Los inversores de Asia-Pacífico y Europa consideran el cambio climático algo central en su política de inversión

  |   Por  |  0 Comentarios

Pixabay CC0 Public Domain

La cuarta encuesta anual de Robeco realizada a 300 inversores revela que las actitudes de cada región respecto a la inversión climática siguen siendo muy diferentes. Por ejemplo, el interés en Norteamérica se sitúa por detrás de la región de Asia-Pacífico (APAC), que va en cabeza. Además, el porcentaje de inversores de APAC para quienes el cambio climático desempeña un papel central o muy significativo en su política de inversión asciende al 79% y supera por primera vez al de Europa (76%).

Sin embargo, la encuesta revela que el interés sigue disminuyendo en Norteamérica en un contexto de disputas políticas sobre el coste percibido de la integración de factores ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) en las inversiones, donde solo el 35% da prioridad a la inversión climática. Debido a esta situación, la media mundial ha disminuido hasta el 62% en comparación con el 71% de 2023, pero sigue indicando que la mayoría de los inversores consideran prioritaria la inversión climática.

«Los resultados de la encuesta revelan que muchos inversores están adoptando un enfoque centrado y diligente en lo que respecta a la descarbonización de las carteras de inversión y avanzando hacia una economía futura de bajas emisiones de carbono. A medida que se familiarizan con el duro trabajo que implica la transición climática, disminuye la ingenuidad y aumentan las deliberaciones y el escrutinio sobre lo que se necesita para integrar la sostenibilidad en los múltiples aspectos de la gestión de las carteras de inversión», señala Lucian Peppelenbos, estratega de clima y biodiversidad de Robeco.

Entre los inversores institucionales, el informe señala que las aseguradoras destacan por comprometerse a lograr las cero emisiones netas en comparación con otros inversores institucionales y mayoristas, según la gestora, «quizá debido a su particular exposición al cambio climático desde ambos lados del balance». En concreto, alrededor del 39% de las aseguradoras se han comprometido públicamente a lograr este objetivo y otro 20% está en vías de hacerlo. Los inversores de la región de Norteamérica tienen más «miedo al compromiso», ya que el 46% ha descartado comprometerse con el objetivo de cero emisiones netas frente al 26% del año pasado. 

Principales tendencias

Entre los datos que arroja esta encuesta destaca que más de tres cuartas partes de los inversores creen que la transición será algo desordenada y que solo una pequeña parte se realizará de forma colectiva. En concreto, el 15% cree que será una transición ordenada en la que los gobiernos y los mercados colaborarán para reducir las emisiones. Por otra parte, el 8% cree que el mundo alcanzará un nivel alto de calentamiento global (hot-house world) y se tomarán muy pocas medidas para evitarlo. A este respecto, hay menos inversores que opinan que se pueda lograr el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global por debajo de los 2 °C. Solo el 30% lo considera posible, frente al 38% de 2023, mientras que el 41% lo considera imposible, frente al 30% de la encuesta anterior. 

En la actualidad, los inversores destinan más fondos a estrategias climáticas generales que a las centradas específicamente en empresas «en transición». Solo el 37% invierte en estrategias dirigidas a empresas con planes de transición creíbles, aunque la mayoría (63%) tiene previsto hacerlo en un plazo de uno a dos años. La cuestión de la transición influye en los estilos de inversión preferidos. Alrededor del 45% utiliza estrategias activas de renta variable centradas específicamente en invertir en empresas orientadas a la transición, mientras que el 43% invierte en bonos verdes o bonos centrados en la sostenibilidad. Este enfoque vuelve a ser más popular en Europa y APAC. 

«La transición de las empresas y otros sectores del modelo marrón al verde, a medida que se descarbonizan, solo es posible si los inversores participan activamente, recompensando a las que adoptan el cambio y retirando el apoyo a las que lo rechazan o se muestran reacias a formar parte de él. Un aspecto interesante de los resultados de este año es que los inversores de la región de Asia-Pacífico están avanzando con determinación en materia de sostenibilidad, puesto que están incrementando su apoyo a la transición climática», concluye Peppelenbos.

AllianceBernstein nombra a Souheir Asba gestor de carteras de Renta Fija Investment Grade

  |   Por  |  0 Comentarios

Foto cedida

AllianceBernstein (AB) ha anunciado el nombramiento de Souheir Asba como nuevo gestor de carteras de Crédito Investment Grade. Según explican desde la firma, Asba estará ubicado en Londres y con su incorporación se fuerza el equipo global de crédito. En su nueva función, supervisará las carteras de crédito Euro Investment Grade y Global Investment Grade de AB.

Desde la gestora destacan su dilatada experiencia de más de 12 años en renta fija global, en estrategias sostenibles y en crédito. Se incorpora desde BlackRock, donde su principal responsabilidad fue como gestora de carteras en el equipo de Global Investment Grade Credit, gestionando mandatos minoristas e institucionales. Durante su estancia en BlackRock, también se centró en cuentas globales sostenibles, tanto en nuevos lanzamientos de clientes como en fondos existentes. Antes de incorporarse a BlackRock, trabajó como estratega de crédito europeo en Bank of America, cubriendo tanto grado de inversión como con activos High Yield, tras pasar por Société Générale CIB, donde era economista.

En opinión de Tiffanie Wong, directora-Fixed Income Responsible Investing Portfolio Management y directora-Global & US Investment-Grade Credit en AllianceBernstein, «el segmento de crédito con grado de inversión ha sido durante mucho tiempo uno de los puntos fuertes de AllianceBernstein y estamos encantados de dar la bienvenida a Souheir al equipo para añadir más amplitud y experiencia a nuestras capacidades».

Según añade John Taylor, responsable de renta fija europea y director de multisector global de AllianceBernstein, «si bien el segmento de crédito con grado de inversión ha registrado fuertes rentabilidades en lo que va de año, somos conscientes de que hay una serie de riesgos idiosincrásicos en toda la clase de activos que deben sortearse. Souheir desempeñará un papel crucial para ayudarnos a conseguirlo, ya que aporta una gran experiencia a nuestro equipo con sede en Londres«.

Allianz GI alcanza los 200 fondos clasificados como Artículo 8 o 9 del SFDR

  |   Por  |  0 Comentarios

agua allianzgi

Allianz Global Investors (Allianz GI) ha publicado su Informe anual de sostenibilidad y stewardship 2023, en el cual detalla sus principales acciones e hitos en materia de sostenibilidad durante el año pasado, así como sus objetivos para 2024. «En 2023 se plantearon ciertas cuestiones en torno al propósito y el valor de la inversión sostenible, lo que dio lugar a un replanteamiento de conceptos, como el de ASG», ha destacado Matt Christensen, director Global de Inversión Sostenible y de Impacto de Allianz GI.

Según Christensen, en este contexto, nuestra prioridad sigue siendo brindar a los clientes soluciones de inversión sostenibles adecuadas para lograr un cambio positivo en el mundo. «En 2024, el mundo se enfrenta a una serie de retos relacionados con la sostenibilidad y a algunas claras divergencias políticas. La cuestión principal será asumir un enfoque pragmático. Independientemente de los retos que surjan, desde Allianz GI seguiremos ofreciendo soluciones y herramientas adecuadas que respalden los objetivos de sostenibilidad de nuestros clientes, desempeñaremos nuestro papel en el impulso de la agenda de la transición sostenible en el sector y continuaremos construyendo un modelo de negocio sostenible», afirma

El informe enumera los hitos que, según la compañía, han alcanzado en el 2023. El informe destaca las principales acciones e hitos alcanzados durante el año pasado. En primer lugar, Allianz GI ha seguido ampliando su oferta de inversiones sostenibles hasta contar actualmente con más de 200 fondos clasificados como Artículo 8 o 9 según el Reglamento de Divulgación de Información sobre Finanzas Sostenibles (SFDR) de la UE. Estos fondos representan el 61% de los activos totales bajo gestión de Allianz GI. 

En segundo lugar, partiendo de los resultados obtenidos con el enfoque de la compañía centrado en indicadores clave de desempeño (KPI) para alcanzar distintos objetivos de descarbonización, Allianz GI introducido dos nuevas metodologías de inversión en 2023: Un enfoque centrado en el rating ASG para mercados emergentes, con el que se busca un perfil de sostenibilidad para las carteras que sea superior al de sus índices de referencia y un enfoque centrado en el cálculo de la cuota de inversión sostenible de las carteras a partir de una metodología propia desarrollada por AllianzGI para identificar inversiones sostenibles, en línea con las directrices del reglamento SFDR.

El tercer gran avance en 2023 ha sido la introducción de nuevas e innovadoras soluciones de fondos. Como ejemplos destacan el lanzamiento de la primera estrategia de la compañía en renta variable centrada en aspectos sociales y el fondo SGD Loan, una estrategia de “finanzas combinadas” lanzada junto a la Fundación MacArthur y FMO IM que logró movilizar 1.100 millones de dólares en préstamos dirigidos a pymes de mercados en desarrollo.

El informe también revela los objetivos para 2024 de la compañía. En este año, según Allianz GI, existe el riesgo de que la agenda política podría retrasar la financiación y ejecución de los planes de transición. El equipo de asesoramiento de risklab de Allianz GI está examinando cómo los diferentes escenarios climáticos podrían afectar a la rentabilidad de la cartera. Por otro lado, 2024 podría ser el año en el que la biodiversidad (un tema que suele atraer menos atención que el cambio climático como preocupación medioambiental) reciba la atención que realmente merece. Es probable que se acelere la integración de la biodiversidad en el proceso de inversión, y Allianz GI espera que esta tendencia estimule aún más el interés de los clientes y el desarrollo de nuevos productos.

En cuanto a su política de voto activa, el Informe anual de sostenibilidad y stewardship 2023 establece planes concretos para 2024. Por ejemplo, Allianz GI quiere reforzar sus políticas de voto en materia de remuneración, diversidad de género y clima. La gestora actualizará su política de voto para responsabilizar a los directores si una empresa no cuenta con una estrategia creíble de cero emisiones netas. A partir de 2024, se espera que las compañías participadas de gran capitalización de todo el mundo (y a partir de 2025 las empresas más pequeñas) incluyan indicadores de rendimiento ASG en sus políticas de remuneración.

 

Inflación estadounidense: descifrando las tendencias en un ciclo de tipos cambiantes

  |   Por  |  0 Comentarios

Canva

¿Qué está sucediendo con la inflación en EE.UU.? Un tercer dato alto del índice de precios al consumidor (IPC) ha retrasado aún más las expectativas de recorte de tipos, e incluso ha planteado la posibilidad de un aumento. Desde la estimación de seis o siete recortes de tipos al comienzo del año, ahora los mercados esperan solo uno o dos en 2024. Esta situación pone más presión sobre las decisiones que tome la Reserva Federal de EE.UU. de aquí a final de año. 

Samy Chaar, economista jefe de Lombard Odier, explica que la persistente inflación en servicios está alimentando preocupaciones de que la cifra del IPC general se haya estancado un punto porcentual por encima del objetivo. Además, la inflación en servicios «core» se aceleró nuevamente en marzo. «Algunas tendencias en las recientes cifras del IPC podrían indicar una normalización que se ha demorado debido a los impactos de la era pandémica. Los costes de la vivienda tardaron en aumentar en las medidas oficiales de inflación después de que los alquileres para nuevos inquilinos se dispararan durante la pandemia. Ahora que la inflación de los alquileres para nuevos inquilinos ha caído bruscamente, es posible que el cambio esté tardando nuevamente en reflejarse en los índices oficiales de inflación. Los precios de los automóviles también aumentaron considerablemente debido a la dificultad para obtener piezas durante y después de la pandemia. Ahora, los costes de los servicios relacionados con los automóviles, incluido el seguro, podrían estar simplemente poniéndose al día», argumenta. 

Mientras tanto, apunta que muchos otros componentes importantes de la inflación en Estados Unidos, incluidos los alimentos, están cayendo, y los precios de los bienes están firmemente en territorio deflacionario:  El IPC también se destaca entre las medidas de inflación en Estados Unidos; y el Índice de Precios al Productor (IPP) de marzo se situó ligeramente por debajo de las expectativas. Además, los datos recientes del gasto en consumo personal (PCE), que es el índice preferido por la Reserva Federal (Fed), también han estado alrededor de un punto porcentual completo por debajo del IPC, tanto en términos generales como en su núcleo.

En opinión del experto de Lombard Odier, una medida crucial que vigilan los bancos centrales de los mercados desarrollados es la inflación vinculada a los salarios. «En este ámbito se observa una normalización en curso. Aunque el mercado laboral estadounidense sigue siendo muy fuerte -con la creación de muchos nuevos puestos de trabajo y una tasa de desempleo baja-, se está reequilibrando. Los ingresos medios por hora están disminuyendo y el número de personas que abandonan su empleo se mantiene ligeramente por debajo de las medias anteriores a la pandemia. La población activa crece y la productividad aumenta. Los cuatro indicadores del crecimiento salarial en EE.UU. muestran que está cayendo a una horquilla del 3-4%. Este nivel es coherente con una inflación general en torno al objetivo del 2% de la Fed», comenta. 

¿Una segunda oleada de inflación?

Sobre si veremos o no una segunda oleada de inflación, apunta que por el lado de la demanda, esto requeriría un impulso persistente del crecimiento fiscal o salarial. «Este último se está ralentizando, y es improbable que el primero alcance las cotas de los paquetes de ayuda e iniciativas de la era de la pandemia, como la Ley de Reducción de la Inflación, la Ley de Chips y Ciencia, la Ley de Inversión en Infraestructuras y Empleo y la Ley del Plan de Rescate Americano», matiza. 

Y por el lado de la oferta, no puede descarta otra perturbación, vinculada quizá a riesgos geopolíticos. «Más allá de un escenario de alto riesgo de una escalada militar más amplia en Oriente Medio, vemos dos canales obvios para que estos riesgos afecten a la inflación: una presión al alza sobre los precios de la energía y nuevas interrupciones o desvíos en las cadenas de suministro mundiales. En cuanto a la primera, observamos que la importante capacidad de producción de petróleo excedentaria de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, y la capacidad más limitada de Estados Unidos, podrían desplegarse para compensar cualquier perturbación a corto plazo de los precios del petróleo. Ya hemos analizado aquí escenarios de riesgo geopolítico para los precios del petróleo», argumenta.

También observa que las cadenas de suministro mundiales ya se están rediseñando de forma que reflejen los imperativos nacionales de reducir riesgos, asegurar los suministros y comerciar e invertir con los aliados. Y señala: «En Oriente Medio hay tres grandes puntos de estrangulamiento para el comercio mundial: el estrecho de Ormuz, el canal de Suez y el estrecho de Bab al-Mandeb. Aunque históricamente los conflictos en la región han tenido pocas implicaciones para los inversores mundiales, una escalada importante que atraiga a potencias de fuera de Oriente Medio sigue siendo un riesgo significativo. Sin embargo, la prolongación de los conflictos existentes y la «lógica de bloques» siguen siendo nuestra hipótesis de trabajo»

Y aunque las actuales subidas de los precios de la energía acaparan los titulares, a menos que un repunte en este sentido haga descarrilar las expectativas de inflación futura de los consumidores (que por ahora son relativamente estables), considera que la Fed  no se inclinará a reaccionar. «Aunque seguimos atentos a los indicios de una interrupción importante de la oferta o de una reaceleración del mercado laboral, ninguno de ellos constituye nuestro caso base», advierte. 

Los tipos bajarán en el segundo semestre

En su opinión, la sólida demanda de la economía estadounidense puede significar una mayor inflación de los servicios durante más tiempo. También reduce la urgencia de que la Fed recorte los tipos. «Seguimos viendo que la inflación subyacente del IPC caerá a una media del 2,7% en 2024, lo que permite cierta relajación monetaria este año. Esperamos hasta tres recortes de 25 puntos básicos (pb) en 2024, en función de los datos que vayan llegando, no sólo de la inflación, sino también de la fortaleza de los mercados laboral e inmobiliario, con la vista puesta también en cualquier indicio de tensiones en el sector financiero. En la medida de lo posible, la Fed querrá evitar recortar los tipos inmediatamente antes de las elecciones presidenciales, por temor a verse arrastrada a discusiones políticas. Esto podría abogar por un primer recorte en julio si los datos son favorables», argumenta. 

Excepcionalismo estadounidense

Mientras tanto, EE.UU. es en gran medida el caso atípico entre las tendencias inflacionistas mundiales. El experto advierte de que la inflación mundial ha sido inferior a las expectativas este año y explica que se ha normalizado gradualmente a medida que la economía mundial se recuperaba de una serie de perturbaciones, desde las interrupciones de la cadena de suministro hasta la subida de los precios de la energía tras la invasión rusa de Ucrania. Las tendencias en EE.UU. han reflejado las del resto del mundo, pero a diferencia de otros países, la inflación también ha aumentado debido a las presiones sobre los precios impulsadas por la demanda. El Gobierno estadounidense prestó más apoyo financiero a los hogares, lo que se tradujo en un mayor gasto de los consumidores.

Según su análisis, en Europa, los argumentos a favor de recortar los tipos parecen más sólidos que en Estados Unidos. En su reunión de marzo, el Banco Central Europeo (BCE) preparó el terreno para una bajada de tipos en junio. En marzo, la inflación de la zona euro  se situó en el 2,4%, por debajo de las expectativas. El crecimiento está muy por debajo de la tendencia y el sector manufacturero del continente sigue luchando mientras Estados Unidos se recupera. Los bancos de la Eurozona desempeñan un papel más importante en la concesión de préstamos a las empresas que en EE.UU., y las encuestas muestran que las condiciones para la concesión de préstamos siguen siendo restrictivas y que la demanda de crédito está cayendo. 

En el Reino Unido, también espera que el Banco de Inglaterra recorte los tipos en junio. Aunque la inflación de los servicios sigue siendo superior a la de EE.UU., en parte impulsada por el endurecimiento del mercado laboral y el menor crecimiento de la productividad, está bajando, junto con la inflación general. La economía también está débil. Mientras tanto, en Suiza, que ya ha iniciado su ciclo de relajación, la inflación está cayendo rápidamente, y esperamos un segundo recorte de 50 puntos básicos en junio.

Inclinarse por el dólar

Ahora bien, qué significan los cambios en la dinámica de la inflación y los tipos para nuestro posicionamiento de inversión. «Reiteramos el argumento de que los inversores se aseguren rendimientos atractivos en bonos soberanos de alta calidad, incluidos los de EE.UU. (que subieron tras el informe del IPC), la zona del euro y el Reino Unido. Mantenemos la renta variable en niveles estratégicos, ya que sopesamos la mejora de la economía y los recortes de tipos frente al sentimiento muy positivo de los inversores, las valoraciones plenas y el riesgo de volatilidad y correcciones futuras vinculadas a los acontecimientos en Oriente Medio», afirma Chaar. 

En este sentido, su prolongada sobreponderación del dólar en las carteras se ha basado en los mejores resultados del crecimiento estadounidense y en la ventaja de rendimiento del dólar. «Esta última sólo se ampliará si la Fed se convierte en el segundo en Inter n a l mover ficha frente a los bancos centrales del otro lado del Atlántico. Entretanto, una sobreponderación del dólar también sirve como cobertura útil contra una inflación estadounidense más alta y prolongada y unos riesgos geopolíticos muy elevados», concluye. 

Allfunds alcanza un acuerdo con Google Cloud para impulsar la innovación en IA y la optimización de infraestructura

  |   Por  |  0 Comentarios

Allfunds

Allfunds, plataforma WealthTech B2B líder para la industria de fondos, ha anunciado un acuerdo estratégico con Google Cloud para reforzarse en la computación en la nube, el análisis avanzado de datos y la inteligencia artificial. Según explican, el objetivo de esta colaboración es ofrecer soluciones transformadoras a la extensa red de distribuidores y gestoras de Allfunds, proporcionando nuevas capacidades y herramientas de última generación al mismo tiempo que se refuerza la seguridad de la plataforma. Para ello, se centrará en dos áreas clave que son por un lado, la explotación de datos y la innovación mediante IA, lo que permitirá a Allfunds la creación de nuevos productos de información financiera y la aparición de nuevas oportunidades de crecimiento y por el otro lado se desarrollará una arquitectura tecnológica segura, escalable y sostenible que respalde el crecimiento operativo de Allfunds y optimice la infraestructura tecnológica de la compañía

Según Allfunds, gracias a esta colaboración las gestoras tendrán acceso a información detallada sobre el comportamiento de los inversores institucionales, distintos perfiles de riesgo y tendencias de mercado. Esta información permitirá un proceso de toma de decisiones más completo y eficiente que pueda aplicarse al desarrollo de productos, la optimización de carteras y estrategias de distribución. Por su lado, los distribuidores contarán con un acceso más rápido a datos esenciales del negocio, una operativa más ágil y una mayor escalabilidad, todo ello gracias a la optimización de la infraestructura y la arquitectura tecnológica potenciada por Google Cloud. Por último, los clientes finales podrán acceder a herramientas de análisis aún más avanzadas que complementarán la ya amplia oferta de Allfunds Data Analytics.

A raíz de este anuncio, Juan Alcaraz, CEO y fundador de Allfunds, ha señalado: «En Allfunds siempre buscamos estar al frente de la innovación, ya sea desarrollando soluciones internamente con nuestro propio equipo o colaborando con los principales expertos en su campo, como en este acuerdo estratégico con Google Cloud. Fiel a nuestro ADN WealthTech, seguimos comprometidos en proporcionar las mejores herramientas y tecnología a nuestros clientes, apoyándolos en su camino hacia el crecimiento».

Por su parte, Tara Brady, presidente de Google Cloud para Europa, Oriente Medio y África, ha añadido que las tecnologías en la nube y de IA ofrecen una importante oportunidad para transformar el sector de servicios financieros. «Nuestra alianza con Allfunds contribuirá a potenciar su recorrido hacia la innovación a través de la IA, Google Cloud y nuestra infraestructura segura y escalable. Esta colaboración y nuestro esfuerzo conjunto empoderará a los clientes de Allfunds con las mejores herramientas y datos que necesitan para tomar decisiones informadas e impulsar su crecimiento», ha comentado Brady. 

Los valores del sector sanitario pueden ayudar a rebajar la fiebre inflacionista

  |   Por  |  0 Comentarios

Pixabay CC0 Public Domain

Una de las ventajas de invertir en sanidad es que sus empresas tienen una demanda inelástica. Si uno necesita una nueva válvula cardiaca, la inflación no va a influir en esa decisión.

Creemos que las empresas sanitarias son bastante resistentes durante los periodos de inflación porque sus productos no son sustituibles y aportan innovación. De ahí a la estrategia que llevamos a cabo en nuestro fondo AB International Health Care. Un ejemplo sería el auge de la robótica en cirugía. Esta tecnología permite a los pacientes abandonar el hospital más rápidamente. Hay menos complicaciones asociadas a estas cirugías.

De este modo, todos salen ganando. Ganan los pacientes: salen antes del hospital y no tienen los mismos efectos secundarios. Los hospitales salen ganando: cambian las camas mucho más deprisa y operan con más eficacia. Así que, en periodos de inflación, creemos que productos como estos tienen una mayor demanda porque las empresas quieren obtener resultados más eficientes.

Una de las cosas que a menudo se malinterpreta de la sanidad es la idea de que es un sector puramente defensivo. En nuestra opinión, eso no es cierto. Es defensivo, pero también ofensivo. Y es ofensivo en términos de innovación. Abarca desde la secuenciación genética, que nos ayudará a predecir el cáncer mediante un análisis de sangre, hasta nuevos tipos de medicamentos como la terapia génica o las vacunas de ARNm, que fueron muy útiles durante el Covid.

Pero una de las formas en que nos diferenciamos es que no intentamos predecir el éxito de los ensayos clínicos. Es muy difícil conseguir que un fármaco llegue a los ensayos en humanos y salga al mercado. Las estadísticas son en realidad del 8%, lo que significa que el 92% de las veces la empresa va a fracasar. Así que, con esas bajas probabilidades, es realmente difícil averiguar cuáles tendrán éxito.

En lo que nos centramos cuando pensamos a largo plazo, en términos de tecnologías interesantes, sería en el aumento de cosas como el aprendizaje automático y la inteligencia artificial en la atención sanitaria. No es ningún secreto que la sanidad ha ido a la zaga de muchos otros sectores en cuanto a adopción de tecnología. Ha sido mucho más fácil pedir una comida por teléfono que hablar con un médico. El Covid ha cambiado muchas cosas. Creemos que seguirá cambiando. Pero creemos que tecnologías como el aprendizaje automático y la inteligencia artificial desempeñarán un papel más importante en los próximos años.

Pero, al fin y al cabo, lo que nos importa es la capacidad de una empresa para ganar dinero de forma rentable, generando altos rendimientos sobre el capital invertido y siendo capaces de reinvertir esos beneficios en el negocio. Es una forma elegante de decir capitalización de calidad.

En este sentido, la atención sanitaria es fabulosa. Hay mucha innovación, demanda inelástica y poder de fijación de precios. Tiene rentabilidad y fuertes tasas de reinversión. Por lo tanto, creemos que, independientemente del entorno del mercado, los inversores deben tener exposición a la asistencia sanitaria.

Las acciones internacionales están cada vez más interesantes

  |   Por  |  0 Comentarios

Durante varios años, las acciones estadounidenses han obtenido mejores resultados que las extranjeras. Pero la evolución de los mercados mundiales de capitales podría cambiar esta situación. Los inversores estadounidenses que han evitado los activos no estadounidenses quizá deseen revisar sus asignaciones.

Las acciones han registrado sólidos beneficios desde que empezaron a recuperarse del doloroso desplome del año pasado. El índice MSCI EAFE de mercados desarrollados fuera de Estados Unidos subió un 26,8% desde octubre de 2022 hasta finales de enero de 2023 en términos de dólares estadounidenses, superando el beneficio del 14,3% del S&P 500. Cuatro meses no son necesariamente una señal de un cambio de tendencia. No indican necesariamente una tendencia duradera. Sin embargo, dado que los valores estadounidenses superaron a los internacionales durante ocho de los últimos 10 años, muchos inversores se preguntan con razón si las pautas de rentabilidad pueden cambiar este año.

Varios acontecimientos están poniendo en entredicho la supremacía del mercado de renta variable estadounidense. En particular, un dólar estadounidense más débil y las implicaciones mundiales de la reapertura de China están apoyando a la renta variable fuera más allá del país norteamericano, mientras que varios bancos centrales están más avanzados que la Fed en sus fases de endurecimiento de la política monetaria. La dinámica de valoración del mercado podría añadir otro impulso a las acciones internacionales.

La depreciación del dólar podría favorecer a las acciones no estadounidenses

Durante la mayor parte de 2022, el dólar estadounidense se fortaleció fuertemente frente a las principales divisas. La apreciación del dólar se vio impulsada por las agresivas subidas de los tipos de interés de la Reserva Federal estadounidense, destinadas a frenar un repunte de la inflación. Pero desde finales de septiembre, el dólar se ha debilitado.

Aunque todavía es demasiado pronto para afirmar que la trayectoria bajista del dólar se mantendrá, el reciente debilitamiento se considera en general una respuesta a unas lecturas de inflación más suaves. El mercado anticipa que un descenso más significativo de la inflación llevará a la Reserva Federal a relajar su política de subida de tipos y, en última instancia, podría llevarla a empezar a bajar los tipos.

Esto es importante para los valores internacionales. Nuestro estudio muestra que cuando el dólar ha sido más débil en los últimos 20 años, los valores no estadounidenses han tendido a obtener mejores resultados que los estadounidenses. La debilidad del dólar tiene efectos beneficiosos para algunos países y determinados valores de los mercados mundiales. Y las fluctuaciones de las divisas influirán en la rentabilidad de los inversores estadounidenses que posean valores internacionales, que valen más cuando se convierten a un dólar estadounidense relativamente débil.

La reapertura de China podría compensar las presiones recesivas

Las tendencias políticas que impulsan los movimientos de las divisas y el crecimiento macroeconómico difieren en todo el mundo. En China, por ejemplo, la inflación sigue siendo relativamente baja, lo que debería permitir a las autoridades continuar con las políticas de estímulo que podrían ayudar a reactivar el crecimiento.

La reciente reapertura acelerada tras los cierres de COVID debería ayudar a impulsar la economía y los activos de riesgo; esto ha contribuido a que las acciones chinas vuelvan a la vida en los últimos meses. Del mismo modo, las acciones de los mercados emergentes podrían beneficiarse del crecimiento chino y de la mejora de las condiciones impulsada por el ajuste del mundo a una inflación y unos tipos de interés más altos.

La liberación de la demanda reprimida en China podría ayudar a sostener la economía mundial en un momento delicado. China es el mayor socio comercial de la Unión Europea. Y el mayor socio comercial de China son los 10 miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), mientras que cuatro países asiáticos que no son miembros de la ASEAN se encuentran entre los 13 principales socios comerciales de China.

La reapertura podría aliviar las presiones sobre la cadena de suministro en toda la región. Las economías asiáticas también podrían beneficiarse de una oleada de turismo chino. Aunque estas tendencias pueden complicar los esfuerzos por reducir la inflación mundial, también ayudarían a contrarrestar algunas de las presiones recesivas en juego.

Calibrar el potencial de rentabilidad regional

Las empresas que pueden beneficiarse de estas tendencias se encuentran en diferentes partes del mundo. Los inversores en renta variable querrán asegurarse de que sus valoraciones son atractivas, teniendo en cuenta que los múltiplos PER se han ampliado desde los niveles de finales de 2022 debido a las ganancias del mercado a principios de este año.

En los mercados internacionales desarrollados y emergentes, las acciones han estado relativamente baratas frente a las estadounidenses durante algún tiempo. Pero, en general, esto no se tradujo en mejores rendimientos durante una época en la que los mercados estadounidenses estaban impulsados por una demanda persistente de valores de gran capitalización y alto crecimiento, con una inflación y unos tipos de interés bajos que constituyeron un importante viento de cola durante muchos de esos años.

Ahora, a medida que evoluciona el entorno del mercado, el panorama de oportunidades potenciales justifica un examen más detenido.

La prima de riesgo de beneficios (ERP) es un indicador importante en un momento en que los tipos de interés se están ajustando rápidamente al entorno inflacionista. Este indicador mide el rendimiento de los beneficios de un mercado menos el rendimiento de la deuda pública regional a 10 años para evaluar el atractivo de los activos de riesgo, como las acciones, frente a los activos de menor riesgo, como la deuda pública.

Nuestros análisis sugieren que la ERP parece especialmente atractiva para las acciones no estadounidenses (Mostrar). En varios países europeos, así como en Japón y Canadá, la ERP es actualmente sustancialmente más alta que en Estados Unidos y superior a la media a largo plazo de cada país.

¿Cómo pueden posicionarse los inversores para captar este potencial de rentabilidad? No cayendo en la tentación de buscar exposiciones regionales que reflejen las condiciones macroeconómicas mundiales, que son notoriamente difíciles de predecir. Y el domicilio de una empresa no es necesariamente un reflejo de las circunstancias macroeconómicas de su país de origen.

Las compañías europeas generan el 58% de sus ingresos fuera de la región. Las empresas japonesas y estadounidenses también venden volúmenes significativos a clientes extranjeros. En consecuencia, el potencial de crecimiento de los ingresos y los beneficios vendrá a menudo más determinado por la dinámica mundial del sector que por la inflación y el PIB del país de origen.

Así pues, las carteras basadas en empresas no estadounidenses deben utilizar la investigación fundamental para evaluar las fuentes de ingresos de una empresa y las fuerzas que impulsan su negocio.

Una selección disciplinada de valores puede ayudar a los inversores a lograr una diversificación global eficaz en diferentes tipos de carteras de renta variable internacional adaptadas a la tolerancia al riesgo de cada inversor.

Sin duda, las acciones estadounidenses siguen ofreciendo un sólido potencial de rentabilidad a largo plazo y siguen siendo un componente integral de la asignación estratégica de activos de riesgo de un inversor estadounidense. Pero, para los inversores estadounidenses que deseen introducirse en los mercados internacionales o ampliar sus asignaciones globales, puede que haya llegado el momento de volver a considerar la diversificación regional.

¿Qué significa la ruptura del techo de deuda estadounidense para los mercados de financiación?

  |   Por  |  0 Comentarios

Los bonos del Tesoro de Estados Unidos se consideran desde hace tiempo un activo refugio para los inversores, en tiempos turbulentos, y la base de los mercados financieros mundiales. Esto se debe a estos gozan de gran liquidez y están respaldados por la plena fe y el crédito del Gobierno de Estados Unidos, que nunca ha incurrido en impago en sus 247 años de historia.
No obstante, los inversores tienden a ponerse nerviosos cuando el Tesoro estadounidense toma prestado más de lo autorizado por el Congreso. Eso ocurrió a mediados de enero, cuando el Gobierno federal rebasó el techo de deuda legal, que actualmente asciende a 31,4 billones de dólares. Aunque técnicamente el gobierno no ha incurrido en impago, el riesgo del mismo -aunque sea involuntario- ha aumentado significativamente.

Afortunadamente, el Departamento del Tesoro ha tomado «medidas extraordinarias» -principalmente en forma de prestidigitación contable- para mantener la solvencia del gobierno federal, y creemos que hay poco riesgo de un impago real antes de septiembre.
Sin embargo, la posibilidad de que se produzca un impago no excluye la existencia de posibles campos de minas para los inversores, sobre todo en los mercados a corto plazo.

La X marca el punto

El principal problema es la «fecha X», es decir, el punto de no retorno. Si el Congreso no consigue elevar o ampliar el techo de deuda antes de la fecha X, el Tesoro estadounidense carecería de autorización para emitir más deuda y técnicamente podría incumplir sus obligaciones actuales.

Es el peor de los escenarios, y no creemos que llegue a producirse. Pero sigue siendo una amenaza suficiente para hacer que los bonos del Tesoro con vencimiento en la fecha X estimada o en torno a ella sean intrínsecamente más arriesgados. Esto, a su vez, tiene el potencial de aumentar la volatilidad en los mercados a corto plazo, especialmente a medida que nos acercamos a la fecha X, aún desconocida, sin una resolución sobre el aumento del techo de la deuda.

En particular, un «impago» del gobierno estadounidense no es un tipo de impago típico. En este caso, los intereses y los vencimientos «impagados» se retrasarían o prorrogarían y se pagarían una vez resuelto el techo de la deuda. Los inversores no preocupados por el retraso en los pagos se lanzarían entonces a comprar estos vencimientos para aprovechar cualquier ampliación de los diferenciales (normalmente de 30-50 puntos básicos) y ayudar a estabilizar el mercado.

¿Qué podría provocar un aumento de la volatilidad?

Si el continuo enfrentamiento político sobre el aumento del techo de deuda pasa de semanas a meses, los inversores podrían ver cómo la volatilidad adopta varias formas.
En primer lugar, el Tesoro de Estados Unidos manejará su Cuenta General del Tesoro -piénsese en ella como una cuenta corriente- dentro de un estrecho margen para no incumplir el techo de deuda de aquí a la fecha X. Esto significa que en los meses en los que el Tesoro necesita recaudar liquidez (temporada de devolución de impuestos de febrero), emitirá agresivamente letras del Tesoro en un corto espacio de tiempo. A la inversa, cuando el Tesoro necesite reducir liquidez (recaudación de impuestos en abril), tendrá que pagar agresivamente los vencimientos de las letras del Tesoro. Esto podría aumentar la volatilidad de los tipos y afectar negativamente a los mercados de financiación.

Un desequilibrio entre la oferta del Tesoro y la cantidad de efectivo disponible podría provocar una subida de los tipos repo (a corto plazo) y crear dislocaciones temporales en la liquidez o la financiación. Sería como encontrarse con demasiadas garantías y poca financiación.

Por no hablar de los riesgos de los titulares y de la volatilidad generalizada de los mercados que podría estallar si el Congreso decide utilizar el techo de la deuda como arma política. Si hay algo que no gusta a los inversores es la incertidumbre. Hasta que no haya más claridad, es probable que los inversores operen en torno a la fecha X anticipada comprando valores que vencen fuera de esa ventana.

Por el momento, sin embargo, el tiempo está del lado de los inversores y hay mucho exceso de liquidez en el sistema. El Reverse Repo Facility (RRP) de la Reserva Federal, que la Fed utiliza para absorber el exceso de efectivo, puede considerarse una especie de barómetro. En la actualidad cuenta con 2,1 billones de dólares.
Hasta que se agote el PRR, no prevemos grandes problemas de financiación a corto plazo. Incluso si se produjeran interrupciones en los próximos meses, esperaríamos que fueran temporales.

El endurecimiento cuantitativo podría desequilibrar la balanza

Sin embargo, aunque actualmente haya suficiente liquidez, la situación podría cambiar con la reducción del balance de la Reserva Federal. Como parte del endurecimiento cuantitativo, la Reserva Federal tenía previsto inicialmente reducir su balance en aproximadamente 95.000 millones de dólares al mes mediante el vencimiento de 60.000 millones de dólares en bonos del Tesoro y 35.000 millones de dólares en valores respaldados por hipotecas. Si esto sucede (hasta ahora, la Reserva Federal no ha llegado a ese ritmo), podría significar que cuando llegue la fecha X a finales de este año, la Reserva Federal podría haber inyectado hasta 950.000 millones de dólares en valores de nuevo en el mercado.

Si bien una repentina afluencia de emisión neta de letras del Tesoro financiaría al gobierno, cuando se combina con el endurecimiento cuantitativo, puede abrumar a los mercados con la oferta, presionando los niveles de financiación.

Los intermediarios, ya presionados por los requisitos reglamentarios, tendrán que llenar el vacío de la Reserva Federal. Para aliviar la presión sobre la financiación, la Reserva Federal ha puesto en marcha un mecanismo de recompra permanente para proporcionar efectivo a los SVT en caso de que tengan problemas. Esto debería evitar que las tasas de financiación se disparen como lo hicieron en septiembre de 2019.

Una vez que se resuelva el techo de deuda, el Tesoro estadounidense querrá reponer su Cuenta General del Tesoro de nuevo a 500.000 millones de dólares y compensar los pagos retrasados de las medidas extraordinarias actuales. En ese momento, podríamos ver al Departamento del Tesoro emitiendo títulos agresivamente y dislocando los mercados de financiación con demasiadas garantías. Pero al menos el riesgo de impago habrá desaparecido en ese momento.

Mientras tanto, todas las miradas están puestas en Washington, donde los peligros de un gobierno dividido están a la vista de todo el mundo. La fecha X aún se desconoce, y antes de ella podría darse cualquier escenario. Cuanto antes lleguen a un acuerdo las dos partes, antes podrá el Tío Sam resolver esta última de una larga serie de perturbaciones del mercado.

BBVA AM repartirá otro millón de euros a 23 proyectos solidarios en 2023

  |   Por  |  0 Comentarios

Pixabay CC0 Public Domain

BBVA Futuro Sostenible ISR es un fondo de inversión socialmente responsable que dona anualmente una parte de la comisión de gestión a proyectos solidarios. En las cuatro últimas convocatorias, BBVA AM ha repartido en total más de 3 millones de euros a 74 proyectos solidarios repartidos por todas las comunidades autónomas.

Como en años anteriores, BBVA AM repartirá un millón de euros entre los 23 proyectos solidarios seleccionados por los empleados de BBVA en España. En esta edición, los premios se reparten en tres premios nacionales dotados de 100.000 euros cada uno y veinte premios de 35.000 euros cada uno de ellos que se distribuirán por todo el territorio nacional. Como novedad, este año las donaciones de 35.000 euros se han dividido entre proyectos sociales (cuatro donaciones para cada una de las cuatro zonas geográficas en las que se ha dividido el territorio nacional) y proyectos medioambientales (cuatro donaciones para proyectos que fomenten y cuiden el medioambiente en cualquier punto de la geografía nacional).

Todas las entidades sin ánimo de lucro interesadas pueden consultar los detalles de la V Convocatoria BBVA Futuro Sostenible en las bases legales y, si cumple con los requisitos establecidos, presentar su proyecto solidario hasta el próximo 17 de marzo de 2023, a través de un sencillo cuestionario. El viernes 16 de junio se conocerán los proyectos ganadores a través de la página web oficial de BBVA Asset Management. Las donaciones se harán efectivas antes del 31 de julio de 2023.

Premios con impacto positivo en la sociedad

La sostenibilidad es uno de los pilares estratégicos de BBVA, que manifiesta a través de estos premios. A lo largo de estos años, destacan proyectos destinados tanto al cuidado de la naturaleza, como la prevención de incendios forestales, actividades de reforestación y conservación de espacios naturales, promoción del uso de energías limpias o gestión de residuos, entre otros, así como proyectos centrados en las ayuda a asociaciones de distintas enfermedades, a la formación e integración de personas en riesgo de inclusión social o al cuidado de las personas mayores.

Si se desea, se pueden enviar posibles dudas o preguntas a la siguiente dirección: futuro.sostenible.isr@bbva.com

Euromoney premia a Santander por su apoyo a los refugiados ucranianos

  |   Por  |  0 Comentarios

Canva

Euromoney ha nombrado a Santander como el mejor banco en responsabilidad corporativa de Europa central y oriental en sus “Awards for Excellence 2022” en reconocimiento a su labor en respuesta a la crisis humanitaria derivada de la guerra en Ucrania. Desde el inicio de la guerra, la unidad de Santander en Polonia ha trabajado con la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para el desarrollo e implementación de un servicio de acceso a efectivo para refugiados que les permite recomponerse una vez llegan a Polonia. Durante los cerca de cinco meses de funcionamiento, más de 222.568 refugiados se han inscrito para utilizar este sistema, basado en la tecnología de pagos BLIK.

Por otra parte, y en colaboración con las autoridades, el banco ha ayudado a cientos de refugiados a llegar a España y Portugal. Además, el banco destinó parte de su sede en Boadilla del Monte (Madrid) como alojamiento temporal para familias ucranianas; suspendió las comisiones de cuentas y tarjetas para clientes ucranianos en Polonia, además de habilitar el uso gratuito de cajeros automáticos y acceso continuo a efectivo.

Mejor banco del mundo en Inclusión Financiera

Euromoney también premió a Santander como mejor banco del mundo en inclusión financiera por segundo año consecutivo, en reconocimiento a sus programas en Latinoamérica, Europa y Estados Unidos para el empoderamiento financiero de particulares y emprendedores.

Santander es líder en microfinanciación en Latinoamérica y ayuda a más de un millón de emprendedores cada año a crear o hacer crecer su negocio a través de los programas Tuiio y Prospera. El banco también ejecuta varios programas en todos sus mercados para ayudar a personas y pymes a mejorar su acceso a la financiación y promover la educación financiera.

Entre 2019 y 2021, Santander ha facilitado la inclusión financiera de 7,5 millones de personas y se ha comprometido a apoyar a 10 millones de personas hasta 2025. Solo en 2021, las iniciativas del banco en este ámbito llegaron a más de tres millones de personas.

Mejor Banco de Europa Occidental

Santander también fue considerado mejor banco de Europa Occidental en reconocimiento al apoyo que la entidad sigue prestando a sus clientes en la región. Por otra parte, la revista reconoció el trabajo de Santander para ayudar a cerca de dos millones de pymes a progresar en Europa Occidental con el premio mejor banco para Pymes en la región. Además, Euromoney otorgó a Santander los siguientes galardones: mejor banco en Argentina, Chile y Uruguay, y mejor banco de inversión en España.

Ana Botín, presidenta de Banco Santander, dijo: “Nuestros equipos están constantemente mejorando el servicio que damos a nuestros clientes y estoy encantada de que Euromoney haya reconocido su trabajo con estos premios. Este año estoy especialmente orgullosa del esfuerzo mostrado por los empleados del Santander para colaborar con la respuesta humanitaria a la guerra en Ucrania que están recibiendo cientos de miles de refugiados. Quiero felicitar a todos por su extraordinario trabajo y agradecer este reconocimiento a Euromoney”.