1
BlackRock Investment Institute

Axel Christensen (BlackRock): “En el corto plazo, el nuevo gobierno mexicano puede traer buenas noticias en términos de incremento en el consumo”

Foto: Axel Christensen, estratega jefe de inversiones para América Latina e Iberia en BlackRock, y miembro del BlackRock Investment Institute / Foto cedida
  • “Nos preocupa que los cambios en el gobierno traerán de vuelta las políticas en el espacio económico que no necesariamente encajan bien con los mercados financieros”
  • “A medida que el nuevo gobierno mexicano aumente los salarios, las personas tendrán un mayor ingreso disponible para comprar más bienes y servicios”
  • En Brasil, BlackRock está preocupado por el alto nivel de deuda del gobierno y la incertidumbre en las elecciones de octubre
  • En Argentina, BlackRock cree que el gobierno está firmemente comprometido a llevar a cabo las reformas necesarias en la economía
Por Meritxell Sedó Paredes

Axel Christensen, estratega jefe de inversiones para América Latina e Iberia en BlackRock, y miembro del BlackRock Investment Institute, recientemente cambió su domicilio, de Santiago de Chile a Miami. A mediados de julio, participó en el 2018 Mid-Year Outlook organizado por el BlackRock Investment Institute en el Hotel Mandarin Oriental de Miami, compartiendo sus puntos de vista sobre los mercados latinoamericanos y las preocupaciones de los clientes de BlackRock en la región -fondos de pensiones en México, oficinas familiares en Brasil o compañías de seguros en Perú- están transmitiendo.

Después de prácticamente estar en territorio negativo, o cercano a cero en 2015 y 2016, el año pasado, el pronóstico de crecimiento del PIB para la región de América Latina comenzó a repuntar y está buscando un crecimiento de alrededor del 3% para el próximo año.

"Probablemente debido al aumento de la incertidumbre y los riesgos, la tasa de crecimiento final será inferior a un 3%. Pero me gustaría decir que el vaso se ve medio lleno cuando se miran las perspectivas de la región. En conjunto, los números se ven bien. Hemos visto una recuperación en el crecimiento. Además, la inflación, que ha sido un problema en el pasado, ha estado convergiendo muy bien con la zona objetivo de la mayoría de los bancos centrales de la región. El déficit por cuenta corriente, que es muy importante en un entorno de tasas de interés crecientes porque te dice qué tan expuesta está la región a los cambios en los flujos, y el saldo fiscal, es decir cuánto dinero gasta el gobierno en exceso en comparación con sus ingresos, probablemente sean todavía dos de las cuestiones más desafiantes ", explicó Christensen.

“Si se mira la región como un todo, diría que la imagen es un buen reflejo de un entorno relativamente enrarecido. Muchas de las economías de la región están muy sincronizadas con la economía de Estados Unidos, algo que esperamos que continúe. Si miramos las cosas a un nivel más específico, la región comienza a ser mucho más interesante, especialmente desde la perspectiva del riesgo. Probablemente, el riesgo al que la mayoría de los inversores están dedicando más tiempo mientras buscan oportunidades en América Latina es el riesgo político. Hay una buena razón para ello. Si miramos a los últimos doce a dieciocho meses, tuvimos un ciclo electoral muy ocupado. Hubo elecciones al Congreso en Argentina en octubre del año pasado. También tuvimos una elección general en Chile. Este año tuvimos elecciones presidenciales en Colombia y México, y el próximo octubre se realizarán elecciones generales en Brasil. ¿Y, adivinen qué? No sabemos quién va a ganar”, agregó.

En América Latina, BlackRock utiliza un índice específicamente creado para la región, al que denominaron 'Incremento del populismo latinoamericano'.

"Nos preocupa que los cambios en el gobierno traigan reformas políticas en el espacio económico que no necesariamente encajen bien con el curso de los mercados financieros. Por ejemplo, el nuevo presidente en México que ha llegado con un mandato muy fuerte para cambiar las cosas. Nos preocupa que este cambio pueda significar una mudanza en algunas de las reformas recientes que el gobierno actual ha puesto en marcha, como la apertura del sector energético para los inversores privados. Y, por supuesto, en Brasil, estamos preocupados porque quien lidere el gobierno a partir del próximo año, tendrá que enfrentar decisiones muy difíciles desde el primer día de mandato para resolver una situación de déficit fiscal bastante elevado, además de una gran cantidad de deuda pública emitida para financiar ese déficit. Existe una gran preocupación por parte de los inversores sobre quién va a liderar estos países y si van a tomar decisiones correctas que eventualmente llevarán a las economías al crecimiento y, por lo tanto, a las empresas a prosperar. El contexto macroeconómico es bastante bueno, así que no es que nos preocupemos demasiado en un sentido general, sino que identificamos que existen desafíos específicos que pueden marcar la diferencia”.

América Latina en territorio verde

El mapa de calor de América Latina, la representación visual de los indicadores económicos que utilizan los colores rojo, amarillo y verde; y que BlackRock prepara para tener una mejor comprensión de lo que está sucediendo en la región, es en general una señal verde. Los indicadores macroeconómicos de las dos economías más grandes, Brasil y México, también son verdes, a pesar de su mayor exposición a la incertidumbre política.

México y Brasil

Los inversores en México están en un estado de ánimo de “esperar y ver”. Quieren ver cómo actúa el nuevo gobierno. Mucho se ha dicho durante toda la campaña, y los inversores quieren verificar hasta qué punto AMLO (Andrés Manuel López Obrador) cumplirá sus promesas electorales.

“Esta incertidumbre va a crear oportunidades interesantes. Como inversores, estamos viendo valoraciones en la renta fija y las acciones que no han estado en este nivel por algún tiempo. Un par de empresas mexicanas, que hemos visitado allí, ven que a corto plazo el nuevo gobierno mexicano puede traer buenas noticias en términos de aumento del consumo. En la medida que el nuevo gobierno quiere aumentar los salarios, las personas tendrán un mayor ingreso disponible para comprar bienes y servicios. También hay una ambiciosa agenda de inversión en infraestructura. Sin embargo, les preocupa que esto se traduzca en un gasto excesivo para el gobierno y que el efecto a largo plazo en la economía mexicana termine siendo negativo. No solo en términos de deterioro de la situación fiscal, sino también en términos de demoras en las decisiones de inversión, que pueden afectar el crecimiento económico, y eventualmente, aunque se tengan un par de muy buenos años iniciales, la economía mexicana podría terminar pagando unos costes financieros más altos debido a que los riesgos de mantener activos mexicanos aumenten”, aclaró.

El caso en Brasil es similar, BlackRock ve algunas luces verdes en el lado macroeconómico. Sin embargo, les preocupa el alto nivel de deuda que mantiene el gobierno y la incertidumbre sobre las elecciones. Hay 13 candidatos para la primera ronda a principios de octubre, el candidato favorito tiene un apoyo ligeramente cercano al 20%. Los inversores brasileños están esperando para ver quién gana.

Argentina y Venezuela en territorio rojo

Un par de países tienen, desafortunadamente, más luces rojas. Por supuesto, en Venezuela ha habido una situación económica muy difícil desde hace algún tiempo, en términos de riesgos geopolíticos e hiperinflación. Y luego, Argentina, que solía compartir más luces verdes con los otros países, ahora está señalando más factores en rojo. Recientemente, la situación se ha vuelto mucho más difícil, porque las tasas de interés han subido respondiendo a un nivel de inflación muy alto que se ha reflejado en la fuerte devaluación del peso argentino frente al dólar.

“Las perspectivas de crecimiento en Argentina son muy preocupantes: ¿en qué medida puede un país resistir tasas de interés tan altas? Es muy difícil que la economía argentina no se vea afectada en términos de crecimiento. También nos preocupa la situación de la cuenta corriente y su alto nivel de deuda. Pero, en todo caso, seguimos creyendo que el gobierno aún está firmemente comprometido con llevar adelante las reformas en la economía argentina, y necesita comenzar a resolver algunos de los aspectos más preocupantes”.

Afortunadamente, la mayoría de las otras economías de la región lo está haciendo bastante bien. Algunos de ellos están prácticamente en territorio verde en todos sus indicadores. Definitivamente, Chile, Colombia y Perú atraviesan una parte más favorable del ciclo. “Vemos crecimiento en la región andina. Gracias al repunte de los precios de materias primas muy importantes para la economía de estas regiones -siendo el cobre, debido a Chile y Perú, el petróleo, por Colombia- la situación parece bastante buena. Al mismo tiempo, si miramos a los mercados y sus valoraciones, mucha de esa buena situación ya está reflejada en el precio ", concluyó.

Portadas: 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario