Última actualización: 12:30 / Miércoles, 19 Octubre 2016
Columna de Stephane Prigent

Inversiones pasivas directas: una nueva clase de activo

Imagen
Inversiones pasivas directas: una nueva clase de activo

Por lo general, los inversionistas no se centran en la información más relevante

La mayoría de los inversionistas no profesionales que gestionan sus propios portafolios, tienden a poner demasiado énfasis en noticias que son poco relevantes para el desempeño de su cartera. Los medios de comunicación nos bombardean continuamente con información de todo tipo, influyendo sobre nosotros para ser demasiado activos y eventualmente tomar malas decisiones.  Adicionalmente, existen banqueros que envían gran volumen de información para generar churning: una estrategia que consiste en tener una rotación de activos elevada e innecesaria, para generar comisiones debido a que éstas, siguen siendo la principal fuente de ingresos para las bancas privadas.

Algunos inversionistas dedican gran parte de su tiempo al seguimiento de los mercados para tratar de predecir la dirección de los mismos. El market timing es una estrategia de inversión en la que el inversionista compra y vende acciones o fondos de inversión con el objetivo de aprovecharse de los movimientos del mercado de manera anticipada (o así lo cree), influenciado por un indicador económico o técnico. Desgraciadamente en la realidad, está estrategia simplemente no funciona adecuadamente para la mayoría de los inversionistas pues es prácticamente imposible prever el inicio y el final de una corrección, por ejemplo.

Muchos inversionistas privados también dedican demasiado tiempo en la selección de acciones individuales, generalmente con muy poco éxito. Para entender la complejidad de esta tarea podemos ver los retornos de administradores de fondos, que tienen equipos enteros dedicados a la investigación y análisis del mercado, industrias y empresas.

Cuentan con analistas con la mejor educación y años de experiencia en la industria, pero inclusive para ellos es difícil  superar los índices de referencia. Por lo tanto, el estudio de empresas y acciones puede ser entretenido, pero generalmente no genera retornos superiores para inversionistas pequeños.

La psicología de los inversionistas es clave en las decisiones

Sin embargo, muchos inversionistas creen, erróneamente, que son capaces de descifrar la dirección de mercado y de seleccionar correctamente los títulos individuales. En muchos casos, esto se explica por estudios de la psicología del comportamiento financiero de un individuo: específicamente  por el exceso  de confianza y la memoria  selectiva. Una gran mayoría de empresarios con patrimonios importantes son exitosos, al menos parcialmente,  porque tienen un buen nivel de confianza en sí mismos. El problema es que en muchos casos, no tienen la experiencia ni el tiempo para estudiar el mercado de valores. Sería un error creer que el éxito en sus proyectos y negocios, les da la habilidad de tomar las mejores decisiones de inversión en bolsa.

La asignación de activos explica el 85% de los resultados de la cartera

Es importante que los inversionistas privados estén al tanto de los sesgos de comportamiento que se pueden llegar a desarrollar. El desempeño de un portafolio se define en un 85% por la asignación adecuada del portafolio y no por escoger acciones y bonos individuales. Para lograr la distribución correcta de activos, es importante tener el proceso de toma de decisión muy bien planteado. Saber los perfiles de riesgo y retorno que busca un cliente son factores clave para la formación del proceso de inversión.

Definir el universo de inversión es clave

Antes de definir la exposición adecuada a cada clase de activo, es importante definir sobre que universo se va a invertir. Hace 10 años el debate se centraba sobre la inclusión de productos estructurados como una clase de activos independiente, esto era impulsado principalmente por las bancas de inversión. El debate hoy en día se centra sobre qué debe ser considerado como una inversión alternativa. Los Hedge funds y private equities, son comúnmente considerados como alternativos, y en mi opinión las inversiones pasivas directas deben ser incluidas también en este segmento.

Las inversiones pasivas directas deben ser consideradas en la construcción de portafolios

Los family offices usualmente tienen inversiones directas en empresas o proyectos. Algunas de estas firmas son muy activas y tienen un poder para tomar decisiones, mientras otras son inversionistas pasivos. En los últimos meses, hemos visto la tendencia hacia estructuras de notas privadas,  mejor conocidas como ETPs (Exchange Traded Products, por sus siglas en ingles). Estas notas permiten que inversionistas pequeños tengan acceso a proyectos de capital privado,  como  las inversiones pasivas directas.

Recientemente varias compañías de Estados Unidos han empezado a estructurar este tipo de notas, que permiten emitir participaciones en proyectos de bienes raíces, y brinda un fácil acceso a inversionistas no tan sofisticados. Creemos que las inversiones pasivas directas están en pleno crecimiento, ya que brinda una baja correlación con el mercado y hay mucha transparencia en contraste a los fondos de capital privado convencionales.

El grupo Crèdit Andorrà brinda acceso a inversiones pasivas directas

Los mercados de renta variable sufren de una valoración muy alta y la renta fija global tiene rendimientos muy por debajo del promedio histórico. Ahora es el momento de diversificar e incluir este tipo de inversiones alternativas en los portafolios. Muchos bancos tradicionales no ofrecen este tipo de inversiones pero la estrategia del grupo Crèdit Andorrà es diferente. Su posicionamiento como banca privada boutique con un enfoque en asesoría independiente ofrece servicios de multi-family office, incluyendo el asesoramiento de inversiones directas en proyectos de bienes raíces y proyectos de Private Equity.

Acerca de Stephane Prigent

Stephane Prigent es CEO de Katch Investment Group. En su posición anterior, trabajó en el equipo de Advisory de Credit Andorra Panama. El tiene más de 18 años de experiencia en la prestación de servicios financieros y asesoría de gestión de patrimonios. Tiene un Master de IPAG Paris, un MBA de la Escuela de Negocios Darden (University of Virginia) y es un titular del CFA.

menu