Última actualización: 05:08 / Lunes, 1 Marzo 2021
Un componente clave en carteras de renta fija

State Street: asistimos a la transición de posiciones de bonos corporativos IG a vehículos con clasificación ASG

Imagen
  • La exposición al crédito IG corporativo seguirá siendo un componente básico de las carteras de renta fija, si bien incorporando de manera creciente características ASG
  • Concejero: “Con el comienzo del año hemos observado una rotación a riesgo ante un marco macroeconómico favorable, con toma de posiciones entre otros en high yield y convertibles"
  • El entorno de crecimiento, inflación y gasto en EE.UU. actúan en detrimento de los bonos gubernamentales a pesar del programa de recompras de la Fed

Aun sin el perfil defensivo de los bonos gubernamentales, el crédito corporativo con grado de inversión (IG) ofrece mejores perspectivas si la evolución de la pandemia nos depara nuevas sorpresas, señala Ana Concejero, directora de ventas para España en SPDR,  la marca de ETFs de State Street Global Advisors.

Debido a ello, desde la gestora consideran que la exposición al crédito IG seguirá siendo un componente básico de las carteras de renta fija, si bien incorporando de manera creciente características ASG en su composición, tal como se destaca en uno de sus recientes boletines “SPDR Espresso”.

“Con el comienzo del año hemos observado una rotación a riesgo ante un marco macroeconómico favorable, con toma de posiciones entre otros en high yield y convertibles, ambas apuestas destacadas en nuestro barómetro de inversión para el primer trimestre ‘Bond Compass’”, destaca Concejero.

Los argumentos a favor de esta estrategia se basan en el desarrollo de la economía estadounidense. El entorno de crecimiento (con un PIB del cuarto trimestre de 2020  que llegó al 4%), sumado al de inflación y gasto, actúan en detrimento de los bonos gubernamentales a pesar del programa de recompras de la Fed.

“Esta situación tiene en cambio menor impacto en la deuda corporativa con grado de inversión, en la que un mayor crecimiento ayuda a fortalecer las cuentas corporativas”, explica la experta. “La cuestión clave es el grado de contracción del crédito corporativo con un aumento de los yields de los bonos del Tesoro estadounidense”.

Los spreads (OAS) se han cerrado, aunque no a niveles anteriores (en un periodo de observación desde 2010). Anteriores contracciones se produjeron normalmente ante las mayores subidas del rendimiento de los bonos a 10 años y parece probable que los diferenciales se estrecharán a medida que el crecimiento gane fuerza y se produzca la reapertura de las economías y la mejora de la calidad crediticia. (Ver gráfica ‘Figure 1’)

La protección de la deuda corporativa con grado de inversión

“Las ventas recientes de los bonos del Tesoro de EE.UU. han hecho que los rendimientos del índice de bonos corporativos Bloomberg Barclays US Corporate Bond Index se acerquen al 1,90%, superando el rendimiento del Bloomberg Barclays US Treasury Bond Index”, explica Concejero.

Este último tiene un enfoque en el tramo largo de la curva (más de 10 años), con una duración cercana a 19 años, lo que lo hace más sensible a las subidas de los rendimientos subyacentes. “Una subida en yields de 10 bps neutralizaría la rentabilidad de los cupones. El crédito US IG requeriría una subida de yields doblemente superior para neutralizar los cupones. Además, si hubiera un deterioro de la liquidez en el mercado, se espera que la Fed retome el programa de compras”, añade.

OAS

Incorporación de características ASG

En este contexto, la aceleración de la integración ASG es un hecho, lo que está produciendo una rotación de carteras convencionales a alternativas de crédito IG con características ASG. Concejero subraya que “en el mercado de crédito IG en EE.UU. se espera que esta tendencia tome cuerpo conforme la Administración Biden incorpore su agenda de criterios ambientales, sociales y de gobierno”.

La tendencia es clara en los flujos netos de los últimos doce meses para los ETF de renta fija domiciliados en EMEA (Ver gráfica: ‘Figure 2’):

Figura 2

Índices en dólares y en euros

SPDR aporta soluciones vía la construcción de índices ASG en colaboración con Bloomberg, que incorpora un filtro ASG sobre la base del mapa de materialidad de la organización independiente SASB (Sustainable Accounting Standards Board), con el objetivo de maximizar la clasificación mediante una metodología best-in-class/positive screening.

El índice SPDR® Bloomberg SASB U.S. Corporate ESG UCITS ETF (Acc) (Ticker: SPPU GY) excluye emisores que obtengan ingresos significativos de operaciones relacionadas con eventos de controversias extremas, armas controvertidas, violaciones del pacto mundial de la ONU, extracciones de carbón térmico, tabaco y armas de fuego civiles. Este índice de referencia de grado de inversión, de tipo fijo y denominado en dólares estadounidenses, optimiza la puntuación de la herramienta R-Factor (Responsibility Factor), el agregador de datos ASG propio de State Street Global Advisors.

La metodología ASG ‘best-in-class’ ayudó a este ETF a alcanzar en 2020 rentabilidades superiores a 80 bps sobre el índice convencional de crédito IG en EE.UU.”, subraya Concejero.

 

Figura 3

Figura 4

SPDR cuenta con un segundo instrumento con la misma metodología con exposición a la Eurozona, el SPDR® Bloomberg SASB EUR Corporate ESG UCITS ETF (Acc).

Un reciente estudio del Equipo de Análisis Cuantitativo de SPDR ETFs analiza las bondades de la incorporación de bonos de clasificación ASG en la asignación de activos, observando mejoras en la gestión de volatilidad y frontera eficiente de las carteras. Puede leerlo en el siguiente enlace.

menu