Última actualización: 04:39 / Viernes, 13 Mayo 2022
Tribuna Erste AM

Y este año el Premio Nobel de la Paz es para .... 

Imagen

Cada día que continúa la guerra en Ucrania no solo es un día más, sino que también hace tambalear los principios claramente definidos de los inversores sostenibles. Hay algunos criterios que forman parte globalmente de un conjunto estándar de criterios de exclusión para los fondos sostenibles, independientemente de que el fondo tenga su sede en Estados Unidos, Australia o Europa. 

Uno de ellos ha sido hasta ahora la exclusión de los fabricantes de armas, con lo que no sólo se ha condenado al ostracismo a los productos en sí, es decir, a las armas, sino que se ha prohibido a todo el sector su inclusión en los fondos sostenibles.

¿Los fabricantes de armas como salvadores de la democracia, la libertad y los derechos humanos?

La invasión rusa de Ucrania parece haber llevado a algunos a replantearse su posición. De repente, los programas de austeridad se cambiaron por programas de armamento y los fabricantes de armas fueron aclamados como defensores de las democracias occidentales. Algunas empresas de inversión han vuelto a admitir a los fabricantes de armas en sus fondos sostenibles, olvidando que los fabricantes de armas no sólo las envían a las democracias puras. 

A diferencia de una póliza de seguro, de la que te alegras si no tienes que usarla nunca, los grandes arsenales parecen tener el factor tentador de hacer que los propietarios quieran usarlos... No todas las constituciones son tan elegantes como la austriaca, que contiene un número suficiente de garantías para proteger a la población de los avances tiránicos de los individuos.

Imagina que es la guerra y nadie puede saberlo

Los criterios sostenibles que se utilizan en el análisis de las empresas para, por ejemplo, evaluar el gobierno corporativo, habrían señalado la estructura de poder rusa durante años. Hay una razón por la que los mandatos están limitados en las democracias y por la que los poderes ejecutivo, legislativo y judicial están separados. De lo contrario, la tentación de rodearse de personas que dicen "sí", que no tienen ni el valor ni la capacidad de ser críticos con el hombre o la mujer en el poder, resulta abrumadora después de años en el poder.

Esto parece haber contribuido a la decisión desastrosamente equivocada de iniciar una guerra en Europa, por no hablar de la total falta de empatía en la destrucción de medios de vida humanos. Si la "operación especial" militar se va a ejecutar en nombre del pueblo ruso, hay que preguntarse por qué se ha criminalizado la información sobre esta brutal guerra.

La rana que se despierta demasiado tarde en la olla

La rana era feliz en el agua que se calentaba lentamente en la olla hasta que el agua empezó a hervir y fue demasiado tarde para que la rana pudiera escapar. Esta fábula de la rana hervida nos recuerda los problemas actuales de varias maneras: por un lado, nuestra dependencia de las materias primas fósiles y el impacto en el cambio climático; por otro lado, nuestra dependencia de Rusia y de cómo estamos financiando el complejo militar ruso pagando la factura del gas. ¿Tal vez no debamos retirar el reactor nuclear alemán de la red después de todo? ¿Qué tiene que decir el regulador europeo al respecto?

Los marcos reguladores europeos, ¿enemigos de la economía de libre mercado?

Durante años se han reído de los inversores sostenibles por su poca relevancia en el mercado financiero internacional. Después, la Comisión Europea empezó a publicar reglamentos para las inversiones sostenibles y definiciones sobre los criterios que debían cumplir las inversiones sostenibles. Aunque no se está obligando a ningún inversor a invertir de forma sostenible, el clamor por dicha normativa es considerable.

En este entorno, la regresión de una economía de libre mercado a una economía ineficiente de planificación centralizada surge como la preocupación principal. Curiosamente, estas preocupaciones no se materializaron en el pasado cuando los proveedores de índices dominantes en el mercado crearon criterios para la composición de los índices o las definiciones de los sectores desde cero, sin legitimidad democrática. No hay que preocuparse: los inversores pueden seguir invirtiendo fuera del ámbito de la Taxonomía, pero será más difícil maquillar de verde dichas inversiones.

Las razones de la discordia en la Taxonomía Europea

La energía nuclear y las armas son los mayores puntos de discordia en la definición de una directriz social y ecológica europea destinada a crear criterios estandarizados para las inversiones sostenibles. Por ejemplo, tras muchas presiones y luchas políticas, la energía nuclear fue clasificada como ecológica (bajo ciertas condiciones). Esto significa que un fondo sostenible según el Reglamento de Taxonomía también puede invertir en empresas de servicios públicos que generen energía nuclear. Sin embargo, esto no significa que un inversor que rechaza la energía nuclear por buenas tenga que invertir en ella. Por ejemplo, los titulares de nuestros fondos responsables pueden estar seguros de que éstos seguirán excluyendo la energía nuclear.

La contraparte social, la Taxonomía Social, sólo está en su fase de desarrollo y aún no ha sido aprobada. Si la industria armamentística recibiera un nuevo papel debido al conflicto en Ucrania, haciéndola invertible desde una perspectiva social sobre la base de la clasificación europea, esto no cambiaría nuestra forma de entender la ESG en Erste AM. Seguiremos excluyendo de todos los fondos de inversión de Erste AM las armas prohibidas que, según los informes de los medios de comunicación, se emplean desgraciadamente en Ucrania.

¿Quién va a recibir el Premio Nobel de la Paz?

El Ministro Federal de Finanzas, Christian Lindner, ha acuñado el escueto término "energías de la libertad" para las energías renovables en respuesta a la guerra de Ucrania. Los países que generan gran parte de su valor añadido con la venta de materias primas fósiles están muy probablemente bajo un liderazgo autocrático. Las materias primas fósiles no sólo destruyen nuestro medio ambiente, sino que su producción también promueve estructuras no democráticas.

Mientras que las centrales nucleares producen plutonio como producto secundario, que a su vez puede utilizarse en bombas nucleares, las formas de energía renovables contribuyen a la protección del clima y a la independencia de los autócratas. Por lo tanto, la cuestión de quién va a recibir el Premio Nobel de la Paz 2022 debería ser en realidad una mera formalidad.

 

Tribuna de Walter Hatak, jefe de Inversiones SRI de Erste AM.

 

Acerca de Walter Hatak

Walter Hatak, jefe de Inversiones SRI de Erste AM.

menu