Última actualización: 06:27 / Lunes, 14 Septiembre 2020
Sello de la Social Enterprise Mark

La EAF española Altum, la primera firma europea de asesoramiento financiero en lograr el reconocimiento de "empresa social"

Imagen
  • Social Enterprise Mark es una organización europea que tiene como objetivo velar para que las empresas sociales cumplan con una serie de requisitos que las distingan como tal
  • Altum Faithful Investing destina el 100% de sus beneficios distribuibles a proyectos que apoyen la evangelización a través de la oración, la misión y la formación de vocaciones
  • Altum se convierte así en la primera compañía de asesoramiento financiero en Europa en lograr este galardón

La EAF Altum Faithful Investing ha recibido el sello de empresa social por la Social Enterprise Mark, garantizando así que su actividad constituye un “beneficio para la sociedad y la preservación del medio ambiente a la vez que demuestra rentabilidad en un modelo de negocio ético y responsable”, tal y como afirman en la entidad.

De este modo, Atlum, empresa española de asesoramiento financiero regulada por la CNMV, se convierte en la primera compañía de asesoramiento financiero en Europa en lograr este galardón. La empresa, fundada en 2017 por Borja Barragán, ha superado los diferentes criterios de calificación para la adjudicación del sello como, por ejemplo, tener un objetivo social y/o ambiental claro y reconocido por todos los directivos y empleados.

Asimismo, desde la Social Enterprise Mark destacan que se trata de una empresa privada independiente que no dependa de subvenciones ni donaciones y que destina, al menos, un 50% de los beneficios obtenidos a fines sociales. En el caso particular de Atlum, la compañía destina el 100% de los beneficios distribuibles a proyectos que apoyen la evangelización.

 “Cumplimos con nuestro objetivo mercantil de ofrecer un servicio profesional a nuestros clientes, obtener unos ingresos suficientes para crear puestos de trabajo dignos, ser eficientes y garantizar nuestra supervivencia a corto, medio y largo plazo”, asegura Borja Barragán, fundador de la firma.

Además, según Barragán, las claves de este reconocimiento residen en que, como empresa social, el éxito de Alum se mide por la forma en que los recursos que generan con su actividad mercantil ayudan a los proyectos sociales en los que colabora la firma y que, además, “colaboren para llevar a cabo la misión de la Iglesia Católica”.

menu
menu