Última actualización: 05:29 / Miércoles, 3 Junio 2020
Crisis del COVID-19

Bankia apoya con 400.000 euros los programas de empleabilidad de Cruz Roja

Imagen
  • Con una tasa de inserción del 42%, más de 15.000 personas han participado ya en estas iniciativas en las seis ediciones anteriores
  • Desde 2014, Bankia ha apoyado con 4,7 millones de euros a Cruz Roja en programas de empleo en todo el territorio nacional
  • La entidad apoyará diversos programas para la mejora de la empleabilidad de mujeres víctimas de violencia de género en 28 provincias

Bankia apoya con 400.000 euros los programas sociales de Cruz Roja en este 2020, centrados especialmente en la empleabilidad de personas en situaciones de especial vulnerabilidad en un contexto marcado por la crisis del COVID-19.

Este año, la entidad apoyará los programas Recualificación para personas afectadas por la crisis, Desafío +45 e Iniciativas para la mejora de la empleabilidad para mujeres víctimas de violencia de género. Los tres proyectos se llevarán a cabo en 28 provincias y la ciudad autónoma de Ceuta.

En los últimos siete años, Bankia ha donado un total de 4,7 millones de euros a Cruz Roja. Esta colaboración ha permitido poner en marcha programas de empleo en los que han participado más de 15.000 personas, de las que 6.350 han conseguido un trabajo, una tasa de inserción del 42%.

David Menéndez, director de Gestión Responsable de Bankia, subraya la importancia del compromiso que adopta la entidad, “un año más y en la difícil situación actual”, con Cruz Roja. “Para nosotros, Cruz Roja es sinónimo de compromiso social y valoramos su gran experiencia, su amplia capilaridad en toda España y lo cercanos que están a los problemas urgentes que tiene la sociedad en todos los rincones de nuestro país y, también, a nivel internacional”, añade Menéndez.

Programas de empleabilidad

Leopoldo Pérez, secretario general de Cruz Roja destaca que “el trabajo que realiza Cruz Roja con las personas no busca únicamente paliar situaciones puntuales, a corto plazo, sino realizar un acompañamiento verdadero y práctico con programas adaptados a los perfiles más demandados en el mercado laboral”. Por ello, asegura que la colaboración entre ambas entidades supone una importante contribución en la mejora de la empleabilidad de las personas en situación de especial vulnerabilidad. “Juntos hemos apostado por trabajar en programas de apoyo a personas desempleadas mayores de 45 años con importantes cargas familiares, mujeres víctimas de violencia de género y personas a quienes la crisis ha afectado especialmente”, declara Pérez.

En primer lugar, el programa Recualificación para personas afectadas por la crisis tiene como objetivo capacitar en competencias transversales y técnicas específicas para el desempeño de determinadas profesiones u oficios a través de formación teórico-práctica.De media, los cursos tendrán una duración de unas 200 horas y se prácticas en espacios laborales en empresas para los participantes del proyecto en Altea (Alicante), Ávila, Ceuta, Socuellamos (Ciudad Real), Guadalajara, Madrid, Segovia, Tenerife, Valencia y Zamora.

Por su parte, Desafío +45 es una iniciativa que pretende acercar oportunidades laborales a personas que sufren discriminación por edad en el mercado de trabajo. Así el proyecto buscar reactivar a las personas en sus procesos de toma de decisiones individuales y colaborativos de búsqueda de empleo y que adquieran nuevas competencias técnico- profesionales. Se llevará a cabo en las provincias de Álava, Albacete, Alicante, Almería, Baleares, Burgos, Castellón, Ciudad Real, Granada, Jaén, Las Palmas, León, Madrid, Málaga, Murcia, Navarra, Salamanca, Sevilla, Tenerife, Toledo, Valencia, Valladolid y Zaragoza.

Por último, el proyecto Iniciativas para la mejora de la empleabilidad para mujeres víctimas de violencia de género mejorarán su empleabilidad a través de itinerarios de inserción laboral y medidas especificas dirigidas a su empoderamiento, reducción de la brecha digital de género. Tendrá lugar en las provincias de Valencia, Madrid, Tenerife, Las Palmas, Castellón y Badajoz.

“Representa todos los valores de la huella social de Bankia: proximidad, compromiso directo, sentido de urgencia e implicación de todos, y contribuir a la empleabilidad es hoy en día fundamental para intentar que el impacto de la crisis del coronavirus sea lo menor posible”, destaca Menéndez.

menu
menu