Última actualización: 02:38 / Viernes, 22 Enero 2021
Global Environment

Deirdre Cooper (Ninety One): "Hay tres factores principales en el proceso de descarbonización: regulación, tecnología y comportamiento del consumidor"

Imagen
  • "El mundo está invirtiendo tan solo 500.000 millones de dólares de los 2-3 billones de dólares que se necesitan anualmente para descarbonizar la economía mundial"
  • "Necesitamos que las empresas que cotizan en bolsa gasten mucho más en abordar el cambio climático, porque los gobiernos y los fondos de capital privado no pueden cubrir el déficit por sí mismos"
  • "Hay dos caminos principales hacia un futuro con bajas emisiones de carbono e invertimos en empresas selectas en todos ellos: energía renovable y electrificación"

Para situarse en la mejor posición para proporcionar rendimientos a largo plazo, un gestor de fondos debe comprender el desempeño en materia de sostenibilidad de una empresa. Así lo expresan Deirdre Cooper y Graeme Baker, cogestores de la estrategia Global Environment de Ninety One, en una reciente entrevista en la que explican cómo pueden los inversores contribuir a abordar el cambio climático, cómo seleccionan empresas que contribuyen a la descarbonización de las carteras y cómo conciliar la inversión sostenible con la necesidad de rentabilidad, entre otros temas. A continuación, sus respuestas.

¿Cómo pueden los inversores contribuir a abordar el cambio climático?

El mundo está invirtiendo tan solo 500.000 millones de dólares de los 2-3 billones de dólares que se necesitan anualmente para descarbonizar la economía mundial. Necesitamos que las empresas que cotizan en bolsa gasten mucho más en abordar el cambio climático, porque los gobiernos y los fondos de capital privado no pueden cubrir el déficit por sí mismos. El valioso papel de los inversores es comprometerse con las empresas que cotizan en bolsa, como accionistas, para alentarlos a acelerar el gasto en la transición de la economía mundial a un modelo de bajas emisiones de carbono.

Pero es importante que los inversores tengan claro su impacto y no lo exageren. Dentro de nuestra cartera, analizamos e informamos el impacto de carbono para cada empresa, lo que significa que podemos medir el progreso. Esto incluye analizar los perfiles de emisiones de las empresas, el "carbono evitado" y las iniciativas para alinear las estrategias comerciales con los objetivos climáticos de París. Informamos sobre las empresas que lo están haciendo bien y llamamos a aquellas que no se mueven tan rápido como creemos que deberían hacerlo.

La mayoría de la gente está familiarizada con las emisiones de carbono. ¿Puede explicar el concepto de "carbono evitado"?

Es una medida del grado en que los productos o servicios de una empresa tienen una huella de carbono menor que la alternativa. No es un concepto muy conocido por ahora, pero se está adoptando cada vez más. Estamos trabajando con empresas para animarlas a registrarlo y reportarlo. Creemos que es la mejor medida de cómo los productos y servicios de una empresa contribuyen a la descarbonización.

Por ejemplo, para calcular el "carbono evitado" de un automóvil eléctrico, compararía las emisiones totales del ciclo de vida (desde su fabricación, su conducción durante su vida útil y finalmente su eliminación) con las emisiones totales del ciclo de vida de un automóvil tradicional. Eso da una medida de la importancia de los vehículos eléctricos para lograr los objetivos climáticos mundiales y, por lo tanto, una indicación de la fuerza del potencial viento de cola de la descarbonización detrás de las empresas en la cadena de valor de los vehículos eléctricos.

¿Dónde encuentra empresas que contribuyan a la descarbonización de su cartera?

Hay dos caminos principales hacia un futuro con bajas emisiones de carbono e invertimos en empresas selectas en todos ellos:

- Energía renovable: El mundo necesita un cambio completo en la forma en que generamos electricidad, alejándose de los combustibles fósiles hacia energías renovables, principalmente eólica y solar.

- Electrificación: una mayor electrificación es esencial, incluida una revisión del transporte terrestre, haciendo que la flota sea más autónoma y eficiente y, en última instancia, pasando de los motores de combustión interna a los vehículos eléctricos autónomos propulsados ​​por energías renovables.

¿Qué impacto tiene COVID-19 en la inversión sostenible?

Al principio, pareció que la pandemia podría retrasar la descarbonización. Ahora, parece que veremos una aceleración. Hay tres factores principales que impulsan el proceso de la descarbonización: regulación, tecnología y comportamiento del consumidor. En algunos lugares, ha habido una gran aceleración del factor regulatorio, especialmente en la Unión Europea, que está enfocando su plan de recuperación en la transición baja en carbono. No vemos ningún freno en el factor de la tecnología, por ejemplo, en términos de la caída del coste de la energía renovable y en el número de lanzamientos de productos sostenibles, incluidos los vehículos eléctricos y las soluciones de eficiencia energética. En cuanto al comportamiento del consumidor, todavía está por determinar. Pero hay pruebas alentadoras de que la gente está pensando mucho más en sus huellas de carbono. Considerándolo todo, creemos que las empresas expuestas a la descarbonización están muy bien posicionadas para crecer por encima del mercado a medida que salimos de esta crisis.

¿Cómo pueden los inversores conciliar la inversión de forma sostenible con la necesidad de generar rentabilidad?

Esta es una pregunta realmente importante, porque creo que es un malentendido que debe haber una compensación entre ellos. Creo que tiene una mayor probabilidad de obtener un rendimiento superior si comprende una empresa en el contexto de todos sus accionistas, que es lo que le ayuda a hacer un enfoque de inversión fundamental que incorpora la inversión sostenible.

Los datos de sostenibilidad brindan información adicional sobre el modelo comercial y la cultura de una empresa, incluido si tiene una posición competitiva en el mercado, lo que a su vez lo ayuda a generar mejores pronósticos para el crecimiento de los ingresos y la rentabilidad. En pocas palabras, para estar en la mejor posición para proporcionar rendimientos a largo plazo a los inversores, creo que un administrador de fondos debe comprender absolutamente el desempeño de sostenibilidad de una empresa.

¿Cómo deberían enfocar los inversores la inversión sostenible en acciones chinas y de otros mercados emergentes?

Es una buena pregunta, porque los datos de sostenibilidad generalmente están menos disponibles en los mercados emergentes. Como gestores activos, la forma de superarlo es visitar empresas. Pasamos mucho tiempo con equipos de gestión tanto en países emergentes como desarrollados, para tratar de comprender a las empresas desde una perspectiva financiera y de sostenibilidad.

Vale la pena hacerlo, porque una parte significativa del potencial de crecimiento vinculado a la descarbonización reside en los mercados emergentes, especialmente en China. El país suministra más paneles solares y baterías de iones de litio del mundo que cualquier otro país, y es líder en varias de las tecnologías que son clave para la descarbonización. En consecuencia, las empresas chinas proliferan en las cadenas de suministro de todos los sectores que permitirán un futuro con bajas emisiones de carbono, desde las energías renovables hasta la electrificación y la eficiencia energética.

Curiosamente, los precios de las acciones de las empresas de nuestro universo de descarbonización que están expuestas al mercado nacional chino no se han beneficiado de la forma en que lo han hecho las expuestas al estímulo en Europa y en otros lugares. Por tanto, creemos que actualmente existen algunas oportunidades de valor entre las empresas chinas de nuestro sector.

¿Cómo están asignando los inversores sus posiciones en la estrategia Ninety One Global Environment dentro de carteras más amplías?

Nuestros inversores tienen diversas necesidades y motivaciones. Un grupo está buscando exposición a un área de crecimiento estructural a largo plazo, que creemos que proporciona la descarbonización. Un segundo grupo se está dando cuenta de que el riesgo climático en sus carteras es mucho mayor de lo que pensaban y está afectando a las empresas de todos los sectores. Por lo tanto, quieren asignar a empresas con el potencial de obtener mejores resultados en un escenario de descarbonización que podría ser negativo para muchas otras partes de sus carteras.

En términos de combinar la estrategia Ninety One Global Environment en una cartera más amplia, creo que a muchos inversores les resulta útil que la estrategia sea neutral desde una perspectiva de estilo, es decir, que no tenga un sesgo de crecimiento o calidad. Y debido a que está muy concentrada, hay poca superposición con índices amplios u otras estrategias activas. Las 25 acciones de nuestra cartera actualmente están subrepresentadas en los enfoques tradicionales de acciones activas, incluidas las otras estrategias de acciones de Ninety One.

menu
menu