Última actualización: 06:08 / Lunes, 15 Febrero 2021
Columbia Threadneedle Investments

Destellos de luz al final del túnel

Imagen
  • Los temores de unos elevados niveles de impagos corporativos resultaron injustificados, lo que permitió el repunte de la deuda high yield en 2020 y sentó las bases para 2021
  • Al inicio de la crisis se temía que hasta un 10% del universo de deuda high yield europeo pudiera incurrir en impagos en el plazo de un año; sin embargo, los paquetes de ayudas públicas han logrado mantener el número de impagos en cotas sorprendentemente reducidas
  • En Columbia Threadneedle Investments creen que este año asistiremos a un crecimiento relativamente sólido partiendo de cotas bajas, pero que tendremos que esperar a 2022 para que la recuperación supere los niveles anteriores

Tras un 2020 lleno de altibajos en los mercados de deuda high yield europeos, parece que 2021 se presenta más estable. Según explica Roman Gaiser, director de deuda high yield de la región EMEA en Columbia Threadneedle Investments, los temores de unos elevados niveles de impagos corporativos resultaron injustificados, lo que permitió el repunte de la deuda high yield en 2020 y sentó las bases para el próximo año. Si bien la segunda ola de la COVID-19 y la nueva cepa se revelan una rémora para la recuperación, cuando las vacunas permitan controlar el virus, tanto la economía como la deuda de alto rendimiento deberían regresar a un cierto grado de normalidad.

Echando la vista atrás, en 2020 asistimos a una notable recuperación de los mercados financieros, y la deuda high yield no fue una excepción. La impactante combinación de medidas monetarias y fiscales aprobadas por las autoridades, a la que se sumó una refinanciación generalizada de la deuda corporativa, impulsó una fuerte recuperación después de un desalentador primer trimestre. En su momento más bajo, registrado el 23 de marzo de 2020, los mercados europeos de deuda high yield habían retrocedido casi un 19% desde que comenzó el año, mientras que al cierre de diciembre habían crecido casi un 3% (1).

Al inicio de la crisis se temía que hasta un 10% del universo de la deuda high yield europeo pudiera incurrir en impagos en el plazo de un año. Sin embargo, los paquetes de ayudas públicas han logrado mantener el número de impagos en cotas sorprendentemente reducidas y los inversores y los prestamistas han demostrado su deseo de refinanciar compañías como Rolls Royce, Lufthansa, PureGym y muchas otras que deberían ser negocios viables una vez finalizada la pandemia. El entorno de tipos de interés reducidos o cero dio a los inversores ávidos de rendimientos un incentivo para comprar títulos de deuda high yield.

Pese a todo, estamos ante un panorama alterado. A medida que los confinamientos en toda Europa se iban traduciendo en profundas contracciones económicas y sometían a las compañías cíclicas a un enorme estrés, el mercado de deuda high yield europeo creció de tamaño en alrededor de 100.000 millones de euros (2), lo que representa un 25%, en gran parte por la rebaja de la calificación crediticia de compañías consideradas anteriormente “investment grade”, que se convirtieron en lo que se denomina “ángeles caídos”. Varias empresas de gran tamaño, alta calidad y bien establecidas, como Ford y Renault, pasaron a formar parte del universo de deuda high yield y parece poco probable que su calificación vaya a revisarse al alza en el futuro próximo.

En los primeros compases de 2021, la pregunta clave es con qué rapidez podrán regresar las economías a los niveles del PIB de 2019. De forma realista, en Columbia Threadneedle Investments creen que este año asistiremos a un crecimiento relativamente sólido partiendo de cotas bajas, pero que tendremos que esperar a 2022 para que la recuperación supere los niveles anteriores. Es muy probable que la deuda high yield registre un año menos movido, a lo que contribuirá el hecho de que numerosos emisores corporativos se refinanciaron en 2020. Alrededor del 10% del mercado (unos 45.000 millones de euros en bonos)(3) se refinanció durante los 12 últimos meses, con lo que aprovechó la oportunidad de reembolsar sus bonos que vencían en 2021 y 2022 (y más adelante).

Este entorno de liquidez abundante ha hecho aflorar varias compañías “zombis” que, por ahora, son capaces de seguir existiendo. Sin embargo, existe la duda de si podrán generar efectivo suficiente para cubrir sus gastos de explotación y sus deudas cuando la economía empiece a recuperarse, teniendo en cuenta sus niveles de apalancamiento más elevados y el ritmo de la recuperación. No obstante, en Columbia Threadneedle Investments intentan evitarlas analizando especialmente los flujos de efectivo, la solidez de los balances, los riesgos operativos, el valor estratégico y otros factores similares.

Puesto que se prevé que continúen los estímulos monetarios y fiscales, y en vista del optimismo del mercado en cuanto a una mejora a medida que van administrándose las vacunas, el mercado europeo de deuda high yield parece preparado para vivir un año positivo. Sin embargo, puesto que otros analistas del mercado comparten opiniones similares, esto presenta un riesgo. Según las previsiones de Columbia Threadneedle Investments, el mercado global podría generar alrededor de un 3,5%. Esta cifra tiene en cuenta un rendimiento corriente ligeramente superior al 3%, el efecto roll down de bonos que no han incurrido en impagos y los inevitables incumplimientos de pagos en los bonos de un reducido número de emisores corporativos, así como la posibilidad de que los diferenciales crediticios se contraigan de forma moderada a medida que vamos saliendo de la crisis de la COVID-19.

Se trata de una rentabilidad atractiva en un entorno de rendimientos reducidos. De hecho, en los últimos 12 meses, incluso Estados Unidos se convirtió en un país de rendimiento nulo, puesto que el tramo a corto plazo de la curva de tipos se desplomó y el rendimiento de los títulos del Tesoro estadounidense a 10 años se situó por debajo del 1%, antes de recuperar algo de terreno en respuesta a la esperanza de que se lanzaría un gran paquete de estímulos en el país. Puesto que la vacuna ofrece una salida para retornar a la normalidad, el universo ampliado de la deuda high yield europeo destaca como posible fuente de rentabilidad positiva relativamente constante.

 

 

Anotaciones:

(1) https://www.iea.org/news/renewable-power-is-defying-the-covid-crisis-wi…, November 2020.

(2) Infrastructure Investor; Q3 Fundraising Report 2020. https://www.infrastructureinvestor.com/fundraising-reports/

(3) Morningstar, October 2020.

(4) https://www.mckinsey.com/business-functions/strategy-and-corporate-fina…, October 2020. 5 https://

(5) https://www.reuters.com/article/us-eu-bonds-environment-idUSKCN24G1HD, July 2020.

 

Información importante:

Exclusivamente para uso de inversores profesionales y/o cualificados (no debe entregarse a clientes particulares ni emplearse con ellos). Este documento se ofrece exclusivamente con fines informativos y no debe considerarse representativo de ninguna inversión en particular. No debe interpretarse ni como una oferta o una invitación para la compraventa de cualquier título u otro instrumento financiero, ni para prestar asesoramiento o servicios de inversión. Invertir implica un riesgo, incluyendo el riesgo de pérdida de capital. Su capital está sujeto a riesgos. El riesgo de mercado puede afectar a un emisor, un sector económico o una industria en concreto o al mercado en su conjunto. El valor de las inversiones no está garantizado y, por lo tanto, los inversores podrían no recuperar el importe inicialmente invertido. La inversión internacional conlleva ciertos riesgos y volatilidad por la posible inestabilidad política, económica o cambiaria, así como por las diferentes normas financieras y contables.

Los valores que se incluyen aquí obedecen exclusivamente a fines ilustrativos, están sujetos a cambios y no deben interpretarse como una recomendación de compra o venta. Los valores que se mencionan pueden o no resultar rentables.

Las opiniones se expresan en la fecha indicada, pueden verse alteradas con arreglo a la evolución de la coyuntura del mercado u otras condiciones y pueden diferir de las opiniones ofrecidas por otras entidades asociadas o afiliadas de Columbia Threadneedle Investments (Columbia Threadneedle).

Las decisiones de inversión o las inversiones efectivamente realizadas por Columbia Threadneedle y sus filiales, ya sea por cuenta propia o en nombre de los clientes, podrían no reflejar necesariamente las opiniones expresadas. Esta información no tiene como finalidad prestar asesoramiento de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de los inversores. Las decisiones de inversión deben adoptarse siempre en función de las necesidades financieras, los objetivos, las metas, el horizonte temporal y la tolerancia al riesgo del inversor en cuestión.

Las clases de activos descritas podrían no resultar adecuadas para todos los inversores. La rentabilidad histórica no garantiza los resultados futuros y ninguna previsión debe considerarse garantía de rentabilidad. La información y las opiniones proporcionadas por terceros han sido recabadas de fuentes consideradas fidedignas, aunque no se puede garantizar ni su exactitud ni su integridad. Ni este documento ni su contenido han sido revisados por ninguna autoridad reguladora.

En Australia: Publicado por Threadneedle Investments Singapore (Pte.) Limited [«TIS»], ARBN 600 027 414. TIS está exenta del requisito de contar con una licencia australiana de servicios financieros en virtud de la Ley australiana de sociedades (Corporations Act) y se fundamenta en lo dispuesto por la normativa Class Order 03/1102 relativa a la prestación de servicios financieros y de comercialización a los clientes mayoristas australianos, tal y como se define este término en la sección 761G de la Ley de sociedades de 2001.

TIS está regulada en Singapur (número de registro: 201101559W) por la Autoridad Monetaria de Singapur (Monetary Authority of Singapore) de conformidad con la Ley de valores y futuros (Securities and Futures Act) (Capítulo 289), que difiere de la legislación australiana.

En Singapur: Publicado por Threadneedle Investments Singapore (Pte.) Limited, 3 Killiney Road, #07-07, Winsland House 1, Singapur 239519, entidad regulada en Singapur por la Autoridad Monetaria de Singapur (Monetary Authority of Singapore) de conformidad con la Ley de valores y futuros (Securities and Futures Act) (Capítulo 289). Número de registro: 201101559W. Este documento no ha sido revisado por la Autoridad Monetaria de Singapur.

En Hong Kong: Publicado por Threadneedle Portfolio Services Hong Kong Limited 天利投資管理香港 限公司. Unit 3004, Two Exchange Square, 8 Connaught Place, Hong Kong, firma autorizada por la Comisión de Valores Mobiliarios y Futuros de Hong Kong («SFC») para desarrollar actividades reguladas incluidas en el epígrafe 1 (CE:AQA779). Sociedad registrada en Hong Kong conforme a la Ordenanza de Sociedades (Capítulo 622) con el n.º 1173058.

En la región EMEA: Publicado por Threadneedle Asset Management Limited. Sociedad registrada en Inglaterra y Gales con el n.º 573204, Cannon Place, 78 Cannon Street, Londres EC4N 6AG, Reino Unido. Autorizada y regulada en el Reino Unido por la Autoridad de Conducta Financiera (FCA). Este material lo distribuye Columbia Threadneedle Investments (ME) Limited, sociedad regulada por la Autoridad de

Servicios Financieros de Dubái (DFSA). Para distribuidores: Este documento ha sido concebido para ofrecer a los distribuidores información sobre los productos y servicios del Grupo y no está destinado a su posterior divulgación.

Para clientes institucionales: La información contenida en este documento no constituye asesoramiento financiero alguno, y está dirigida exclusivamente a personas con el conocimiento adecuado en materia de inversión, que satisfagan los criterios normativos para ser considerados Clientes Profesionales o Contrapartes de Mercado; ninguna otra persona deberá actuar sobre la base de esta información.

Columbia Threadneedle Investments es el nombre comercial en todo el mundo del grupo de sociedades Columbia y Threadneedle.

menu