un 1,4%, mientras que el mercado de deuda corporativa se mantuvo prácticamente plano, con una subida del 0,4% para el índice JP Morgan CEMBI.

Esto pone fin a un año en el que los mercados en moneda local han tenido dificultades, impulsados por un dólar más fuerte y las subidas de los tipos de interés, mientras que los mercados de crédito se mostraron más resilientes en general, a pesar de las dificultades en segmentos específicos del mercado, como el inmobiliario chino.

La Reserva Federal de Estados Unidos se volvió notablemente más agresiva en diciembre, con el presidente Powell diciendo que era hora de dejar de usar la palabra "transitoria" para describir la inflación. La inflación subió al 6,8% y, aunque la inflación se situó en el 6,8%, la Reserva Federal aceleró el ritmo de reducción de sus compras de activos. Además, los gráficos de puntos de la Fed (previsiones de tipos de interés) apuntan ahora a tres subidas de tipos en 2022.

En cuanto al COVID-19, la rápida propagación de la variante ómicron ha llevado a los gobiernos de gran parte de Europa a imponer restricciones, y hacia finales de mes China cerró la ciudad de Xi'an.

Sin embargo, el sentimiento negativo de los mercados se atenuó un poco cuando las investigaciones (dirigidas por expertos de Sudáfrica) sugirieron que Omicron es más suave que las variantes anteriores. Como reflejo de ello, los precios del petróleo subieron tras la fuerte caída registrada a finales de noviembre.

Turquía siguió dominando las noticias de la región EMEA, ya que el banco central volvió a recortar los tipos de interés en 100 puntos básicos, a pesar del aumento de la inflación. Ante la aguda debilidad de la lira, las autoridades anunciaron entonces una nueva cuenta bancaria vinculada a las divisas, con el fin de atraer a la población local y frenar la compra de dólares estadounidenses en el país.

Al mismo tiempo, el banco central y los bancos estatales intensificaron la intervención, lo que hizo que la lira se fortaleciera bruscamente frente al dólar, antes de volver a una tendencia de depreciación. La lira terminó el mes de diciembre con una notable subida del 2%, a pesar de cotizar en un rango de entre 10,5 y 16,5 frente al dólar estadounidense durante el mes.

Las tensiones siguieron aumentando entre Rusia y Occidente después de que Vladimir Putin expresara su preocupación por la expansión de la OTAN hacia la frontera rusa con Ucrania, sugiriendo que podría utilizarse una respuesta militar.

En América Latina, la inflación continuó registrándose por encima de las expectativas en gran parte de la región, aunque hay algunos indicios de que puede estar tocando techo en Brasil. Los bancos centrales de la región también siguieron actuando para atajar la inflación, subiendo los tipos de interés de forma agresiva.

Perspectivas desde un enfoque ascendente

Con datos que sugieren cada vez más que la variante ómicron del COVID-19 es menos dañina que la delta, en Ninety One creen que las perspectivas de crecimiento económico mundial siguen siendo favorables. Mientras que el enfoque de tolerancia cero de algunos países con respecto a los brotes de COVID seguirá pesando en sus economías y perturbando las cadenas de suministro mundiales, otros ya están suavizando su postura. La tendencia general de acelerar el ritmo de vacunación en muchos países de mercados emergentes también es alentadora.

La continua fortaleza de los precios de las materias primas debería seguir apoyando a muchas economías de los mercados emergentes, especialmente en el contexto de la creciente demanda de inversión en infraestructuras a nivel mundial. A largo plazo, se trata de una historia mucho más amplia que la del petróleo y el gas: los mercados emergentes son productores de los ingredientes vitales para la transición energética limpia del mundo.

Volviendo a la cuestión más inmediata del aumento de la inflación: en los mercados emergentes, los bancos centrales han actuado con mayor rapidez a la hora de subir los tipos que sus homólogos de los mercados desarrollados; en algunos casos, Ninety One cree que el consenso del mercado está valorando ahora más subidas de tipos de las que probablemente sean necesarias en los mercados emergentes, sobreestimando en efecto los riesgos de inflación.

En cuanto a las amenazas para los mercados emergentes derivadas de las subidas de tipos en los mercados desarrollados, la mayoría de las economías de los mercados emergentes son mucho menos vulnerables desde el punto de vista externo que en anteriores ciclos de subidas de tipos de interés, ya que han acumulado considerables reservas de dólares, por lo que deberían ser más resistentes que en anteriores regímenes de endurecimiento de la política monetaria. de la política monetaria.

Todo ello lleva a Ninety One a sobreponderar el riesgo desde una perspectiva descendente en sus estrategias de deuda de mercados emergentes. Considerando las clases de activos clave: en Ninety One siguen viendo valoraciones atractivas en los mercados de high yield denominado en divisa fuerte, muchos de los cuales están preparados para recibir un apoyo significativo del FMI y se benefician de la fortaleza de los precios de las materias primas.

- En las divisas de los mercados emergentes (EM FX), aunque las valoraciones del mercado siguen siendo atractivas desde una perspectiva a largo plazo, los vientos en contra a corto plazo mantienen a Ninety One ligeramente infraponderados. La dinámica del comercio mundial sigue apoyando a las divisas de los mercados emergentes, pero las importaciones de estos países podrían aumentar a medida que las economías se reabran, y la moderación del crecimiento chino podría frenar las exportaciones. Además, la creciente necesidad de restringir la liquidez en Estados Unidos podría reforzar el dólar.

- En cuanto a los mercados de bonos en moneda local, en Ninety One creen que se está cerca de la cima en cuanto a la inflación de los mercados emergentes; esto, combinado con unas valoraciones atractivas, especialmente en relación con los mercados desarrollados, lleva a la gestora a mantener una posición sobreponderada. En Ninety One prefieren los mercados en los que ya se ha producido un endurecimiento significativo de la política monetaria y en los que ya se valora un mayor endurecimiento.

Una cuidadosa selección ascendente será especialmente vital para los inversores en deuda de los mercados emergentes en los próximos meses. La pandemia ha aumentado la dispersión entre un conjunto de oportunidades ya diverso. Además, los mercados que están preparados para beneficiarse de la reapertura parecen significativamente más atractivos que los que están rezagados en la vacunación contra el COVID. La apretada agenda política en América Latina y el resurgimiento de los riesgos geopolíticos en otros lugares también exigen un enfoque vigilante y selectivo, a la vez que contribuyen al conjunto de oportunidades de valor relativo disponibles en todo el universo de inversión en deuda de los mercados emergentes.

Ninety One

Aspectos destacados en la deuda corporativa emergente

El mercado de deuda corporativa de los mercados emergentes registró modestas ganancias en diciembre (+0,4%), deteniendo la caída del cuarto trimestre para terminar el trimestre con un descenso del 0,6%.

En el conjunto de 2021, según Victoria Harling, responsable de la estrategia Ninety One Emerging Markets Corporate Debt, la importante incertidumbre en muchos frentes impulsó la volatilidad del mercado. Entre los factores que impulsaron la volatilidad se encuentran las perspectivas macroeconómicas mundiales; la divergencia en cuanto al momento y el grado de reapertura de las economías ante la persistente amenaza del COVID- 19; y unas perspectivas de crecimiento menos claras y más diversas.

A lo largo del año, la atención se centró también en China, concretamente en el impacto del endurecimiento de la normativa y la falta de liquidez en el sector inmobiliario, que se intensificó hasta convertirse en la fuerza dominante en los mercados durante noviembre y diciembre.

El resultado fue que los diferenciales de los bonos corporativos inmobiliarios chinos aumentaron hasta sus niveles más amplios en una década, y se produjo una serie de impagos, entre ellos el del emisor líder Evergrande. A pesar de ello, el mercado de deuda corporativa de los mercados emergentes en su conjunto se ha mostrado notablemente resistente, gracias a su diversidad en términos geográficos y sectoriales: el CEMBI registró ganancias del +0,9% en 2021, una cifra que supera con creces los rendimientos obtenidos por otros mercados de renta fija mundiales.

menu