Última actualización: 06:55 / Jueves, 30 Abril 2020
Datos mensuales

Los inversores salieron de los ETFs de renta fija como fórmula para obtener liquidez en marzo

Imagen
  • Los ETPs de renta fija cerraron el mes registrando los mayores flujos de salidas desde 2015
  • En el caso de la renta variable, los ETPs de renta variable estadounidense listados en EE.UU. han registrado entradas netas por valor de 31.800 millones de dólares
  • Mientras, los ETPs de la misma clase de activos cotizados en EMEA han registrado salidas por 7.000 millones de dólares

La volatilidad ha sido la gran protagonista en el mercado durante marzo, también en el caso de los ETFs. Pese a la incertidumbre que hubo, los flujos netos hacia productos ETPs se mantuvieron positivos durante todo el mes, aunque fueron los más bajos desde agosto de 2019 (17.200 millones de dólares).

Según los datos que he recopilado iShares, parte de BlackRock, la principal tendencia que se observó la salida de flujos de vehículos indexados de renta fija. Según explica Aitor Jáuregui, responsable de BlackRock en España, Portugal y Andorra, “el mes de marzo se caracterizó por la elevada volatilidad de los mercados, por lo que muchos inversores recurrieron a los ETPs de renta fija como manga de liquidez. Esta tendencia llevó a que los ETPs de renta fija cerrasen el periodo con salidas sin precedentes desde 2015”. El total de flujos netos que salieron de estos vehículos en todo el mundo fue de 34.500 millones de dólares.

Otra de las tendencias registrados fue un mayor interés y apetito por activos refugio frente a la volatilidad, como las materias primas. “De esta forma, los ETP de oro, plata y crudo han defendido las entradas que ya venían registrando desde el arranque de 2020”, añade Jáuregui. En este sentido, los ETPs de commodities marcaron un nuevo récord al lograr unas entradas neta de 11.700 millones de dólares. 

Respecto a la renta fija, desde BlackRock señala que hubo un patrón claramente doméstico. “Prueba de ello es que los ETPs de renta variable estadounidense listados en EE.UU. han registrado entradas netas por valor de 31.800 millones de dólares, mientras que los ETPs para la misma clase de activos cotizados en EMEA han registrado salidas por 7.000 millones de dólares. Este patrón se ha repetido en la renta variable europea, en la que los ETPs listados en mercados domésticos han sumado más de 3.000 millones de dólares, mientras que los vehículos cotizados en la otra orilla del Atlántico han cerrado el mes con salidas netas ligeramente inferiores a los 4.000 millones de dólares”, apunta Jáuregui.

Datos europeos

El mercado europeo de ETFs siguió las mismas tendencias que se observaron en el mercado global. Según los datos del informe Lyxor Money Monitor de marzo de 2020, elaborado por Lyxor ETF, la volatilidad en la renta variable y los diferenciales de crédito marcaron niveles de salida de flujos que se vieron por última vez durante la crisis financiera mundial de 2007-2008. 

“La espiral de ventas en el mercado incidió en las rentabilidades de todos los activos de riesgo, mientras que los activos seguros como la deuda pública y el oro cosecharon resultados positivos.  Los volúmenes de negociación en ETFs domiciliados en Europa se revelaron particularmente altos en un contexto complicado de mercado, reflejo de los elevados volúmenes registrados en sus activos subyacentes. Todas las clases de activos acusaron significativos flujos de salida en marzo, principalmente de los fondos activos. Las salidas de capitales registradas en los fondos superaron con creces las apreciadas en los ETF en Europa durante el periodo”, explica el documento. 

Los ETFs y los fondos de renta fija experimentaron los mayores flujos de salida que se recuerdan (128.700 millones de euros). Según sus datos, la renta fija en euros sufrió salidas de capitales en todas las subcategorías. Mientras que la renta fija en dólares y la deuda pública en dólares siguieron siendo el activo seguro por excelencia. 

Respecto a los ETFs y fondos indexados de renta variable, también sufrieron los flujos de salida de mayor envergadura desde la crisis financiera mundial de 2007-2008, cerca de los 53.000 millones de euros.

menu
menu