Última actualización: 04:40 / Miércoles, 26 Febrero 2020
Tribuna de Lyxor ETF

Bonos verdes: ¿quiénes son los emisores?

Imagen

Hemos estado hablando mucho de los bonos verdes últimamente. El tema está cerca de nuestro corazón, y sentimos que es nuestro deber recordar a los inversores lo poderoso que es su papel en el apoyo a la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono. 

La mayor oportunidad de marcar la diferencia se encuentra en los billones invertidos en los mercados de deuda. Considerar una inversión en bonos verdes es una de las formas más directas de ayudar a "cambiar los billones" en proyectos puramente pro-climáticos.

Nos complace ver que el mercado ha crecido saludablemente a lo largo de los años, impulsado por marcos de emisión cada vez más estandarizados, una mayor diversificación entre los tipos de emisores y un creciente apetito de los inversores éticos. Desde marzo de 2014, el universo invertible, tal y como lo define el proveedor de índices Solactive, ha pasado de 33 bonos verdes por valor de 19.000 millones de dólares a alrededor de 700 bonos por valor de más de 470.000 millones de dólares.

Gráfico lyxor etf

Entonces, ¿qué entidades emiten bonos verdes? En sus inicios, el mercado estaba dominado por los bonos emitidos por los bancos de desarrollo y las entidades supranacionales, pero desde entonces hemos visto progresivamente más emisiones de soberanos y corporaciones financieras.

Aquí echamos un vistazo a cinco emisores diferentes, todos los cuales tienen cabida en nuestro ETF de OICVM de Lyxor Green Bond (DR) a partir de enero de 2020:

  1. Société du Grand Paris. La Société du Grand Paris es propiedad del Estado francés. Su principal objetivo es "diseñar y desarrollar el plan general del conjunto de proyectos de infraestructura que conforman el Grand Paris Express y supervisar la construcción de las líneas, estructuras e instalaciones fijas, la construcción y desarrollo de estaciones e intercambiadores, así como la adquisición de los vehículos ferroviarios que circularán por la red". En resumen, se encarga de desarrollar la próxima generación de infraestructura de transporte en París y sus alrededores. Con 200 km de nuevas líneas de metro automatizadas (que duplican efectivamente la red de metro existente) alrededor de la capital francesa, así como 68 estaciones adicionales a lo largo de la red, el Grand Paris Express es el mayor proyecto urbano de Europa. Este proyecto también está directamente relacionado con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (SDG) Nº 11 de las Naciones Unidas: "Ciudades y comunidades sostenibles". Los estudios socioeconómicos y ambientales estiman que el proyecto conducirá a una reducción anual del tráfico de 2.000 millones de vehículos por kilómetro recorrido, una vez que toda la red esté en funcionamiento. En consonancia con el tema verde, la Société du Grand Paris ha desarrollado un método y una herramienta específicos para cuantificar el impacto del carbono de los proyectos en curso y futuros relacionados con el programa Grand Paris Express. El objetivo es simple: minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero. Entre 2030 y 2070, cuando la infraestructura esté plenamente operativa, el proyecto contribuirá a evitar emisiones de unas 754.465 toneladas de CO2 eq. por año según el escenario A (peor escenario), y 1.225.801 toneladas de CO2 eq. por año según el escenario B (mejor escenario).
  2. Banco Europeo de InversionesEl Banco Europeo de Inversiones emitió en 2007 el primer bono verde de la historia y sigue siendo uno de los mayores emisores de bonos verdes hasta la fecha. Marcó el aniversario de dicha emisión con otra en 2017. Con fecha de vencimiento en noviembre de 2047, es uno de los bonos verdes de más larga duración disponibles en el mercado. Los libros de órdenes finales superaron los 1.200 millones de euros con 48 inversores que participaron en la emisión. Desde su primera emisión de bonos verdes, el BEI ha emitido más de 19.000 millones de euros, y los ingresos han contribuido a financiar 160 proyectos de energía renovable y eficiencia energética en todo el mundo (Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU #7 y #11).
  3. OrstedOrsted es un ejemplo interesante de una empresa que ha participado activamente en la transición hacia un bajo nivel de emisiones de carbono. Hace una década, esta empresa energética danesa comenzó su transformación de un negocio energético negro (basado en el carbón, el petróleo y el gas) a uno verde. En esos diez años, Orsted ha reducido su consumo de carbón en un 73%, y decidió eliminar completamente el carbón para 2023. También se desprendió de su negocio de petróleo y gas en 2017, completando así su transformación en energía verde. Mediante la emisión de bonos ecológicos, Orsted ha financiado el desarrollo de su capacidad eólica, persiguiendo el objetivo de ampliar su capacidad eólica marina a 7,45 GW. Este proyecto está directamente relacionado con el Objetivo de Dessarrollo Sostenible #7 de las Naciones Unidas - "Garantizar el acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos" - que permite una transición hacia una energía más renovable. En términos de impacto, las emisiones anuales evitadas atribuibles al bono ascienden a 590.000 toneladas de CO2 por año. Por cada millón de coronas danesas (134.000 euros) invertidas, las emisiones anuales evitadas atribuibles a los ingresos asignados del bono equivalen a 108 toneladas de CO2. 
  4. Bank of America. Bank of America ha demostrado un compromiso permanente con la financiación sostenible. Su última emisión de bonos verdes de 2.000 millones de dólares en octubre de 2019 fue su quinta, con los ingresos destinados a apoyar proyectos relacionados con la energía limpia asequible (objetivo Nº 7 de la ONU). Según Bank of America, son la primera institución financiera de los Estados Unidos en emitir cinco bonos verdes corporativos, y han recaudado un total de 6.350 millones de dólares para proyectos de energía limpia desde 2013. Entre los ejemplos de proyectos sostenibles financiados con los ingresos de sus bonos verdes se encuentran los parques eólicos, las instalaciones solares y los programas de alumbrado público con LED de alto rendimiento energético.
  5. ENGIELe sorprendería ver un negocio históricamente asociado con el petróleo y el carbón que aparece en esta lista. Sin embargo, la empresa francesa de energía y servicios públicos ENGIE ha hecho esfuerzos audaces para reorientar su modelo de negocio hacia las energías renovables y los servicios de transición de la energía. ENGIE anunció en 2016 sus planes para abandonar las actividades relacionadas con el carbón, y en 2019 el Director General del grupo presentó su plan trienal, comprometiéndose a la creación de 9 GW adicionales de capacidades renovables, y la ambición de convertirse en el líder mundial en la transmisión de carbono cero. ENGIE emitió un bono verde de 1.500 millones de euros en junio de 2019, cuyos ingresos se destinaron exclusivamente a proyectos ecológicos en el ámbito de las energías renovables y los servicios energéticos. Con ello, el total de la emisión de bonos verdes de ENGIE ascendió a 8.750 millones de euros, convirtiéndose en uno de los mayores emisores de bonos verdes corporativos del mundo. Las empresas de combustibles fósiles tienen un poderoso papel que desempeñar para ayudar a acelerar la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono. Sin embargo, apreciamos que los principios y prioridades de algunos inversores en materia de ESG pueden no permitir tales participaciones en sus carteras, por lo que no encontrará empresas como Orsted o ENGIE en nuestro ETF de Bonos Verdes con control de ESG. Esta variante de nuestro fondo original viene con un filtro ESG a nivel de emisor diseñado para excluir a las empresas que participan en el combustible fósil y la energía nuclear, las empresas controvertidas o que operan en violación del Pacto Mundial de las Naciones Unidas. 

El poder de cambiar el mundo

Si la emergencia climática es un tema tan cercano a su corazón como lo es al nuestro, considere nuestra innovadora gama de ETFs de bonos verdes para lograr un impacto tangible y dirigido a dicho fin. Nuestro fondo, lanzado en 2017, fue el primero de su tipo en el mundo. Desde entonces, ha sido premiado con la prestigiosa etiqueta Greenfin, una certificación nacional para inversiones privadas en una economía verde introducida por el gobierno francés después de la COP21. La etiqueta consolida su credibilidad como fondo comprometido con la financiación de la economía verde, ya que demuestra un alto nivel de exigencia en cuanto a la calidad "verde" de sus activos subyacentes. 

François Millet, director de Estrategia, ESG e Innovación de Lyxor ETF.

Acerca de François Millet

François Millet, director de Estrategia, ESG e Innovación de Lyxor ETF.

menu
menu