Última actualización: 15:07 / Miércoles, 4 Septiembre 2019
Responsable de infraestructura

Gershon Cohen (Aberdeen Standard Investments): “Ahora mismo, uno de los mejores lugares para invertir en proyectos de infraestructura es la región andina”

Imagen
Gershon Cohen (Aberdeen Standard Investment): “Ahora mismo, uno de los mejores lugares para invertir en proyectos de infraestructura es la región andina”
  • En 1998, Aberdeen Standard Investments comenzó a invertir en proyectos de infraestructura social y económica en Europa
  • La plataforma de inversión en concesiones de Aberdeen Standard Investment (plataforma de inversión en infraestructura de ASI) es un equipo de 36 profesionales de la inversión
  • El año pasado, decidieron adentrarse en la región andina y el mercado latinoamericano
  • Lanzaron un primer fondo con un objetivo de 250 millones de dólares en América Latina, que esperan invertir en los próximos 3 a 4 años, en alrededor de 10 a 12 proyectos en Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay

En las últimas dos décadas, la plataforma de inversión en infraestructuras de Aberdeen Standard Investment (ASI) ha invertido de forma exclusiva en proyectos de infraestructura social y económica. Desde sus oficinas de Londres y Edimburgo, en el Reino Unido, invirtieron en concesiones gubernamentales, llamadas ‘Private Partnerships’, que ofrecen a los inversores atractivos retornos ajustados al riesgo con una baja correlación con los ciclos económicos y otras clases de activos.

El equipo de inversión en infraestructura construyó con éxito una franquicia que después fue exportada a Europa, abriendo oficinas en París y Madrid para cubrir toda la zona euro. Más tarde, el equipo decidió expandirse a Asia, instalando una oficina en Sídney, desde donde invierten en Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos en fondos destinados a dólares estadounidenses y australianos. El año pasado, decidieron adentrarse en la región andina y el mercado latinoamericano, lanzando un fondo que tiene por objetivo los proyectos de infraestructura social y económica de la región andina.

Según Gershon Cohen, responsable global de fondos de infraestructura, su equipo suele trabajar estrechamente con contratistas y operadores globales de infraestructura, organizaciones que son consideradas sus socios industriales, algunas de ellas son empresas de renombre como la constructora española Grupo Ferrovial o la empresa francesa Bouygues, quien se especializa en desarrollar, construir y operar proyectos de infraestructura a nivel mundial.

“Trabajamos con nuestros socios industriales en la licitación de concesiones y por la oportunidad de invertir en infraestructura a través de estas concesiones. Estamos respaldados por algunos de los principales inversionistas mundiales en infraestructura. Inversores que, durante los últimos 20 años, han sido pioneros en inversiones de infraestructura, como el fondo soberano holandés, así como el fondo soberano surcoreano y algunos fondos de China, además de algunos de los grupos de private equity de gran tamaño, como Partners Group. Todos ellos nos han apoyado en nuestra travesía”, dijo Cohen.

“Cuando invertimos en infraestructura y concesiones, siempre estamos buscando un grado de estabilidad política, fiscal y económica, así como seguridad jurídica. Todas estas características son relativas, porque tienen una combinación y un grado diferentes según la parte del mundo en la que inviertes. Sin embargo, tratamos de combinar la oportunidad de invertir con las necesidades de nuestros inversores y con un cierto grado de estabilidad. En ese sentido, el Reino Unido y los Estados Unidos son un mercado muy estable, Europa es bastante estable y Australia es un lugar muy bueno para invertir. Pero también buscamos gobiernos que quieran llevar adelante una gran cantidad de oportunidades de inversión, y en este momento, uno de los mejores lugares que tiene todos estos ingredientes es la región andina de América Latina. Argentina y Brasil también presentan muchas oportunidades, pero en la actualidad Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay ofrecen una mayor estabilidad económica y política, en nuestra opinión. Especialmente ahora que Colombia acaba de convertirse en miembro de la OCDE y Perú está en camino de convertirse en miembro de esta organización”, agregó.

La huella latinoamericana

El equipo de inversión en infraestructura siempre piensa en el largo plazo, dilucidando qué economías se verán más estables desde una perspectiva política y cuáles querrán invertir en proyectos de infraestructura para respaldar su crecimiento. En el caso concreto de América Latina, invierten en proyectos de infraestructura que construyen carreteras, vías férreas, escuelas, hospitales o plantas de tratamiento de agua. Incluso hoy en día, una alta proporción de la población en el Perú no tiene acceso al agua potable, por lo tanto, existe una gran necesidad de invertir en proyectos que puedan tratar el agua y convertirla en potable. La salud, la educación y el transporte también son grandes problemas.

“Genuinamente, somos el único fondo de infraestructura social enfocado en la región andina. No hay otro competidor que sea activo y tenga oficinas sobre el terreno o que dedique capital activamente a la región. Muchos de nuestros pares están invirtiendo desde sus vehículos globales, entrando y saliendo de la región, al haber dado un camino institucional a nuestro compromiso con la región en el largo plazo, hemos invertido en el desarrollo de una asociación con profesionales que están sobre el terreno, para ganar una ventaja y ser los primeros en movernos en la región, porque estamos sinceramente entusiasmados con la creación de un equipo en América Latina ", dijo Ivan Wong, subdirector de inversiones de fondos en mercados primario y secundarios y gestor de activos en Aberdeen Standard Investments.

Hace un par de años, el equipo de infraestructura de Aberdeen Standard Investment formó una asociación estratégica con una organización con sede en Colombia, LQA Fondos SA, una boutique de asesoramiento que tiene una larga trayectoria en la obtención de capital para proyectos de infraestructura con el gobierno y el sector privado; y que buscaba convertirse en una gestora de fondos. El año pasado, lanzaron un primer fondo de 250 millones de dólares, que esperan invertir en los próximos 3 o 4 años, en alrededor de 10 o 12 proyectos en Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay.

"Nos unimos a nuestros socios industriales para ofertar por los contratos. Con suerte, si tenemos éxito y los inversores que nos apoyan están satisfechos con los resultados, puede que, en 2 o 3 años, hagamos otro fondo, y quizás después de ése, otro. Esa es nuestra estrategia: crear una presencia a largo plazo en el entorno de la infraestructura en América Latina. Más adelante, podríamos plantear estrategias de capital alternativo o de private equity

En las economías maduras, la infraestructura se ha llegado a comprender tan bien que hay un exceso de oferta de capital y menos oferta de proyectos, lo que hace que los rendimientos disminuyan. Sin embargo, las economías un poco más emergentes -con una relativa estabilidad política y económica- ofrecen un perfil de riesgo similar y sus proyectos de infraestructura generan rendimientos cercanos al 15%. Si nos quedáramos en Europa ahora, no podríamos lograr ese tipo de rendimientos. Es por eso que estamos estableciendo un fuerte compromiso con la región, tenemos una oficina en Colombia con siete personas de nuestro socio estratégico, algunas personas más se unirán a nuestro socio local desde Madrid y Australia”, explicó Cohen.

 “A medida que nos tornemos más familiares y exitosos dentro de la región, y que haya más estabilidad económica en otras partes de América Latina, podríamos buscar ampliar nuestro alcance en Argentina o Brasil, pero somos muy cautelosos. Durante 20 años, hemos ido ampliando gradualmente nuestra plataforma y tiene sentido ser cauteloso cuando se ingresa en una nueva región del mundo. A menudo decimos que no somos muy emocionantes, pero en un mundo de volatilidad, los inversores institucionales a largo plazo están encantados de confiar en nosotros el dinero de sus fondos de pensiones, porque tenemos una visión a largo plazo y un registro histórico que lo acredita”, agregó Wong.

Los desafíos de la región

Las economías de América Latina no son sencillas, Colombia acaba de terminar un largo conflicto y todavía tienen algunos asuntos pendientes; y Perú está atravesando por un cambio de presidente, lo que normalmente no es fácil. Pero, debido a que el equipo de infraestructura de Aberdeen tiene presencia en el terreno, pueden explicarles a sus inversores de manera transparente las complejidades de la región. “Los inversores de América Latina son predominantemente inversores líderes estadounidenses que ya han invertido en la región durante muchas décadas, por lo que realmente aprecian la comprensión que hemos ganado y reconocen los desafíos. Estados Unidos tiene más vínculos económicos con América Latina que nunca, debido a cuestiones políticas y macroeconómicas. Es una travesía de gran interés para nosotros. Estamos encantados de estar haciendo lo que estamos haciendo y está yendo muy bien”, concluyó Cohen.

menu
menu