Última actualización: 06:16 / Viernes, 22 Enero 2021
Transición medioambiental

Lyxor AM comunicará las temperaturas implícitas de 150 de sus fondos ETFs

Imagen
  • Para medir la temperatura se combinan el enfoque sectorial de descarbonización y el método de emisiones de gases de efecto invernadero por unidad de valor agregado
  • "Todas las carteras, todos los índices y todas las referencias tienen algún tipo de impacto climático"
  • Lyxor AM trabaja con el especialista de datos climáticos S&P Global Trucost y con una filial del proveedor de índices Standard & Poor’s para perfeccionar el enfoque

Como parte de la lucha contra el cambio climático y la reducción de emisiones de carbono, Lyxor Asset Management ha anunciado la publicación de las temperaturas implícitas actuales de más de 150 de sus ETFs.

Según explica, esto representa un importante hito en el compromiso de la entidad para ofrecer a los inversores la información que necesitan a la hora de evaluar mejor el impacto de sus carteras en el calentamiento mundial y, en su caso, para ayudarles a armonizar sus carteras con los objetivos del Acuerdo de París. Es decir, mantener el aumento de la temperatura en este siglo muy por debajo de  los 2 ºC con respecto a la época preindustrial y continuar los esfuerzos para limitar dicho aumento a 1,5 ºC.

Las metodologías utilizadas para indicar con precisión el potencial de calentamiento de una cartera de inversiones son innovadoras y están en constante evolución. Esta iniciativa está considerada como un proceso gradual, y Lyxor AM trabaja con el especialista de datos climáticos S&P Global Trucost, especializado en la evaluación de riesgos asociados al cambio climático, así como con una filial del proveedor mundial de índices Standard & Poor’s, con el fin de perfeccionar el enfoque de forma constante.  

Para medir la temperatura de este primer grupo de fondos, Lyxor comenzó a utilizar los datos de emisiones pasadas y las proyecciones de emisiones futuras de cada una de las compañías en cartera, basándose en los compromisos anunciados por las propias compañías, de existir dichos compromisos, o de las estimaciones proporcionadas por S&P Global Trucost. 

Este enfoque combina dos metodologías reconocidas: el enfoque sectorial de descarbonización (SDA), desarrollado por la iniciativa Science Based Targets, para sectores con elevadas emisiones de gases de efecto invernadero, (generación de electricidad, producción de acero, aviación, etc.), y el método de emisiones de gases de efecto invernadero por unidad de valor agregado (GEVA) para otros sectores. La combinación de estas dos metodologías  permite evaluar cómo se ajustan las compañías de cualquier sector a los objetivos del Acuerdo de  París. 

Con esta medición de la temperatura, Lyxor pretende ofrecer a todos los tipos de inversores y partes interesadas la transparencia que necesitan sobre los activos gestionados, ayudándoles de este modo a ser más conscientes del impacto que estos podrían tener en el medioambiente y a limitar los riesgos climáticos dentro de sus carteras. 

Este mecanismo refuerza el marco que Lyxor ha desarrollado durante varios años con el fin de proporcionar a los inversores métodos sencillos para canalizar su capital hacia inversiones que promuevan un mundo bajo en carbono, sobre todo los ETF de bonos verdes y la creación de un completo ecosistema de ETF relacionados con el clima. Para completar este marco, Lyxor está  analizando en estos momentos la forma de integrar la medición del riesgo climático, en concreto, los  riesgos de transición, dentro de sus fondos. 

A raíz de esta decisión, Florent Deixonne, director de ISR en Lyxor Asset Management, ha declarado: "Todas las carteras, todos los índices y todas las referencias tienen algún tipo de impacto climático. Comenzamos el proceso de ayudar a todos los tipos de inversores a evaluar dichos impactos y a gestionar esos riesgos a través de la publicación de temperaturas. No cabe duda de que garantizar que las inversiones sean realmente sostenibles representa una responsabilidad fiduciaria fundamental para los inversores profesionales, tanto si asesoran a instituciones como si invierten en nombre de particulares. Las  personas que gestionen su propio dinero también podrán utilizar esta información para adoptar decisiones de inversión que tengan más en cuenta los riesgos climáticos y, si así lo desean, armonizar mejor sus carteras con los objetivos de temperatura del Acuerdo de París". 

menu