Última actualización: 07:11 / Lunes, 4 Mayo 2020
Según JP Morgan AM

Las liquidaciones drásticas en activos como el crédito high yield pueden dejar oportunidades para los fondos de rentas

Imagen
Las liquidaciones drásticas en activos como el crédito high yield pueden dejar oportunidades para los fondos de rentas
  • Como en todas las carteras de rentas, el componente de bonos del Global Income Fund se ha enfrentado a enormes desajustes que han tenido un severo impacto por la falta de liquidez
  • El objetivo del fondo es generar rentas regulares y sostenibles, por lo que la gestora confía en que puedan mantener al menos los niveles de rentabilidad que había ido ofreciendo
  • En las últimas semanas, los gestores del Global Income Fund se han centrado en mejorar su perfil de liquidez para estar preparados para cuando surjan oportunidades

Transitamos un periodo complicado para todos, en el que estamos viviendo una situación a nivel global sin precedentes que conlleva gran incertidumbre. El mundo financiero no ha sido menos, con todas las clases de activos sufriendo el impacto de la crisis sanitaria. Las estrategias orientadas a rentas son algunas de las más vulnerables en la fase actual del mercado. El gestor del Global Income Fund de JP Morgan Asset Management, Michael Schoenhaut, aborda cómo está ajustando la cartera con cautela mientras busca áreas en las que se han producido liquidaciones drásticas, como el crédito high yield, para aprovechar las oportunidades que puedan surgir.

“Ha sido bastante atípico el nivel de descalabro que hemos visto en los mercados, provocado por los esfuerzos para reducir la expansión del coronavirus, lo que ha llevado a un drástico descenso de las expectativas de crecimiento, aparte de suscitar temor en el mercado y poner en entredicho la liquidez”, asegura en un vídeo grabado el pasado 31 de marzo. En él, hace hincapié en que el entorno se ha complicado mucho para los fondos de rentas en todo el mundo.

“El componente de bonos del Global Income Fund, como ha ocurrido con todas las carteras de rentas, se ha enfrentado a enormes desajustes que han tenido un severo impacto debido a la falta de liquidez”, revela. Según Schoenhaut, existen muchos casos de inversores apalancados que se han visto obligados a liquidar sus carteras, y esto, asegura, se debe a la tensión causada en sus inversiones, incluso en los valores del Tesoro, que a principios de esta crisis se negociaban con una escasa liquidez.

Desde entonces, destaca que la Fed y el resto de bancos centrales se han esforzado para mejorar esta situación de liquidez y tratar de restaurar el funcionamiento normal de los mercados. Aun así, insiste en que sigue habiendo tensión en varios mercados, ya que “ese impacto adicional ha hecho mella” en las emisiones high yield e incluso investment grade, al mismo tiempo que en renta variable, lo que generado dificultades en distintos fondos de rentas multiactivos.

Prepararse para las oportunidades

Schoenhaut revela que, antes del estallido de la pandemia, el fondo ya estaba asumiendo una postura cauta y defensiva, ya que, en su opinión, nos hallamos en un entorno de final de ciclo. En deuda high yield, se dirigen hacia el extremo superior del rango, lo que podría suponer “un posicionamiento histórico” en el Global Income Fund. “Ahora, vemos que se han producido bruscos movimientos, debido a la tremenda ampliación de los diferenciales”. Por ello, aunque cree que pueden surgir impagos, considera que en el tramo high-yield de mayor calidad que podrían encontrarse algunos valores atractivos. “Aún no estamos preparados para entrar y beneficiarnos de esas áreas, pero nos estamos acercando”, añade.

El otro foco de atención de JP Morgan AM es examinar lo que los bancos centrales tienen intención de comprar, teniendo en cuenta que ya se han visto rebotes en el crédito investment grade. Asimismo, han reducido ligeramente las ponderaciones a renta variable, pero mantienen una exposición aceptable a una posible mejoría de la perspectiva económica. “Vamos a vigilar muy de cerca las áreas donde ha habido liquidaciones drásticas y han dejado oportunidades que podemos aprovechar”, declara el gestor.

El principal objetivo del fondo es generar unas rentas regulares y sostenibles, por lo que confía en que de cara al futuro puedan mantener al menos los niveles de rentabilidad que había ido ofreciendo. “Sabemos que en renta fija y deuda privada las tires se han movido al alza, igual que las rentabilidades por dividendo en renta variable, y eso crea una presión alcista en nuestros yields. Al mismo tiempo, en un entorno sometido a estrés, nos enfrentamos al reto de sufrir posibles impagos y recortes de dividendos, lo cual nos mantiene muy atentos a estas áreas”, revela.

Schoenhaut da casi por seguro que se producirán cambios drásticos en las políticas de dividendos y ratios de pay-out; y algunas empresas pueden verse obligadas a suspender las recompras y los dividendos. “De todos modos, tenemos mucha confianza en que vamos a poder mantener (si no aumentar) el nivel de rentabilidad por dividendo”, afirma. En ese sentido, recuerda que, en otros periodos de estrés, pudieron hacerlo de una forma regular en el tiempo.

JP Morgan AM - rentabilidades

Por otro lado, hace hincapié en que el tema más importante en estos momentos tiene que ver con la gestión de la liquidez. “Entendemos que algunos de nuestros inversores afectados por este entorno complicado podrían precisar su dinero. Queremos estar preparados para proporcionarles efectivo si lo necesitan”, asegura. Además, para gestionar el riesgo asociado a la cartera general en estos momentos, considera que tener una exposición relevante a cash brinda un buen colchón para cubrir algunos de esos riesgos.

“La tercera razón para mejorar el componente de liquidez es estar preparados para aprovechar las oportunidades cuando surjan”, añade. Por ello, en las últimas semanas los gestores del Global Income Fund se han centrado en mejorar su perfil de liquidez mediante la captación de fondos.

menu